Aliso (Alnus glutinosa)

Alnus glutinosa

Hoy vamos a hablar de un árbol bastante longevo y que proviene de los bosques caducifolios del norte de Europa y Asia. Se trata del aliso o alno. El nombre científico es Alnus glutinosa y pertenece a la familia Betulaceae donde existen más de 30 especies arbóreas y arbustivas. El área de distribución se encuentra principalmente en las zonas más frías del hemisferio norte.

Este árbol es capaz de vivir 120 años y medir 30 metros de altura. ¿Quieres conocer todos sus secretos, cuidados y características que lo hacen ser especial? Sigue leyendo para descubrirlo todo.

Descripción

Clima del Alnus glutinosa

Este árbol tan longevo puede vivir más de 120 años. A pesar de medir hasta 30 metros de altura suelen ser árboles rectos y bastante limpios. Su copa tiene forma piramidal y las ramas son delgadas. Aunque puede convertirse en un árbol bastante grande, por lo general es cortado para la obtención de leña.

Es un árbol bastante fácil de reconocer en cualquier etapa del año. Los racimos que posee tienen algunos estróbilos de forma ovoide y oscuro bastante característicos. Cuando se encuentra en suelos menos profundos se puede observar que no tiene raíz central verdadera, sino que consta de algunas raíces secundarias que intentan alargar y abarcar el máximo terreno posible y así captar los nutrientes necesarios para su desarrollo.

En cuanto a sus hojas, son simples y alternas. La podemos encontrar con dimensiones que van desde los 6 cm de largo y los 5 cm de ancho. Aunque sea un árbol caducifolio sus hojas pueden quedarse en el árbol durante todo el invierno si no hay demasiado viento o lluvia que haga que caigan por completo. En la época de primavera y verano posee las hojas con un color verde en ambas caras, aunque es más clara en el envés.

El color característicos del Alnus glutinosa es de café rojizo. Florece en el mes de agosto y septiembre y madura esparciendo las semillas durante los meses de marzo y abril. La corteza es lisa con un color castaño verdoso y, conforme va creciendo y envejeciendo, se torna con una textura agrietada y un color pardo o gris oscuro.

Requerimientos del aliso

Clima

Frutos del Alnus glutinosa

El aliso es una especie arbórea bastante resistente al frío. Gracias a esta capacidad de adaptación a diversos ambientes ha podido sobrevivir perfectamente hasta temperaturas de -17 grados. Cuando comienzan a aumentar las temperaturas en primavera, pero siguen habiendo algunas heladas nocturnas, es cuando se vuelve más sensible. Esto se debe a que se está acostumbrando y “relajando” ante unas temperaturas más agradables tras el frío del invierno y comienzan a desarrollarse las hojas. Es cuando las heladas es afectan más.

También puede tolerar climas bastante húmedos o secos, siempre y cuando el suelo tenga una humedad suficiente como para poder mantenerse fresco y nutrido en todo momento. Es resistente a la sequía hasta tal punto. Puede sobrevivir a un rango de precipitaciones anuales que van desde los 400mm hasta los 2000mm. Si llueve más podría ser un exceso de humedad y puede provocar encharcamiento.

El rango de temperaturas óptimos para que el Alnus glutinosa pueda vivir en buenas condiciones es entre 8 y 14 grados. Estas temperaturas son más frecuentes en las zonas más al norte de Europa.

Suelo

Hojas del aliso

En cuanto al suelo, no es una especie que sea muy exigente al tipo de suelo donde se encuentra. Es capaz de crecer perfectamente en suelo tanto graníticos como calizos. No importa demasiado las características mineralógicas de estos. El material condicionante en este tipo de suelos es la cantidad de materia orgánica que haya. Necesitan de un aporte de materia orgánica para poder nutrirse mucho mejor y alcanzar las alturas a las que puede llegar.

Los sitios más frecuentes donde encontramos al aliso son aquellos suelos bastante húmedos y cercanos a las riberas de los ríos y lagos. También podemos encontrarnos en el fondo de los valles donde se acumula más cantidad de humedad y materia orgánica fruto de los arrastres de la pendiente. En las zonas pantanosas y algunas ciénagas también se les puede ver gracias a su alto contenido en humedad. Es una especie oportunista que puede desarrollarse y crecer en algunas fosas de drenaje aprovechando las curvas del terreno para prosperar en aquellas zonas donde se acumula la humedad y la materia orgánica.

Se trata de una especie de árbol bastante buena para los suelos donde se encuentran ya que contribuye en la mejora de las capacidades del suelo para mejorar la calidad y contenido en nitrógeno. Esto se debe a una relación simbiótica entre las bacterias que se encuentran en sus raíces y por su alto contenido en nitrógeno en sus hojas descompuestas. Un suelo suficientemente nitrogenado tendrá más capacidad para alimentar a las plantas, árboles y arbustos que residen en él.

Altitud, tolerancia y simbiosis

Árbol de aliso

Podemos encontrar al Alnus glutinosa en altitudes de 1300 metros sobre el nivel del mar. A estas alturas se encuentran las condiciones más idóneas para que pueda desarrollarse bien. Tiene bastante tolerancia con respecto a la luz. Es capaz de sobrevivir a mediana luz del sol y a sombra en algunas ocasiones.

En cuanto a la simbiosis nombrada anteriormente, es esencial la actividad que tienen las bacterias de sus raíces para que, en el suelo donde se encuentran, puedan fijar más cantidad de nitrógeno y aumentar la calidad del suelo donde se encuentran.

Cuidados del Alnus glutinosa

Características del Alnus glutinosa

Para cuidar este árbol en nuestro jardín, lo primero es vivir a una altura cercana a la que hemos nombrado anteriormente para que pueda desarrollarse en buenas condiciones. Necesitan una exposición al sol o semisombra y temperaturas templadas. En cuanto al suelo, o más idóneo es que sea húmedo para que pueda cumplir sus actividades

No es una planta demasiado exigente con el suelo en el que se encuentran y podrás mejorar la calidad del mismo al tener una mayor tasa de fijación de nitrógeno. Los riegos deben ser abundantes para que el suelo mantenga siempre su humedad pero sin llegar a encharcarlo. No necesita ni poda ni abonado especial.

Puedes multiplicarlos a través de esquejes leñosos que se realizan cuando ya no hay heladas bien entrada la primavera.

Espero que con esta información conozcas más acerca de este árbol tan longevo.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.