La sandía (Citrullus lanatus)

La sandía o Citrullus lanatus como lo indica su nombre científico, es una planta de la clase trepadora o rastrera. Proviene de la familia de las Cucurbitáceas, siendo la planta de la sandía muy similar a la planta de la calabaza.

Desde hace mucho tiempo se dice que la sandía proviene de África, sin embargo aún no se tiene conocimiento sobre la exactitud del lugar. El cultivo de esta planta data desde hace 4 mil años aproximadamente y en la actualidad se cultiva en cualquier parte del mundo.

Características principales

La sandía es un fruto bastante carnoso y cuando se encuentra en la etapa perfecta de maduración, puede llegar a contener hasta un 90% de agua. Las principales características que podemos encontrar tanto en la planta como en su fruta las veremos a continuación:
  • La sandía tiene raíces ramificadas y poco profundas, su raíz más importante puede llegar a dividirse en lo que se conoce como raíces primarias y estas también se dividen nuevamente. La raíz principal crece mucho más que las secundarias.
  • El tallo suele ser herbáceo y a su vez tiene una forma cilíndrica, pudiendo llegar a medir unos tres metros.
  • Tiene muchos pelillos que se encuentra inclinados, estos son finos y muy diminutos y brillan como si fueran seda. Debido a que se trata de una planta bastante frágil, esta suele arrastrase por el suelo hasta que completa su desarrollo.
  • Las hojas se encuentran divididas en secciones y en la mayoría de los casos posee tres lóbulos. También tiene diminutos pelillos igual que su tallo y poseen una longitud de 6 a 20 centímetros.
  • Las flores son de color amarillo y suelen estar algo separadas. Pueden ser tanto femeninas como masculinas aun estando en la misma planta.
  • En cuanto a su fruto, la sandía o melón de agua como también se le conoce en algunas regiones, tiene la forma de una gran baya, por fuera suelen ser de color verde mientras que en su interior, su pulpa es de color rojo o rosa claro con un sabor  bastante dulce. Tiene una gran cantidad de semillas en su interior las cuales son de diferentes tamaños, su forma es tipo ovoide y al mismo y tiempo aplastada y su color es variable, pueden ser blancas, amarillas o negras.

Propiedades de la sandía

La sandia no solo es uno de los frutos más refrescantes que existen, también posee una gran cantidad de propiedades las cuales son muy beneficiosas para nuestro organismo y es por esta razón que muchos especialistas en nutrición la llaman el fruto que sirve para todo.

Según los diferentes estudios que se han realizado, esta fruta es perfecta para recuperar las energías, para la salud del corazón, para la pérdida de peso, la visión, la piel y para nuestros riñones, además es ideal para los deportistas. Es por esta razón que se recomienda que la sandía siempre esté presente en la nuestra dieta de cada día.

La patilla otro de los nombres con los que ese conoce a la sandía, contiene un 90% de agua, debido a esto muchas personas la utilizan como complemento para la pérdida de peso, pero esto no es todo, también es rica en vitaminas, minerales, y fibra, muy esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Además de esto, el melón de agua contiene antioxidantes como los betacarotenos, el licopeno y también la citrulina, estos componentes se incrementan si la sandía está bien madura.

Principales beneficios de la sandía

Rejuvenece la piel

Los antioxidantes son muy importantes sobre todo si queremos mantener la salud de nuestra piel intacta y sobre todo más joven.
La sandía puede ayudarnos con eso ya que es muy rica en antioxidantes. Esta fruta es ideal para mantener el tejido de la piel en un estado óptimo y también para prever los efectos del envejecimiento.

La cantidad de sandía que tenemos que consumir a diario para mantener nuestra piel más joven y brillante es de aproximadamente 100 gramos.

La razón por la que la sandía es perfecta para nuestra tez, es gracias a su alto contenido de licopeno el cual disminuye 40% el peligro de padecer lesiones en la piel producto a la fuerte exposición a los rayos solares.

Previene las enfermedades cardiovasculares

La sandía posee una sustancia conocida como citrulina, la cual es muy beneficiosa para mantener una adecuada flexibilidad en los vasos sanguíneos. De igual manera, impide que la placa se acumule tanto en las arterias como en las venas evitando de esta forma un posible ataque al corazón. Además de citrulina, también contiene arginina, que en combinación con la primera mantiene el buen funcionamiento del flujo sanguíneo y la actividad cardiovascular.

Intensifica la actividad sexual

Quizás pueda sonar un tanto peculiar, pero esta fruta tiene casi el mismo efecto que tiene una pastilla de viagra.

La citrulina juega un papel muy importante es esto y es debido a que este componente agranda y al mismo tiempo hace que los vasos sanguíneos se mantengan en un estado de relajación tal cual como el viagra. Muchas personas utilizan la sandía para eliminar problemas como la disfunción eréctil. 

Excelente complemento para la pérdida de peso

Este fruto no contiene grasa en lo absoluto y además, por cada 100 gramos consumidos aporta al cuerpo un mínimo de 30 calorías, no obstante, la sandía tiene un alto contenido de vitaminas, minerales y también antioxidantes muy necesarios para la buena salud del organismo.

También actúa como diurético natural, por lo tanto eliminaremos una gran cantidad de toxinas en nuestro cuerpo y al mismo tiempo vamos a disminuir la inflación que se produce con la retención de los líquidos.

Disminuye el agotamiento

Después de un arduo día en el trabajo o después de salir del gimnasio, nuestros músculos suelen acumular ácido láctico y amoníaco. La sandía sirve para que los músculos puedan recuperar su energía y a la vez puedan relajarse y  gracias a su contenido de potasio fortalece tanto nuestro sistema nervioso como el muscular.

Además de todos estos beneficios, la sandía también es muy buena para prevenir algunos tipos de cáncer, mejora los órganos de la vista, elimina las toxinas de la vejiga y de los riñones, es perfecto para los casos de estreñimiento, aumenta nuestra energía hasta 25% también disminuye las hinchazones crónicas.

Cultivo de la sandía

Debido a que la sandía es uno de los tantos frutos tropicales existentes, se desarrolla preferiblemente a temperaturas entre los 23 y los 28 grados, aunque soporta temperaturas mucho más bajas que estas, jamás deben sobrepasar los 11 grados, ya que si eso sucede entonces su proceso de crecimiento se detendrá.

Por esta razón es que la temporada óptima para el cultivo del melón de agua es después que pasen los meses más fríos del año, sabiendo esto la temporada perfecta para cultivar sandias es durante la primavera.

La siembra de esta fruta no requiere de muchas exigencias, prefiere los suelos muy bien drenados y que además contengan mucha materia orgánica. Antes de comenzar con el proceso de cultivo, debemos tener en cuenta la distancia que tendrán cada una de estas futuras plantas, ya que la manera más adecuada es haciendo hileras de aproximadamente metro y medio de distancia por metro y medio de separación entre cada planta.

En caso de que vayamos a plantarla dentro de maceta, es muy importante recordar que necesitan de espacio suficiente para que sus raíces se puedan desarrollar correctamente. Otra de las recomendaciones es que mucho antes de empezar el cultivo, se remueva la tierra donde vamos a plantar la semilla de sandía para eliminar las malas hierbas y se le añada cierta cantidad de abono.

Para colocar las semillas solo debemos cavar unos 3 o 4 agujeros sobre la tierra que tengan 1 pulgada aproximadamente y posteriormente vamos a poner una semilla en cada uno de estos agujeros.

Riego de la sandía

Después de cultivar la sandía, debemos estar muy atentos al momento en que las plantas empiecen a florecer, ya que después de este proceso debemos empezar a regarlas a cada tres días solo si observamos que las flores esta secas. Dicho proceso de florecimiento nos va a indicar que desde ese momento la planta de sandía no necesita de tanta agua.

Enfermedades y plagas

De la misma forma que ocurre con otras especies que pertenecen a la familia de las Cucurbitáceas, los enemigos más importantes a la hora de sembrar sandía son los siguientes:

Chancro gomoso en el tallo: esta enfermedad la podemos apreciar debido la aparición de lesiones de color beige en el tallo, estas ocasionan secreciones gomosos muy cerca al área donde se encuentra la lesión.

Enfermedades en los vasos: estas aparecen en dos tipos diferentes y provocan que las hojas de la planta se vuelvan amarillentas y a su vez se marchiten con mayor rapidez.

Ceniza u oidio de las cucurbitáceas: esta enfermedad provoca la aparición de manchas blancas sobre las hojas.

Trips: esta plaga le provoca a la planta necrosis foliares.

Pulgón: esta plaga por lo general se dispersa durante la primavera y el otoño.

Mosca blanca: esta especie de mosca que agota a la planta después de quitarle todos sus nutrientes.

Araña roja: es una especie de ácaro que crece en las hojas de la planta ocasionado que la misma pierda su color y además produce manchas de color amarillo.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Lurdes sarmiento

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.