Cómo cuidar las alegrías

Impatiens walleriana

¿Te gustan estas flores? Son increíblemente hermosas, ¿verdad? Además, tienen un nombre popular que les viene como anillo al dedo, ya que basta contemplarlas para sentirnos alegres. Se cultivan por gran parte del mundo gracias a su innegable valor decorativo que da a la estancia en la que se encuentre, ya sea en el jardín o como centro de mesa en la terraza.

Sigue leyendo para saber cómo cuidar las alegrías.

Impatiens walleriana flor doble

Las Impatiens -así las llaman los botánicos- tienen un cultivo muy fácil como vas a averiguar hoy; tanto es así que en climas suaves se mantienen durante todo el año. Pero lo cierto es que aunque el invierno sea frío, es una planta que se reproduce sin problemas por semillas, las cuales puedes adquirir en primavera en cualquier almacén agrícola o vivero. Y si no quieres probar suerte con las semillas, o tienes prisa por tener un patio precioso, un ejemplar adulto de alegría no te costará más de dos euros (en España). Pero vamos a hablar sobre los cuidados.

Estas preciosas flores pueden estar tanto en una zona donde tengan luz solar directa, como en aquella donde disponga de sombra parcial. De hecho, si el sol es muy intenso en verano es más recomendable protegerla un poco pues podría marchitarse. En interior tiene que ser colocada en una habitación muy luminosa, ya que de lo contrario no florecerá.

Impatiens hawkeri

Se debe de controlar el riego: un exceso acabaría pudriendo los tallos. Para evitar que la tierra permanezca encharcada durante mucho tiempo se debe de mezclar con perlita, o con arena de río, a partes iguales con la turba. No te olvides de abonarla durante toda la temporada de crecimiento (desde la primavera hasta el otoño) con abonos orgánicos y/o ecológicos como guano o humus de lombriz.

Y nada más. Así de sencillo es disfrutar de tus alegrías. Si te han quedado dudas, escríbenos y te las resolveremos a la mayor brevedad.


Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario