¿Cuál es el tallo de la hoja?

El tallo de la hoja puede ser muy largo

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Cuando quieres saber más de las plantas, es interesante aprenderse los nombres de todas sus partes. Esto te puede ser útil, por ejemplo, en caso de que sospeches que tiene alguna enfermedad y quieras hacer lo mejor para que se recupere, ya que hay que tener en cuenta que dependiendo del tipo de producto que utilices y de cuál sea la parte afectada, tendrás que aplicarlo de un modo u otro. Sabiendo esto, es importante que sepas que el tallo de la hoja suele ser una de las más vulnerables.

Pero, ¿cuál es el tallo de la hoja? Hay muchas plantas que no tienen, otras en cambio desarrollan uno muy largo y robusto. En algunos casos, si disponen de él, no será de color verde como cabría esperar, sino que es de otro color, como el de muchos cultivares de Colocasia por ejemplo.

¿Qué nombre técnico tiene el tallo de la hoja?

Partes de una hoja descritas en una imagen

Su nombre es pecíolo. Esta es la parte que une la hoja con el tallo de la planta. Es herbáceo, por lo que es muy frágil. Esto tiene su razón de ser, y es bastante simple. Para que sea más fácil de entender, te voy a poner el ejemplo de un árbol de hoja caduca.

Cuando las temperaturas empiezan a descender, deja de suministrarles alimentos, por lo que podremos ver que el color de sus hojas cambia: en muchos casos, como les ocurre a los arces o a los fresnos, el verde deja paso a distintas tonalidades rojos, amarillos y/o naranjas; después se vuelven marrones (en este momento ya están secas del todo, sin vida) y… ¿qué ocurre? Pues que la más pequeña brisa las deja caer con facilidad, pues el pecíolo es tierno y además lleva tiempo sin recibir alimento.

Y no solo eso, sino que cuando las hojas caen al suelo, lo hacen muy cerca del tronco. Esto es muy interesante, pues al descomponerse el árbol va a poder recuperar parte de los nutrientes que utilizó para producirlas. Es por este motivo por el que, pienso, retirar esas hojas muertas no es lo más adecuado, porque a fin de cuentas hablamos de algo que terminará siendo abono para la planta. Pero no nos desviemos.

Hay cierto tipo de seres vegetales que no tienen tallos leñosos ni, en muchos casos, semi-leñosos: las hierbas (incluyendo las megaforbias, como palmeras y plataneras) y las matas (o subarbustos) como la lavanda entran en este grupo. ¿Estas tienen pecíolo? Depende de la especie. La lavanda por ejemplo no tiene, sino que las hojas brotan directamente desde el tallo principal. Pero muchas otras sí: las palmeras, las plataneras, los ensetes, las alocasias y colocasias, y un gran número de plantas sí tienen.

Cuando una hoja tiene un tallo que la une a otro tallo, ya sea la rama o el tronco por ejemplo, se dice que es una hoja peciolada; cuando no, se dice que tiene hojas sentadas, pues podría dar la impresión de que se »asienta» sobre el tallo.

¿Qué tipos de tallos de hojas existen?

Realmente más que distintos tipos de tallos, tenemos que fijarnos en cómo es la hoja que brota de él. Por ejemplo, se distinguen cuatro tipos:

Hay varios tipos de pecíolos

Captura de pantalla.

Pero, como se puede ver, el pecíolo cumple la función de mantener la hoja unida al resto de la planta, al menos hasta que dicha hoja llegue al final de su vida.

¿Cuáles son sus funciones?

Hay plantas que tienen hojas grandes

Imagen – Flickr/Jungel Rebel

He comentado uno, que es el más básico, pero realmente sin peciolo muchas plantas no podrían »sostener» sus hojas. Así que voy a profundizar más en este tema, ya que las funciones de este tallo pueden sorprendernos:

Une la hoja al tallo

Aquí empieza todo. El pecíolo mantiene unida la hoja al resto de la planta, y con ello, la permite vivir y realizar sus funciones normales. Pero ojo, que para que eso realmente sea posible necesitará el apoyo de un sistema radicular sano, ya que a fin de cuentas son ellas las que se encargar de buscar agua y nutrientes y de impulsarlos al resto de la planta una vez los encuentran.

Mantiene la hoja viva

Aunque sea de forma temporal, pero mientras estén vivos, la planta les suministrará agua y comida (nutrientes). Estas llegarán a las hojas a través de los vasos conductores (serían algo así como las venas de nuestro cuerpo) en forma de savia bruta. Una vez alcanzan su destino, serán transformados en alimento y volverán a las raíces en forma de savia elaborada. Y todo gracias, insisto, al pecíolo.

Artículo relacionado:
Qué es la savia bruta y la savia elaborada

Permite a las plantas tener hojas de gran tamaño

Este punto está muy relacionado con lo primero que hemos hablado. Pero, aunque puede parecer lógico, no siempre pensamos en ello. Muchas plantas que tenemos en nuestras casas o en los jardines, son tropicales o subtropicales. Estas viven en regiones cálidas, donde las temperaturas se mantienen altas y donde, además, llueve con frecuencia, por eso se pueden permitir tener hojas enormes. Y es que, cuanto más grandes sean, más luz podrán captar, y más alimento podrán fabricar. Pero eso solo podrían hacerlo si tienen tallos que además de ser herbáceos, son robustos.

Nuestra querida oreja de elefante (Alocasia macrorrhizos), es un claro ejemplo de ello. Pero hay muchos, muchos más: entre otros, las Colocasia, la Monstera deliciosa, o las palmeras, plantas que desarrollan hojas cuya longitud supera a menudo los tres metros.

Por eso, aunque a menudo lo podemos pasar por alto, debemos de procurar que el tallo de la hoja se mantenga bien, sano, pues sin él las plantas podrían quedarse sin follaje.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.