Sorgo (Sorghum)

El sorgo es una hierba de gran importancia

Imagen – Flickr/Harry Rose

Los humanos, desde hace milenios, hemos aprendido a ‘domesticar’ una gran mayoría de plantas para poder beneficiarnos, por ejemplo, de sus propiedades nutricionales. En este sentido, y a día de hoy cuando sabemos que hay muchas personas que tienen intolerancia al gluten, el sorgo se presenta como un cereal muy interesante para ellas.

Por ello, cada vez más se cultiva, muy especialmente en las regiones cálidas donde además llueve poco, ya que a diferencia de otras hierbas, soporta muy bien la sequía.

Origen y características del sorgo

El sorgo es el nombre común que se le da a las más o menos 31 especies aceptadas del género Sorghum. Estas están incluidas en la familia Poaceae, la de las gramíneas. Son plantas perennes originarias de América, Europa, África y Asia. Desarrollan tallos cilíndricos, erectos, herbáceos, con hojas lanceoladas de color verde, y con una altura de 1 a 2 metros.

Sus flores son rojizas, amarillentas o negruzcas, se agrupan en espigas, y tienen forma esférica-oblonga. Además, tienen estambres y pistilos, por lo que son hermafroditas. Las semillas son pequeñas, de unos 3 milímetros.

Como dato de interés, debes saber que sus raíces pueden llegar a los 2 metros de profundidad, siempre que el terreno sea permeable.

Principales especies

Las dos especies más populares son las siguientes:

Sorghum bicolor

El Sorghum bicolor es una hierba

Imagen – Flickr/Harry Rose

El Sorghum bicolor, conocido como sorgo o zahína, es una planta originaria del este de África. Se estima que es el quinto cereal más importante en cuanto a su producción, ya que se calcula que superficie de los terrenos donde se cultiva es de 470.000 kilómetros en todo el mundo.

Sorghum halepense

Las flores del Sorghum halepense son rojizas

Imagen – Wikimedia/Daniel Villafruela.

El Sorghum halepense, conocido como sorgo de Alepo, es originario de África central, aunque se encuentra introducida en América. A pesar de que tiene mucha importancia, ya que se utiliza mucho como forraje (con cuidado, puesto que en situación de helada o sequía, se vuelve muy tóxica para el ganado), es también una de las hierbas más dañinas de las regiones templadas y cálidas del mundo, incluyendo la zona mediterránea y Sudamérica.

¿Qué usos se le da al sorgo?

El sorgo es una hierba perenne que tiene distintos usos. Por ejemplo:

  • Alimenticio: al carecer de gluten, es un cereal que se usa mucho en diversos platos, como tortillas, pan, cuscús, gachas, o en carnes y verduras. También se preparan bebidas alcohólicas.
  • Pienso para animales: especialmente en América del Norte y en el este de Europa.
  • Escobas: los tallos y hojas secas de los sorgos se pueden usar para hacer escobas.
  • Bioetanol: es muy apreciado para producirlo, junto con otros cereales como el maíz o la cebada.

Cultivo del sorgo

Si quieres empezar a cultivar esta planta debes de tener en cuenta sus necesidades para que realmente puedas conseguir una cosecha excelente. Así pues, empecemos:

Clima

El clima tiene que ser cálido. Lo mejor es que no haya heladas, pero si las hubiera, deberían de ser suaves de hasta los -4ºC. Notarás que crece más rápido en verano, cuando el termómetro se sitúe sobre los 32ºC de máxima.

Tierra

No es demasiado exigente, puesto que crece en una gran variedad de suelos siempre que sean alcalinos. Ahora bien, si son fértiles, profundos, y además drenan rápido el agua, entonces tendrá un mejor desarrollo que en aquellos que sean pesados (es decir, que tiendan a compactarse mucho).

Riego

El riego será más escaso que el de otros cultivos de cereal. Mientras crece, será aconsejable regarlo una media de dos o tres veces a la semana, pero una vez se ha establecido, los riegos se espaciarán. En el caso de que en tu zona suela llover de forma regular, a lo largo del año, a partir de la segunda temporada podrás dejar de preocuparte de regar tus plantas de sorgo.

Multiplicación

El sorgo se puede multiplicar por semillas, o por división del rizoma en primavera:

Semillas

Las semillas se siembran en bandejas de semillero, puesto que así se tendrán controladas. Rellénalas con sustrato universal (en venta aquí), y pon una o dos en cada alvéolo. Cúbrelas con un poco de tierra, y riega por inmersión.

Una vez esté bien regado, colócalo en una zona soleada, y mantén el sustrato húmedo. Así germinarán en unos 7 días aproximadamente, a una temperatura de 12-13ºC.

División del rizoma

La manera más rápida de conseguir nuevos sorgos es dividiendo el rizoma de raíces en varios trozos, y luego plantando estos en otras partes del huerto o en macetas con sustrato.

Si quieres, puedes echarles hormonas de enraizamiento a los trozos antes de plantarlos, para que tengan más posibilidades de emitir nuevas raíces.

Rusticidad

El Sorghum halepense es una hierba dañina

Imagen – Wikimedia/Daniel VILLAFRUELA.

Depende de la especie, pero en general soportan el frío y las heladas suaves de hasta los -4ºC. En cualquier caso, si vives en una zona donde las temperaturas bajan más, no te preocupes porque germinan bien y crecen rápido.

¿Qué te ha parecido el sorgo? ¿Habías oído hablar de él alguna vez?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.