Clavelina: Cuidados

Los cuidados de la clavelina son muy sencillos

Para muchas personas, la clavelina es una planta imprescindible en el hogar, y no es de extrañar. A parte de que los cuidados de la clavelina no son para nada complicados, su floración hace que sea una de las plantas domésticas más populares. Es discreta y pequeña, pero su belleza es realmente impresionante. Además, se trata de un vegetal constante y generoso que podemos admirar desde la primavera hasta el otoño, si el clima lo permite. ¿Por qué deberíamos renunciar a esta planta tan hermosa?

En este artículo explicaremos qué es la clavelina y cuáles son los cuidados que requiere esta preciosa flor. Hablaremos sobre la ubicación, el riego, el abonado y la poda de la clavelina para que podáis disfrutar de ella en vuestro hogar.

¿Qué es la clavelina?

La clavelina es muy versátil

Antes de hablar sobre los cuidados de la clavelina, primero vamos a aprender algo más acerca de esta flor. Se trata de una planta herbácea que recibe el nombre científico Dianthus chinensis. Proviene de China, Corea y Mongolia. Por lo tanto no es de extrañar que se la conozca también como «clavel chino». Además, el hecho de que sea un vegetal tan disperso a nivel geográfico indica que es sumamente versátil. Tiene una tolerancia muy buena hacia el calor y hacia el frío. Por ello, la clavelina es una planta ideal para tener en exterior, por no mencionar que es de las mejores opciones si queremos un vegetal que resista durante todo el año.

Artículo relacionado:
Clavelina, una flor para decorar el balcón o la terraza

Está claro que la clavelina es una flor ideal para personas que se están iniciando en el mundo de la jardinería o que simplemente tienen poco tiempo para dedicarle a las plantas. Da igual dónde queramos cultivar este vegetal, no es para nada exigente.

¿Cómo se cuidan las clavelinas?

Como ya hemos mencionado anteriormente, los cuidados de la clavelina son bastante sencillos. No es una planta que destaque por su tamaño. Sus flores son bastante pequeñas, pero sumamente hermosas. En el caso de que queramos que llame más la atención por sus dimensiones, lo más recomendable es plantarla en el jardín de manera agrupada junto con otros ejemplares de la misma especie. Así conseguiremos que se cree un macizo lleno de color.

Conocer el tamaño de la clavelina, que oscila normalmente entre los treinta y los cincuenta centímetros, es muy importante. Sin embargo, hay otro motivo por el cual esta planta resulta tan decorativa. La clavelina carece de ramas leñosas. Por ello, suele disponerlas de una manera colgante. Este porte es perfecto para colocarla en maceteros o en la terraza, o incluso para decorar ventanas.

A continuación hablaremos en detalle sobre todos los cuidados de la clavelina para que podamos disfrutar de sus preciosas flores en nuestro hogar.

¿Dónde plantar las clavelinas?

Para estas hermosas flores es imprescindible que reciban mucha luz solar directa. Es una de las pocas exigencias de este vegetal. No es suficiente que se encuentra en un lugar con mucha luz, tiene que estar a pleno sol por cuestiones de salud de la planta y para que pueda florecer correctamente. Incluso en verano, si las temperaturas son muy altas, tiene que estar en contacto directo con los rayos del sol. Si no cumplimos con este requisito, los tallos de la clavelina acabarán debilitándose y muy probablemente no podrá crear botones de flor.

A pesar de que es más habitual tener esta bonita flor en exteriores, también la podemos tener en el interior del hogar, pues es muy versátil como ya hemos mencionado anteriormente. Eso sí, siempre tenemos que cumplir con la exigencia de que reciba suficiente luz solar directa.

¿Cómo regar una clavelina?

La clavelina es poco exigente

En cuanto al riego, es fundamental que se adapte a la época del año en la que nos encontremos. Al igual que sucede con otras plantas que requieren estar a pleno, sobre todo en verano es de vital importancia que mantengamos una pauta de riego buena. Según el clima que haga donde vivamos, puede ser posible que tengamos que regar la clavelina cada día, al menos durante los meses más calurosos. Durante el resto del año, en otoño y en invierno, el descenso de la pauta de riego es considerable. Generalmente es suficiente con regar la clavelina una vez cada cuatro días, o incluso una vez a la semana.

Con el fin de evitarnos disgustos y mantener esta planta en buen estado, es de suma importancia que tengamos en cuenta que la clavelina no soporta nada bien los encharcamientos. Por lo tanto, es mejor que la reguemos con moderación que no pasarnos con el agua. De la misma manera es crucial que no dejemos ningún plato con agua debajo de la maceta. De lo contrario, las raíces de este vegetal seguramente acaban pudriéndose.

Abonado de la clavelina

Para ayudar a la clavelina a florecer y a desarrollarse correctamente, es de suma importancia mantener una pauta regular del abonado. La floración requiere mucha energía para la planta, lo que supone un desgaste considerable. Por ello, debemos abonar desde el comienzo de la primavera hasta finales de verano. Con el fin de reforzar la floración, lo mejor que podemos hacer es optar por un abono específico para plantas con flor. También podemos utilizar abono de guano, ambas opciones son perfectas para cuidar de la clavelina.

¿Cómo se podan las clavelinas?

Una de las claves para mantener la clavelina con buena salud es podar todas las flores marchitas de la planta, pues son un desgaste para ella. Además, el olor de las mismas es un imán para diversas plagas. Lo ideal es cortar el capullo marchito desde el tallo.

En sí, este vegetal no requiere una poda como los arbustos o los árboles. No obstante, si queremos que aumente su porte, una buena manera de conseguirlo es rebajando un poco sus tallos cuando comience la primavera o el otoño. Realizando esta tarea, promovemos que la clavelina cree unos tallos nuevos y crezca, como consecuencia, en contorno.

Con toda esta información ya sabemos cuáles son los cuidados de la clavelina. Es una planta perfecta para disfrutar de un poco de naturaleza sin muchas complicaciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)