3

Lechuga en maceta

planton de lechuga Lechuga en maceta

Lechuga germinada en semillero casero

La lechuga es una planta idónea para cultivar en maceta. Su crecimiento es muy rápido y, como lo que se come son sus hojas, no su fruto, es fácil disfrutar de ellas en pocas semanas desde la siembra.

Esta planta, fuente de vitamina A y B, es muy apreciada en la cultura mediterránea desde la antigüedad. Aunque es originaria de la India, la cultivaron egipcios, griegos y romanos, que apreciaban tanto sus hojas como el aceite de sus semillas. En la mitología de estas civilizaciones, se asocia la lechuga al sexo y forma parte de importantes disputas entre los dioses.
Existen diferentes variedades y se pueden cultivar todas en maceta. La romana es la más conocida y consumida, con sus grandes hojas en torno a un cogollo central; la trocadero; la iceberg, que forma un cogollo muy apretado y redondo; la maravilla, muy buena para el cultivo en maceta; y la hoja de roble, de sabor algo más amargo.

Un clima templado (15-18º) es idóneo para ellas, pero se adaptan muy bien a condiciones más agresivas. Con temperaturas elevadas (+25º) se “espiga” prematuramente, es decir, se eleva sobre el tallo y florece.

Como no necesita tanto sol como otras hortalizas, la ubicaremos en una zona con horas de sombra, así las áreas más soleadas pueden disfrutarlas otras plantas como berenjenas o pepinos.

Respecto al riego, no precisa gran cantidad de agua, aunque en verano puede necesitar riego diario. Basta con comprobar la humedad de la tierra.

Sus problemas más comunes son el espigado prematuro, el pulgón y la mosca blanca.

Es muy fácil sembrarla en vasitos de yogur, con el fondo agujereado, a 5 mm de profundidad. Utilizaremos una tierra para semillas, que no es más que un sustrato bajo en abono para que no queme las pequeñas raíces. Pondremos varias semillas para conservar sólo la que mejor se desarrolle. Las otras, si han brotado, las arrancamos para dejar que la seleccionada crezca fuerte.

Será cuando tenga unas 6 hojas cuando la trasplantemos a una maceta de unos 11 litros, con sustrato universal.

Conforme la lechuga crezca, iremos cortándole las hojas, disfrutando así de unas ensaladas con verdaderas hojas frescas y crujientes de nuestro propio macetohuerto. Una vez cortadas todas sus hojas, se puede cortar el tallo a unos 3 cm de su base y todavía rebrotará dándonos unas hojas más.

Más información – El Macetohuerto


3 comentarios

  1.   Salvaportillo dijo

    gracias por la información, esta siendo muy interesante¡¡¡¡

    1.    Ana Valdés dijo

      Gracias a ti por seguirnos, Salvaportillo. Me encanta que os resulte interesante. Es nuestro objetivo. ¡Un abrazo!

    2.    Ana Valdés dijo

      Gracias a ti por seguirnos, salvaportillo. Me encanta que os resulte interesante, es nuestro objetivo. Sigue leyéndonos, sacaremos más temas sobre cultivos. Te avanzo el de mañana: cómo estimular el crecimiento de los plantones de forma sencilla y ecológica. Espero que te guste. ¡Un abrazo!

Escribe un comentario