Consejos para hacer humus casero

humus casero

Si queremos plantar en nuestro jardín tenemos que tener en cuenta que la tierra en la que cultivamos sea de la mayor calidad posible para el correcto crecimiento de las plantas. Para ello, el suelo tiene que ser rico en nutrientes, tener un buen drenaje, gran cantidad de materia orgánica y estar bien oxigenado y húmedo.

Aquí os vamos a enseñar a cómo preparar un humus de buena calidad para vuestras plantas. De esa forma podrán crecer saludables y en perfecto estado. ¿Quieres saber cómo preparar humus?

Antes de comenzar con la explicación de cómo preparar el humus, debemos mencionar que para que una planta crezca bien, no sólo es importante el humus. Se tienen que tener en cuenta otros factores básicos como lo son el riego, los fertilizantes, las horas de sol, etc. Como hemos mencionado antes, la tierra donde vamos a cultivar tiene que ser fértil, con gran cantidad de nutrientes y con un buen drenaje. Cultivar en macetas o mesas de cultivo provoca un mayor agotamiento de la tierra, es por ello que se recomienda utilizar abono orgánico vegetal (compost, humus de gusanos) o abono de estiércol de ganado (evitar fertilizantes químicos).

La tierra perfecta para una planta no existe. Sin embargo, podemos decir que la más adecuada es aquella que no es demasiado arcillosa pero sí lo suficiente para retener agua y aportar los nutrientes necesarios para el desarrollo de cualquier cultivo. Para comenzar a fabricar nuestro humus debemos de colocar nuestros residuos orgánicos (restos de fruta, verdura, etc.) en una compostera. De esta forma los microorganismos como hongos y bacterias lo degradarán en materia lista para fertilizar las plantas. Se pueden emplear lombrices para acelerar el proceso de compostaje, pero requiere otros preparados

Una cosa que debes de tener en cuenta es que nunca debes usar restos de animales para el compostaje, puesto que es la principal causa de putrefacción en un huerto. Además, genera malos olores y sirve de foco a otros animales que son dañinos para el ser humano.

Hay que tener en cuenta que el sitio que escojas para colocar el compost debe de ser un sitio que no acumule mucha agua y tenga buen drenaje. El material vegetal se debe de colocar así: una capa verde, encima una capa con residuos secos y encima una capa de tierra que selle las otras dos capas de residuos, solo debes asegurarte de agregar la capa de tierra hasta que todos los residuos estén completamente cubiertos. Esta capa provee al compost de los microorganismos necesarios para la descomposición.

las capas más bajas de la compostera tienen un humus de gran calidad

Una vez hemos colocado los restos orgánicos en la compostera (aportar cáscaras de huevo al compost es bueno para el calcio, aunque su descomposición sea más lenta), debemos de esperar una semana para removerlo. De esta forma lo aireamos y agregamos un poco de agua para que haya humedad y baje la temperatura. También evitamos malos olores.

Tras un par de semanas más tendrás tu humus listo para poder cultivar plantas. Será un humus rico en nutrientes y totalmente natural.

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *