¿Qué actividades se realizan en un huerto escolar?

jardinera para actividades del huerto escolar

Los colegios llevan ya casi un mes en marcha. Los niños ya tienen que madrugar para ir al colegio y allí aprender nuevos conocimientos. Uno de ellos son las actividades del huerto escolar, que cada vez más escuelas ponen en marcha para concienciar a los niños sobre el medio ambiente y sobre las plantas.

Pero, ¿sabes qué actividades se realizan en un huerto escolar? Hemos investigado sobre ello y esto es lo que normalmente hacen.

Recoger semillas

Una de las primeras actividades del huerto escolar es el de recoger semillas. Esta no es realmente una acción que se realice en el huerto (salvo que haya plantas en él y se puedan obtener las semillas pero suele ser muy raro).

En realidad, lo que se hace es planificar qué se va a plantar para adquirir las semillas.

Ahora bien, otra de las actividades relacionadas puede ser la de recuperar las semillas que, en el curso anterior, se hayan recolectado. Y es que puede ser una oportunidad de enseñar a los niños cómo se conservan y almacenan las semillas para ser plantadas en esta época.

En cuanto a las semillas, suelen escogerse siempre aquellas que sean de crecimiento rápido o intermedio, con el objetivo de que los niños vean avances en el huerto escolar y se sientan contentos de saber que, por sus cuidados, las plantas están bien. Además, se escogen que sean resistentes, e incluso que toleren un poco la sequía (de cara al fin de semana).

Sembrar semillas

niño revisando plantas del huerto escolar

Es quizás una de las actividades del huerto escolar que más les gusta a los pequeños, sobre todo si pueden ver el desarrollo en el día a día. Por eso, muchos profesores, en lugar de sembrar en el huerto, permiten que antes lo hagan en tarros transparentes con el objetivo de ver cómo despliega las raíces, cómo crece el tallo y salen las hojas, etc.

Además, esto permite después llevar a cabo la función de trasplante, que les enseña lo delicados que deben ser para con las plantas.

Incluso es posible hacer las dos cosas, es decir, sembrar semillas en tarros y también semillas en una parte del huerto, a fin de que vean cómo se haría de las dos formas.

Regar las semillas

Una vez sembradas, estas semillas han de ser cuidadas ya que, de lo contrario, la planta morirá. Por eso, los tutores suelen darles una clase para conocer las plantas que han sembrado y así saber cuáles son los cuidados que necesitan (en cuanto a luz, riego, etc.).

Dentro de las tareas de mantenimiento, la más conocida va a ser la del riego. Y en esta los profesores pueden enseñarles diferentes formas de mantener el riego de las plantas, bien con autorriego, bien haciéndolo manualmente ellos, de forma que se responsabilicen de ello.

Al ser una tarea que es posible deban hacer casi todos los días, esto ayuda a crear grupos de trabajo para que se encarguen del huerto cada día, fomentando así el trabajo en grupo.

Desherbado

niños trabajando en huerto escolar

Y hablando de ese trabajo en grupo, otra de las actividades a realizar es la de limpiar la zona de malas hierbas. Esto se puede hacer conjuntamente con el riego, por lo que el grupo, cuando debe ir a regar, también ha de ser consciente que puede tener que arrancar malas hierbas que eviten que la planta crezca sana (o con energía).

Dependiendo del tamaño del huerto, es posible que solo se necesiten las manos o bien hay que usar herramientas para quitar esas hierbas.

Elaborar abono

Esto no se hace en todos los colegios, pero en aquellos que sí, es una actividad muy divertida para los niños. Primero, porque van a elaborar ese «chute de energía» para la planta pero también porque ayuda a descubrirles nuevos olores, a hacer algo con sus manos para mejorar el estado de sus plantas (porque sí, es posible que las consideren como suyas y eso les da mayor responsabilidad).

El hecho de hacer un abono orgánico les permite conocer distintas formas de «reutilizar» algunos elementos del día a día y cómo se mezcla todo. Además, como no es algo que vayan a utilizar de primeras, sino que lo harán seguramente en primavera, verán cómo cambia todo con el tiempo hasta obtener el resultado (de ahí que se fomenta la paciencia).

Un espantapájaros

Esta es quizá de las actividades del huerto escolar más divertida que tendrán, pero también tiene un componente educativo.

Por un lado, ellos se van a divertir porque van a poder crear un muñeco que evite que los pájaros se acerquen a sus plantas o cosechas, para poder disfrutar después del fruto de su trabajo. Por otro lado, los niños al crear ese personaje suelen ser creativos y les gusta hacer algo así porque para ellos es como un juego.

Recolección

verduras recogidas del huerto

Si lo que se ha sembrado son frutos, es posible que, llegado final de curso, se puedan recolectar los frutos de las plantas, con lo que los niños pueden ver cómo las actividades del huerto escolar han dado resultados. Lo bueno sería repartir todos esos frutos con la clase que ha colaborado en el huerto para que puedan comerlos y disfrutarlos (si no son alérgicos, claro).

Otra opción dentro de la recolección es sacar las semillas de esas plantas, que se convertirán en la semillas que se plantarán en el siguiente curso escolar para que no haya que gastar dinero en comprar nuevas ni tampoco pedir a los padres semillas (aunque en realidad esto puede ayudar a que también participen del huerto).

Otras actividades relacionadas

Aparte de todas las tareas que se tienen en un huerto escolar, hay muchas más que se pueden realizar anexas a este. Algunas de ellas pueden ser:

  • Talleres para identificar los insectos del huerto: caracoles, milpies, hormigas, lombrices, tijeretas…
  • Identificación de plantas.
  • Investigación de hojas o plantas. En el sentido de usar lupas para ver más de cerca las plantas e identificar las distintas partes o ver cómo son las hojas.
  • Trabajos relacionados con las plantas sembradas (por ejemplo para conocer cuáles son los cuidados o como evolucionan).

En cada colegio se hacen diferentes actividades del huerto escolar, no siempre se realizan todas las que hemos dicho (y otras que pueden darse) por lo que si tienen un huerto lo más seguro es que intenten enseñar a los niños diferentes valores a través del cuidado de las plantas. ¿En el colegio de tus hijos tienen huerto escolar? ¿Qué actividades llevan a cabo?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.