¿Por qué mi planta tiene las hojas amarillas?

Hojas de Acer saccharinum

No hay nada como tener una planta sana, con unas hojas del color que toca, ¿verdad? Sin embargo, a veces pueden surgir problemas que harán que ya no se vea igual. Uno de los síntomas más comunes que puede tener es el amarilleamiento de sus partes foliares. ¿Qué hacer en estos casos?

Lo primero es encontrar la causa. Hay varios motivos por los cuales las plantas pueden tener las hojas amarillas y no todos se solucionan del mismo modo. Así pues, vamos a ver por qué las hojas han empezado a cambiar de color y qué se puede hacer para solucionarlo.

Falta de algún mineral

Hoja clorótica

Imagen – TECNICROP

Cuando la planta no encuentra todos los minerales que necesita, enseguida verás que sus hojas empiezan a amarillear de modo que los nervios pueden pasar a ser muy visibles como puedes ver en la imagen superior. Normalmente, suele ser por falta de hierro o de magnesio. ¿Cómo diferenciarlo?

  • Falta de hierro: se manifiesta primero en las hojas jóvenes. Se vuelven amarillas, excepto los nervios que permanecen verdes.
    Se soluciona y previene dándole a la planta quelatos de hierro regularmente.
  • Falta de magnesio: las primeras hojas en amarillear son las más viejas, empezando entre los nervios y los bordes.
    Se soluciona abonando con abonos ricos en magnesio regularmente.

Ha pasado frío

Aunque compres una planta que puede vivir sin problemas en tu zona, a veces puede ocurrir que tras terminar el invierno le aparezcan manchas amarillas en sus hojas, sobretodo si en el vivero la tenían dentro de un invernadero o un poco protegida.

En estos casos, es mejor no hacer nada. Con la llegada de la primavera sacará hojas nuevas y sanas.

Exposición a las corrientes de aire

Monstera en interior

Las plantas que están en el interior se tienen que proteger de las corrientes de aire, tanto frías como cálidas.

Si tienes una planta en interior en una zona de paso o en una habitación en la que hay corrientes de aire, puede suceder que las puntas de sus hojas se vuelvan amarillas. En casos graves, se podría llegar a secar toda la hoja afectada.

Para evitarlo, es importante no ponerla en zonas de paso, y protegerla de las corrientes de aire generadas por el aire acondicionado, así como de las que provengan del exterior.

Problemas de riego

Falta de agua

Es fácil de detectar ya que si vemos que las hojas se arrugan o que amarillean, que la planta se ve como triste, y que los capullos florales -si los tiene- se caen o se secan, significa que no hemos regado lo suficiente.

Pero no debemos de preocuparnos, no en exceso, ya que es relativamente sencillo recuperar una planta que ha pasado sed: tan sólo hay que meter la maceta dentro de un barreño o cubo con agua, y esperar a que la tierra se humedezca. Si es una planta de jardín, bastará con regarla hasta que el suelo se encharque.

Exceso de agua

El exceso de riego es uno de los problemas más frecuentes cuando se cultivan plantas en maceta, siendo uno de los síntomas más característicos el amarilleamiento de las hojas inferiores, aunque no es el único: si el sustrato se vuelve verdoso, las hojas jóvenes se tornan marrones, y no se observa crecimiento alguno, es muy probable que hayamos regado en exceso.

Recuperarla será difícil, pero si no es grave se puede hacer lo siguiente:

  1. Primero, se extrae de la maceta con cuidado de no romper el cepellón de raíces.
  2. A continuación, se envuelve en varias capas con papel absorbente.
  3. Ahora, se coloca en una habitación en la que entre mucha luz natural pero no directa durante 24 horas.
  4. Al día siguiente, se planta en la maceta de nuevo.
  5. Pasados 3-4 días, se riega.

Eso sí, para evitar que vuelva a suceder es importante que se mejore el drenaje del sustrato (encontrarás más información aquí), y se controlen los riegos.

Está otoñando

Si es otoño y tienes árboles de hoja caduca que empiezan a volverse de color amarillo es porque están otoñando, es decir, a medida que las plantas se preparan para superar de la mejor manera posible el invierno, las hojas van produciendo cada vez menos clorofila.

Así, cuando la producción de clorofila se detiene emergen los carotenoides, los cuales son necesarios para transferir la energía de la luz del sol, y son los que les dan a las hojas ese precioso color amarillo.

Hojas de la Pachira aquatica

Espero que te haya sido de utilidad y puedas identificar el problema de tu planta 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *