Por qué se ponen las hojas negras en las plantas

Las hojas se pueden poner negras con la edad

Cuando las plantas tienen algún problema con frecuencia los primeros síntomas visibles se manifiestan en las hojas. Manchitas blancas o amarillas, puntas secas… o peor, necrosis. La muerte de las mismas es sin duda lo que más nos suele llamar la atención, y por consiguiente lo que más nos preocupa.

Pero, ¿por qué se ponen las hojas negras en las plantas? Como son varias las causas, queremos explicártelas todas para que puedas saber qué es lo que les ocurre a tus plantas y cómo actuar para recuperarlas.

Antes de ponerse negras, se vuelven amarillas

Las hojas se ponen negras en otoño

Esto es importante que lo tengas claro. Ninguna hoja se volverá negra sin antes volverse amarilla o perder su color natural. La necrosis de las hojas, es decir, el ennegrecimiento o muerte de las mismas, es el resultado final de un problema que no se ha solucionado, o bien del propio envejecimiento.

Y es que las hojas negras no siempre son un signo de que estemos cometiendo algún error en el cultivo. Pero vamos a verlo en detalle a continuación.

¿Por qué se ponen las hojas negras?

Hay unos cuantos motivos por los que las hojas de las plantas se ponen negras. Es muy recomendable conocerlas todas, ya que así te será más fácil identificar la causa de esa necrosis:

Envejecimiento natural

Las hojas son organismos vivos, pero no inmortales; ni siquiera las de las plantas perennifolias. Las de algunas plantas solo viven unos pocos meses, otras en cambio se cambian cada X años. Todo dependerá de las condiciones climáticas que haya en la zona, así como de su propia genética.

Por ejemplo, en las regiones templadas hay plantas que se quedan sin ellas en otoño-invierno, en las tropicales secas lo hacen cuando empieza la temporada de sequía, son las de hoja caduca. Y también existen aquellas que se mantienen con las mismas hojas durante años, y otras que las van renovando poco a poco, que son las de hoja perenne.

Obviamente, si tu planta tira sus hojas cuando le toca, no tendrás que preocuparte de nada.

Les falta nutrientes

Las hojas se vuelven cloróticas si les faltan nutrientes

Imagen – Flickr/S BV

¿Cómo saber si a una planta le falta ‘comida’? Viendo sus hojas, por supuesto. Como decíamos al comienzo, primero se suelen volver amarillas, y más adelante negras. ¿Por qué? Porque no se han tomado las medidas necesarias antes de que eso ocurra. Ahora bien, dependiendo de qué nutriente le falte, los síntomas serán unos u otros:

  • Hojas amarillas con los nervios verdes: falta de hierro o manganeso. En el primer caso los nervios se verán muy, muy verdes; en el segundo caso no. Un abono rico en estos nutrientes corregirá este problema. Aquí puedes conseguir uno rico en hierro.
  • Hojas con manchas amarillas o los bordes de ese color: falta de potasio. Se puede solucionar con abonos ricos en este nutriente, como por ejemplo el guano (en venta aquí).
  • Hojas amarillas: falta de nitrógeno. Si a tu planta le falta este nutriente, has de abonarla con guano o la urea.
  • Hojas que se vuelven blanquecinas o amarillentas salvo los nervios: falta de magnesio. Cualquier abono que lleve este nutriente, como muchos abonos foliares, o el abono de algas (en venta aquí), servirán.

Se han quemado

Las hojas se pueden poner negras con facilidad si les da el sol directamente sin estar acostumbradas, o cuando no están preparadas para soportarlo (por ejemplo, las plantas que viven bajo la sombra de los árboles se queman cuando se las expone a los rayos del astro rey). Pero ojo, que también puede ocurrir teniéndolas en interior cerca de una ventana, pues se produce el denominado efecto lupa; es decir, que cuando los rayos atraviesan el cristal e impactan contra la superficie de la hoja, la quema.

¿Qué hacer? Hay que alejarlas de ese lugar, llevarlas a un sitio más resguardado. A la hora de comprar un planta es muy importante que se tenga en cuenta su necesidad de luz, esto es, si es de sol o sombra. En el momento de adquirirlas ya nos podemos hacer una idea, solo con ver dónde las tienen: si estaban en el exterior al sol, es porque necesitan que les dé directamente; si estaban en sombra, lo mismo. Lo único, de las plantas que tienen como »de interior» has de saber que hay algunas que necesitan mucha, mucha luz, como los Ficus o las palmeras.

Tienen hongos

Los hongos pueden volver las hojas negras

Imagen – Wikimedia/Rasbak

Los hongos son unos microorganismos que no se ven a simple vista, excepto cuando ya han invadido bastante la planta. Les gusta mucho la humedad, de modo que se verán cuando la tierra permanezca húmeda demasiado tiempo, hasta el punto de que las raíces se debiliten. Los primeros síntomas visibles son el amarilleo de las hojas, tallos que se vuelven blandos, o la aparición de manchas blancas (o mohosas) en alguna parte de las plantas. Pero cuando la enfermedad avanza las hojas empiezan a morir, volviéndose marrones o negras.

¿Qué hacer? Lo primero es eliminar las partes que estén negras, pues no se podrán recuperar. Después, es muy recomendable cambiar la tierra por otra nueva, siempre que se pueda y sin manipular las raíces. A menudo esto no será posible, ya que el cepellón estará muy bien formado, por lo que solo quitaremos aquella que esté suelta.

Luego, dejaremos la planta en un lugar protegido del sol y seco, sin plantarla aún en la maceta, durante 12 horas. Y pasado ese tiempo, la plantaremos en un recipiente nuevo con tierra nueva, y tratar con fungicida que lleve cobre (en venta aquí). A partir de entonces, has de espaciar los riegos.

Esperamos que hayas averiguado lo que le pasa a tu planta, y puedas recuperarla. Ánimo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.