Clusia

Clusia wedelliana

Clusia wedelliana
Imagen – Flickr/João de Deus Medeiros

Las plantas del género Clusia son una maravilla: poseen hojas grandes y coriáceas, perennes, y además producen flores de colores muy alegres. Su mantenimiento no es muy fácil, ya que son originarias de las regiones tropicales de América, pero es interesante conocerlas pues su cultivo en invernaderos o incluso en patios interioes con luz es fácil.

Así que si quieres saber cuáles son sus características, así como sus cuidados, a continuación te contaré todo sobre ellas 🙂 .

Origen y características

Vista de la Clusia rosea

Clusia rosea
Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

Son árboles, arbustos y trepadoras cuyo género es Clusia, el cual está compuesto por 408 especies descritas de las que solo hay 306 aceptadas. Las hojas son opuestas, de 5 a 20cm de largo por 5 a 10cm de ancho, coriáceas y de color verde.

Las flores tienen de 4 a 9 pétalos, y pueden ser blancas, blanco-verdosas, amarillas o rojas. El fruto es una cápsula dura de color marrón verdosa que contiene semillas rojas.

Principales especies

Las más populares son:

  • Clusia fluminensis: es un arbusto o arbolito de hasta 6 metros de altura, que produce flores blanco-rosadas.
  • Clusia major: es un árbol que en sus lugares de origen alcanza los 18 metros de altura. Produce flores blancas.
  • Clusia rosea: es la más conocida. Sus nombres comunes son copey o mamey silvestre, es un árbol que alcanza entre los 5 y los 20 metros de altura. Sus flores blanquecinas, con el centro rojizo. Ver ficha.

¿Cuáles son sus cuidados?

Vista del árbol de Clusia rosea

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación:
    • Interior: en un patio interior con luz, lejos de las corrientes de aire.
    • Exterior: a pleno sol, o en un invernadero si el clima es frío.
  • Tierra:
    • Maceta: mantillo mezclado con un 30% de perlita por ejemplo.
    • Jardín: fértil, con buen drenaje.
  • Riego: unas 3 o 4 veces por semana en verano, algo menos el resto.
  • Abonado: desde comienzos de primavera hasta finales del verano con abonos como el guano o el humus de lombriz.
  • Multiplicación: por semillas en primavera.
  • Rusticidad: no resiste el frío ni las heladas.

¿Qué te han parecido estas plantas?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior