¿Cómo se cuida el rosal mini?

Los rosales son unos arbustos muy populares en los jardines, patios y terrazas. Su floración es abundante y duradera, tanto es así que pueden florecer desde principios de primavera hasta finales de otoño si el clima es suave. Además, es muy resistente a las heladas, por lo que se pueden cultivar en muchas partes del globo terráqueo.

Si bien todos se pueden plantar en maceta y tenerlos ahí durante toda su vida, hay alguno que se verá mucho más espléndido: el rosal mini. En apariencia, es idéntico a los arbustos que decoran los jardines, pero tiene una particularidad y es que no supera los 50cm de altura. Fascinante, ¿verdad? Podrás contemplar sus hermosas flores en tu balcón durante gran parte del año, con tan sólo dándole los siguientes cuidados.

Cuidados del rosal mini

Rosal rojo

Para que tu planta se llene de flores año tras año, necesitará lo siguiente:

Ubicación

El rosal mini, también llamado rosal de pitiminí, a diferencia de los demás se puede tener en el interior, ya que no necesita tanta luz. Ahora bien, es muy recomendable tenerlo en el exterior hasta que llegue el invierno, momento que será necesario protegerlo de las heladas en casa, poniéndolo en una habitación muy luminosa y lejos de las corrientes de aire.

En el caso de que vivas en un clima cálido, ubícalo en un rincón de semisombra, evitando el sol directo.

Riego

El riego de este rosal deberá de ser frecuente, dejando secar un poco el sustrato entre riegos. En verano se regará 4 veces por semana, mientras que el resto del año serán 2-3 veces/semana. Aprovecha para abonarlo con un fertilizante líquido de plantas con flor durante toda la temporada de crecimiento (primavera y verano), siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

La poda del rosal mini tiene el mismo objetivo que la del rosal convencional, es decir: se poda para que la planta continúe floreciendo de una manera cada vez más abundante. Se procederá a podarlo a finales de invierno, cortando los tallos más o menos por la mitad. No te olvides de quitar las flores marchitas para que así puedan brotar de nuevas 🙂 .

Plagas

Nuestro protagonista es muy sensible al ataque de pulgón, araña roja y mosca blanca, por lo que es conveniente hacerle tratamientos preventivos durante los meses cálidos, con Aceite de Neem, haciendo infusiones con ajo o con otros remedios naturales.

Rosal amarillo

El rosal mini es una planta muy bella, ideal para principiantes que de buen seguro te dará grandes satisfacciones.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Rosas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Mireia Pla Castellana dijo

    Hola Mónica!

    Soy Mireia, contactámos hace tiempo para hablar de mi bonsai de Olivo (que por cierto está más majooo)! En Sant Jordi me regalaron un rosal de pitiminí con una flor y tres capullos. Leí sobre el tema y vi que se debían trasplantar separados, porque si no siempre hay uno que se “come” a los otros, lo que se le llamaría “el dominante”. Usé la tierra de Compos (comercial) y puse gravilla para drenaje en el fondo de la maceta. He comprado un abono de NPK 6-6-6, i tengo otro de distinta proporción.

    Igualmente se me estan secando… nosé qué hacer…

    Saludos!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Mireia.
      Me alegro que el bonsái vaya bien 🙂
      Trasplantar un rosal que está en flor es un poquillo delicado. Las flores suelen abortar enseguida, y la planta se pone tristona. ¿Qué hacer? En estos caso recomiendo regar con hormonas de enraizamiento caseras (lentejas) para que emita nuevas raíces.
      Una vez lo haga, tendrá fuerzas para sacar nuevas hojas.
      De momento, no abones, pues las raíces no pueden absorber tanta cantidad de ”comida” al estar enfermas.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *