¿Cómo sembrar el fruto del avellano?

Los frutos del avellano se siembran en otoño

El avellano es un árbol frutal que produce unos frutos deliciosos: las avellanas. Son muy nutritivas, ya que además son ricas en vitaminas y minerales. Pero, por si fuera poco, germinan muy fácilmente, tanto es así que solo vas a necesitar una maceta, sustrato y agua.

Así que si quieres tener un ejemplar, a continuación te explicamos cuándo y cómo sembrar el fruto del avellano.

¿Cómo es el avellano?

El avellano produce frutos comestibles

Imagen – Wikimedia/H. Zell

Las avellanas son producidas por el árbol del avellano, cuyo nombre científico es Corylus avellana. Crece en las regiones templadas de Europa y Asia, con temperaturas frescas en invierno y suaves en verano. Con una altura de entre los 3 y los 8 metros, podría parecer una planta demasiado grande para tener en según qué jardín, pero lo cierto es que se puede controlar fácilmente su crecimiento mediante podas, las cuales se han de realizar a finales de invierno.

Su copa es muy amplia e irregular, compuesta por ramas de las cuales brotan hojas redondeadas de entre 6 y 12 centímetros de largo y ancho, y con los márgenes aserrados. Las flores brotan antes que las hojas, y son monoicas: las masculinas son de color amarillo pálido, y las femeninas rosadas. Los frutos son las avellanas, que maduran a los 7-8 meses desde la polinización.

¿Cómo sembrar el fruto del avellano?

Como termina de fructificar en otoño, es en esa estación cuando tenemos que sembrar sus semillas, a ser posibles recién cogidas de la planta. Si esto no es posible, no hay problema: podremos comprar algunas en un supermercado.

Una vez las tengamos en casa, es muy recomendable introducirlas en un vaso con agua durante 24 horas. Así sabremos cuáles germinarán (las que se hundan) y cuáles son las que probablemente no lo hagan. Al día siguiente, preparamos macetas de unos 8’5cm de diámetro como mínimo y de 13cm como máximo, rellenándolas con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.

Ahora, regamos y colocamos una semilla por recipiente, justo en el centro. La cubrimos con más sustrato, y espolvoreamos con azufre o cobre para prevenir la aparición de hongos. Luego, volvemos a regar.

Manteniendo las macetas en semisombra y bien regadas, las primeras plantitas de avellano germinarán sin dificultad durante la primavera. Pero no tengamos prisa por pasarlas al jardín o un tiesto mayor: antes del trasplante, deben de salirse las raíces por los agujeros de drenaje.

¿Cuándo plantar avellano a una maceta o al jardín?

El avellano es un árbol que crece de manera más bien lenta. Si las condiciones son las adecuadas para él, crece a un ritmo de unos 20, quizás 30 centímetros por año. Es por eso por lo que con él hay que tener paciencia. El trasplante se ha de hacer solo cuando se le salgan las raíces por los agujeros de drenaje de la maceta.

¿Cómo se hace? De la siguiente manera:

Plantar el avellano en maceta

Si quieres cambiar tu avellano de maceta, debes seguir este paso a paso:

  1. Primero has de elegir una maceta que tenga agujeros en la base y que mida unos 3-5 centímetros de diámetro y de altura más que la anterior.
  2. Luego, mezcla sustrato para huerto (en venta aquí) o mantillo con un 30% de perlita, arlita o similares.
  3. Después, rellena la maceta hasta más o menos la mitad con esa mezcla.
  4. A continuación, extrae el avellano de su antigua maceta, e introdúcelo en la nueva, poniéndolo en el centro. Si queda muy alto o muy bajo, quita o echa más sustrato.
  5. Por último, termina de rellenar y riega.

Plantar el avellano en el jardín o huerto

Si quieres tener un avellano en tu terreno, has de plantarlo del siguiente modo:

  1. El primer paso es buscar el sitio ideal para él. Con el fin de que pueda crecer bien, es importante que la tierra sea fértil y ligeramente ácida; además, hay que plantarlo a una distancia mínima de 5 metros de muros, tuberías, etcétera.
  2. Una vez elegida la ubicación, se hará un agujero de plantación de unos 50 x 50 centímetros.
  3. Luego, se rellenará con mantillo.
  4. Después, se extraerá el avellano de la maceta y se introducirá en el agujero, procurando que la superficie del cepellón quede un poco por debajo del nivel del suelo.
  5. Por último, se termina de rellenar y se riega. Se le puede también colocar un tutor para que crezca recto.

¿Dónde comprar semillas de avellano?

Avellanas, frutos del avellano

Consigue tus semillas aquí.

Esperamos que ahora consigas tener un avellano sano 🙂 .


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.