Qué es y para qué sirve la arlita

Bolas de arlita

Cuando tenemos una necesidad de mejorar el drenaje de nuestras macetas o de decorar de una forma muy original algún rincón de nuestro jardín, es muy recomendable hacernos con unos sacos de arlita, que es un material muy económico que podremos usar para tener un espacio muy elegantemente decorado.

Es además muy fácil de encontrar, vendiéndose en los viveros, tiendas de jardinería e incluso en los almacenes agrícolas, de modo que no vamos a tener ningún problema en adquirir la cantidad que necesitamos.

¿Qué es la arlita?

Arcilla expandida

La arlita, llamada también arcilla expandida, ripiolita o leca, es un árido cerámico que pesa muy poco. Con una granulometría de entre 5 y 16mm, y una densidad que oscila entre los 325kg/m3 y los 750kg/m3, tiene múltiples usos en el campo de la jardinería y en la construcción.

El color varía dependiendo de a qué uso esté destinada: si va a ser usada por el jardinero, la arlita será normalmente roja, que es el color del colorante que se le pone, y se le habrán eliminado los metales que pudieran afectar al equilibrio del pH; en cambio si va a ser usada por un albañil, puede carecer de color.

¿Qué usos tiene?

Como hemos comentado, se trata de un material que nos puede dar mucho juego. En construcción se usa para crear pendientes que conducirán el agua en cubiertas planas y también para hacer hormigones ligeros, con densidades bajas (de unos 500kg/m3). Pero nos vamos a centrar en los usos que tiene en jardinería, que son muchos y muy variados:

Conserva más tiempo la tierra húmeda

Si vives como yo en un lugar donde en verano el sol es muy intenso y las temperaturas suben con rapidez a los 30, 35 o 40ºC, sabrás lo poco que se mantiene húmeda la tierra. A veces y dependiendo de qué tipo de planta sea, es necesario regar cada día, o dos veces al día como es el caso de las hortícolas.

Pues bien, para ahorrar un poco de agua es aconsejable colocar una capa de bolas de arcilla sobre la superficie de las macetas que estén en semisombra (nunca hay que ponerla sobre una planta que esté al sol, ya que de hacerlo las raíces se podrían quemar). De esta manera, las plantas tendrán más tiempo para recoger el agua que necesitan.

Decora las macetas y mantiene erguidas las plantas

Macetas con arlita

Imagen – Nexusbuildcon.com

La arcilla expandida es genial para decorar las macetas que están en semisombra o sombra. Por eso, si te gustaría que las plantas lucieran mucho más de lo que ya lo hacen, es muy aconsejable poner bolas de arcilla sobre la superficie del sustrato. Además, si tenemos alguna que no termina de mantenerse recta, con la arlita lograremos que vuelva a tener un buen desarrollo.

Evita que las raíces se pudran

Uno de los errores que más cometemos es ponerles un plato debajo a las plantas y no retirarles nunca el agua. Las raíces, al estar en contacto casi permanente con el líquido, terminan por asfixiarse y morir. El problema es que, claro, si se tienen plantas en el interior del hogar si no les pusiéramos nada debajo los muebles se ensuciarían cada vez que regásemos, algo que no gusta.

Afortunadamente hay algo que podemos hacer, y es lo siguiente:

  1. Lo primero es hacernos con un macetero sin agujeros que nos guste, en el que quepa bien la maceta.
  2. Después, colocamos una capa de arlita de unos 5cm.
  3. Y finalmente, introducimos la maceta.

Eso sí, tenemos que tener muy en cuenta que esto es una solución, digamos, temporal, por si alguna vez tenemos un descuido. Aún así, es muy importante ir retirando el agua que sobre para evitar que la planta se debilite por exceso de riego.

Mejora el drenaje de la tierra

Por norma general los sustratos de cultivo universales tienen los nutrientes que necesitan las plantas pero también tienen un importante inconveniente: el mal drenaje. Por supuesto, hay sustratos y sustratos, pero es muy habitual adquirir un saco de tierra que no permite que el agua se drene correctamente.

Una manera muy sencilla y económica de solucionarlo es mezclándola con arlita. La proporción variará según el tipo de planta que sea. Por ejemplo:

  • Plantas de interior: 65% sustrato + 35%
  • Plantas hortícolas: 70% sustrato + 30%
  • Plantas cultivadas por su flor: 80% sustrato + 20%
  • Semilleros: 60% sustrato + 40%

Protege tus plantas del frío

Si recientemente hemos comprado plantas y las hemos puesto en tierra, es posible que aunque sean muy resistentes lo pasen un poquito mal durante el invierno al no estar aclimatadas. Esto es algo que suele ocurrir a menudo y no debe de preocuparnos en exceso, siempre y cuando esas plantas hayan sido adquiridas en las instalaciones exteriores del vivero y no en un invernadero cerrado.

Así, para tratar de ayudarles un poco es aconsejable ponerles un acolchado de bolas de arcilla, las cuales absorberán la calor que puedan, lo que permitirá que las raíces estén más protegidas.

Ten un rincón libre de hierbas

Si queremos evitar que las hierbas crezcan en algún rincón de nuestro jardín podemos optar por poner una malla anti-hierbas, o un suelo de arlita, el cual quedará muy bien pues le dará un toque diferente al espacio.

Precio de la arlita

Arcilla para plantas

Este es un material que es muy económico. La arcilla expandida que se usa en jardinería se venden en sacos de seis o más litros, y sale por 1 o 2 euros el litro. Teniendo en cuenta que se pone sólo una capa, sale muy a cuenta.

¿Conoces otros usos?

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *