Alcornoque, el árbol del corcho

Imagen – Wikimedia/Jean Pol-GRANDMONT

El alcornoque es uno de los árboles que más podemos ver en los campos y jardines de clima templado de todo el mundo. Su majestuosidad es tal, que proporciona una sombra se disfruta como si fuera un tesoro.

Además, su mantenimiento y cuidados no son difíciles; de modo que si no tenemos mucha experiencia con plantas, o si no tenemos mucho tiempo que dedicarles este árbol es una muy buena opción. A continuación te decimos por qué.

Origen y características

El alcornoque, conocido también como árbol del corcho, chaparro, bellotas palomeras, sobrero, sofrero, suro o tornadizo, es un árbol perennifolio originario de la región mediterránea occidental. Los alcornocales españoles más destacados son los del Parque Natural Los Alcornocales en Cádiz, así como los de Extremadura, Girona (Cataluña), Espadán (Castellón), Salamanca, Ávila y Zamora.

Su nombre científico es Quercus suber y se caracteriza por alcanzar una altura de unos 15-20 metros. Forma una copa muy amplia, de 5-6 metros, con unas hojas que miden de 4 a 7cm de longitud, lobuladas o aserradas, que son de color verde oscuro en el haz y más claras por el envés.

Florece en primavera. Los amentos masculinos miden de 4 a 8cm de longitud y aparecen en grupos; las flores femeninas suelen aparecer aisladas. El fruto es una bellota de 2 a 4,5cm de longitud que puede tardar un año en madurar.

Como curiosidad, hay que decir que tiene una esperanza de vida de hasta 250 años.

¿Cómo se cuida?

Si quieres hacerte con un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Clima

Antes de adquirir cualquier planta es importante saber qué clima necesita para vivir. Así evitamos gastar dinero innecesariamente. En el caso del alcornoque, puede vivir sin problemas en zonas donde el verano sea muy caluroso (de hasta 40ºC) siempre que en invierno la temperatura baje de los 0º y disponga de abundante agua.

Ubicación

Para que pueda tener un excelente desarrollo y crecimiento es necesario que se coloque en el exterior, a pleno sol. También puede estar en semisombra, pero ha de tener más luz que sombra.

Por otra parte, hay que plantarlo lejos de suelos, tuberías y demás ya que es un árbol de gran tamaño que necesita mucho espacio. Lo ideal es que esté a una distancia mínima de 7 metros de lo mencionado.

Riego

Durante el verano hay que regar muy seguido, cada 2-3 días; el resto del año bastará con una vez por semana.

Tierra

  • Jardín: ligeramente ácida (pH de 5 a 6), rica en materia orgánica.
  • Maceta: no es una planta para tener en maceta, pero durante sus primeros años de vida sí se puede cultivar ahí. El sustrato puede ser el universal que venden por ejemplo aquí.

Abonado

Desde primavera hasta verano se debe abonar con abonos orgánicos, como el guano (puedes comprarlo aquí). Bastará con echarle una capa de unos 2-5cm (dependerá de la juventud del ejemplar y de su tamaño) alrededor del tronco.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. En el caso de tenerlo en maceta, habrá que trasplantarlo cada dos años y plantarlo en el jardín lo antes posible (cuando tenga una altura mínima de 30-40cm).

Multiplicación

El alcornoque se multiplica por semillas, las cuales se han de estratificar en la nevera por tres meses y luego sembrarlas en macetas. La manera de proceder es la siguiente:

Estratificación

  1. Primero se rellena un tupperware con vermiculita (puedes comprarla aquí) humedecida con agua.
  2. Segundo, se entierran las semillas de forma que queden cubiertas por la vermiculita.
  3. Tercero, se espolvorea azufre en polvo para prevenir hongos y se pulveriza con agua.
  4. Cuarto, se introduce en la nevera (no en el congelador).
  5. Quinto, una vez por semana se debe de abrir la tapa para que se renueve el aire y, de paso, para comprobar que la vermiculita no se queda sin humedad.

Siembra

  1. Pasados los tres meses, hay que rellenar un semillero (maceta, vasos de yogur, envases de leche,…) que tenga agujeros para el drenaje con sustrato de cultivo universal.
  2. Después, se colocan las semillas en la superficie y se cubren con sustrato. En este paso es importante evitar poner muchas juntas ya que de lo contrario más adelante podríamos tener problemas. Para tener una idea de cuántas caben, hay que saber que no se deben de poner más de tres si el semillero mide unos 10-15cm de diámetro.
  3. Luego, espolvorea cobre o azufre.
  4. Por último, se riega.

Si todo va bien, en 1-2 meses germinarán las primeras.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas de hasta los -12ºC.

¿Se puede trabajar como bonsái?

Sí, desde luego. Es un árbol que, aunque tiene un crecimiento lento, sus hojas tienen el tamaño perfecto para poder ser utilizado como bonsái. Los cuidados que hay que proporcionarle son:

  • Ubicación: pleno sol.
  • Sustrato: 100% akadama (puedes comprarla aquí) mezclada con un 30% de kiryuzuna (puedes adquirirla por aquí).
  • Abonado: desde primavera hasta finales del verano con un abono específico para bonsáis, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase (puedes comprarlo aquí).
  • Estilos: se adapta bien al vertical formal, así como al estilo bosque.
  • Poda: a finales de invierno o en otoño. Se han de cortar las ramas que crezcan demasiado, así como las que se entrecrucen y aquellas que crezcan hacia delante (hacia nosotros).
  • Trasplante: cada 2-3 años, en primavera.

¿Qué usos tiene?

Ornamental

Es un árbol con un alto valor ornamental. Su porte, su majestuosidad, la asombrosa sombra que da… es maravillosa. Un placer para la vista, y también una excusa perfecta para disfrutar del aire libre.

Otros

  • Corcho: es su principal aprovechamiento. El corcho que se extrae del tronco se utiliza para hacer desde tapones hasta tejidos.
  • Madera: se utiliza para fabricar herramientas.

Como hemos visto, el alcornoque es un árbol que tiene varias cualidades muy interesantes que no se pueden ignorar. Y eso por no decir que no es de esas plantas complicadas que dan quebraderos de cabeza, no. Tener un Quercus suber en el terreno o como bonsái es un motivo más que suficiente para ser feliz, porque además no nos quitará mucho tiempo.

Y a ti, ¿qué te ha parecido?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.