¿Cómo se cuida el rosal mini?

Cuidados del rosal mini

Los rosales son unos arbustos muy populares en los jardines, patios y terrazas. Su floración es abundante y duradera, tanto es así que pueden florecer desde principios de primavera hasta finales de otoño si el clima es suave. Además, es muy resistente a las heladas, por lo que se pueden cultivar en muchas partes del globo terráqueo.

Si bien todos se pueden plantar en maceta y tenerlos ahí durante toda su vida, hay alguno que se verá mucho más espléndido: el rosal mini. En apariencia, es idéntico a los arbustos que decoran los jardines, pero tiene una particularidad y es que no supera los 50cm de altura. Fascinante, ¿verdad? Podrás contemplar sus hermosas flores en tu balcón durante gran parte del año, con tan sólo conociendo los cuidados del rosal mini. En este artículo te vamos a contar todas las características y cuidados de rosal mini.

Características principales

cuidados del rosal mini en interiores

Del rosal mini también conocido por el nombre de rosal de pitiminí es una planta bastante atractiva cuya característica principal es tener un tamaño pequeño. Sin embargo, tiene una gran capacidad para la floración y puede vivir muy bien en una maceta de pequeño tamaño. Esto ayuda a convertirse en una planta versátil para aquellos que no juegan con demasiado espacio para la decoración. Podemos comprarla especializadas. Aunque es una planta principalmente para el exterior en el jardín, también se ha llegado a emplear como planta de interior.

Tal es el éxito de esta planta que es una de las más vendidas durante los últimos años. Dentro del mundillo del rosal mini tenemos numerosas variedades con una amplia gama de colores y tamaños. Esto ayuda a generar una mejor ornamentación de cara a la decoración de nuestros exteriores e interiores. Existen algunas variedades con un tamaño más pequeño y se pueden cultivar en diferentes macetas para tener una proporción adecuada.

Entre las variedades más conocidas de rosal mini tenemos las Parade. Es una variedad con un porte muy pequeño ya que tiene una altura entre los 20 y 30 centímetros y flores de un tamaño de entre 5 y 8 centímetros. Lo bueno de esta variedad extendieron aroma bastante llamativo. Hay algunas variedades como lo es la Patio Hit que tiene un tamaño algo mayor. 3 Ronda entre los 30 y 40 centímetros con hojas del tamaño de entre 8 y 12 centímetros.

Aspectos a tener en cuenta

Al contrario de lo que ocurre con rosales normal es, los rosales mini no necesitan estar injertados sobre patrones de especies rústicas. Podemos reproducir esta planta mediante esquejes ya que el sistema radicular y su masa foliar son de la misma variedad. Antes de conocer en concreto todos los cuidados del rosal mini debemos conocer que será una planta de interior de forma inicial. Sin embargo, tarde o temprano deberá ser plantado en el exterior y es cuando los cuidados serán diferentes.

Cuidados del rosal mini en exteriores

flores del rosal mini

Para que tu planta se llene de flores año tras año, necesitará lo siguiente:

Ubicación

El rosal mini, también llamado rosal de pitiminí, a diferencia de los demás se puede tener en el interior, ya que no necesita tanta luz. Ahora bien, es muy recomendable tenerlo en el exterior hasta que llegue el invierno, momento que será necesario protegerlo de las heladas en casa, poniéndolo en una habitación muy luminosa y lejos de las corrientes de aire.

En el caso de que vivas en un clima cálido, ubícalo en un rincón de semisombra, evitando el sol directo.

Riego

El riego de este rosal deberá de ser frecuente, dejando secar un poco el sustrato entre riegos. En verano se regará 4 veces por semana, mientras que el resto del año serán 2-3 veces/semana. Aprovecha para abonarlo con un fertilizante líquido de plantas con flor durante toda la temporada de crecimiento (primavera y verano), siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

La poda del rosal mini tiene el mismo objetivo que la del rosal convencional, es decir: se poda para que la planta continúe floreciendo de una manera cada vez más abundante. Se procederá a podarlo a finales de invierno, cortando los tallos más o menos por la mitad. No te olvides de quitar las flores marchitas para que así puedan brotar de nuevas 🙂 .

Plagas

Nuestro protagonista es muy sensible al ataque de pulgón, araña roja y mosca blanca, por lo que es conveniente hacerle tratamientos preventivos durante los meses cálidos, con Aceite de Neem, haciendo infusiones con ajo o con otros remedios naturales.

El rosal mini es una planta muy bella, ideal para principiantes que de buen seguro te dará grandes satisfacciones.

Cuidados del rosal mini en interiores

cultivo del rosal en interiores

Ahora pasamos a explicar cuáles son los cuidados del rosal mini en interiores. En este caso, nos debemos centrar principalmente en la ubicación que mantener dentro de la casa, el riego, el abono, el trasplante y la poda. Lo principal es la ubicación. Debemos buscar un lugar en la casa que esté muy iluminado. Por ejemplo, podemos colocarlo cerca de las ventanas para que le dé la máxima cantidad de luz posible. Esto es porque el rosal mini es originalmente una planta de exterior. Es importante colocarlo cerca de la ventana ya que la falta de luz para que tenga una floración más reducida. Algunos de los síntomas de la falta de luz son colores más pálidos en los pétalos de las flores e incluso aborto de los botones florales ya existentes.

En cuanto al riego, debe ser moderado haciendo que el agua sobrante se quede en un plato. El exceso de agua puede provocar podredumbre de las raíces, por lo que debemos controlar las cantidades. El abonado debe ser periódico para ayudar a que la planta crezca correctamente. Es recomendable una vez por semana y utilizar un fertilizante con equilibrio rico en potasa. Si utilizamos fertilizantes ricos en nitrógeno se produce un crecimiento bastante rápido con muchas hojas pero con apenas floración.

Para el trasplante a una maceta de mayor tamaño, hay que utilizar un sustrato turboso y fertilizado. Es recomendable utilizar algún tipo de sustrato que se ha parecido al que se emplean con las plantas exterior.

Por último, la poda se centra tan sólo en eliminar algunas de las flores que ya están basadas tras varios meses. La poda se suele realizar entre los 5 y 10 centímetros por encima del sustrato. Esto ayudará a que la planta tenga un buen rejuvenecimiento.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los cuidados del rosal mini.


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Mireia Pla Castellana dijo

    Hola Mónica!

    Soy Mireia, contactámos hace tiempo para hablar de mi bonsai de Olivo (que por cierto está más majooo)! En Sant Jordi me regalaron un rosal de pitiminí con una flor y tres capullos. Leí sobre el tema y vi que se debían trasplantar separados, porque si no siempre hay uno que se «come» a los otros, lo que se le llamaría «el dominante». Usé la tierra de Compos (comercial) y puse gravilla para drenaje en el fondo de la maceta. He comprado un abono de NPK 6-6-6, i tengo otro de distinta proporción.

    Igualmente se me estan secando… nosé qué hacer…

    Saludos!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Mireia.
      Me alegro que el bonsái vaya bien 🙂
      Trasplantar un rosal que está en flor es un poquillo delicado. Las flores suelen abortar enseguida, y la planta se pone tristona. ¿Qué hacer? En estos caso recomiendo regar con hormonas de enraizamiento caseras (lentejas) para que emita nuevas raíces.
      Una vez lo haga, tendrá fuerzas para sacar nuevas hojas.
      De momento, no abones, pues las raíces no pueden absorber tanta cantidad de »comida» al estar enfermas.
      Un saludo.