¿Cómo y cuándo plantar rosales?

Rosales en flor

¿Sueñas con tener un rincón exclusivamente de rosas? Descubre cuándo plantar rosales en tu jardín o en macetas, y cómo has de hacerlo para que puedan enraizar lo antes posible. No es nada complicado; de hecho, sólo necesitas unos guantes, y una regadera con agua. ¿Lo tienes?

Pues vamos allá. Póngamos manos a la obra o, mejor dicho, a la tierra.

¿Cuándo plantar rosales?

El rosal es un arbusto que florece casi todo el año

Los rosales son plantas maravillosas: florecen desde comienzos de primavera hasta finales del verano, y pueden continuar haciéndolo hasta mediados de otoño si el clima es suave. Tenerlos en el jardín es una gozada. Un auténtico placer para la vista y, a menudo también para el olfato. Además, son muy fáciles de cuidar ya que se conforman con riegos frecuentes y pequeñas podas para crecer sanos y vigorosos.

Pero, si bien son muy resistentes, es necesario tener en cuenta que su periodo de crecimiento comienza a finales de invierno/comienzos de primavera. Para que puedan enraizar sin problemas, se han de plantar cuando la temperatura comienza a subir de los 15ºC.

¿Cómo se plantan?

A la hora de plantarlos en el jardín, lo primero y más importante que hay que hacer es elegir la ubicación y asegurarnos de que las condiciones son las adecuadas para ellos. Pero, ¿cuáles son esas condiciones?

Condiciones ideales para los rosales

Los rosales amarillos se plantan en primavera

Ubicación

Los rosales son plantas arbustivas que necesitan luz para crecer. Esta lo ideal es que sea directa, es decir, que estén expuestos directamente a los rayos del astro rey, pero también pueden hacerlo en semisombra. Eso sí, en ningún caso se deben de tener en sombra, ya que o no florecerían, o lo harían muy poco.

Si te preocupan sus raíces, debes de saber que no van a causar ningún problema. No son invasivas, de modo que puedes plantar cerca de ellos otras plantas si lo deseas, aunque te aconsejamos que estén un poco separadas para que ambas tengan un crecimiento óptimo. Quizás, lo único que debes de saber al respecto es que no es recomendable que siembres césped junto a los rosales, puesto que estas hierbas quieren mucha más agua que nuestros protagonistas, los cuales podrían morir si se riegan en exceso.

Tierra

Pasamos a la tierra. La tierra ha de tener un pH neutro o ligeramente alcalino. Pero además debe de ser fértil; es decir, NO se puede plantar un rosal si el suelo está erosionado, y/o si en él no crece nada. Además, tiene que ser capaz de absorber el agua con cierta rapidez, y de filtrarla hacia abajo, hacia el interior del suelo, evitando así el encharcamiento.

Ojo: los suelos arenosos que hay en las costas, cerca del mar, por sus características, no son adecuados para los rosales, ya que aunque tienen un drenaje excelente, son muy pobres en nutrientes ya que estos son arrastrados por el agua. Y eso por no hablar de su alto contenido en sales, algo que tampoco gusta a los rosales.

Entonces, ¿cuál es el mejor suelo para estas plantas? Bueno, puede ser arcilloso, pero sí es importante que no tenga tendencia a compactarse mucho. Es decir, no puede convertirse en algo parecido a »bloques» pesados de tierra cuando estos pierden toda su humedad.

Para asegurarte de que es un buen suelo, haz un agujero de 1 metro x 1 metro, y llénalo de agua hasta arriba. La tierra debe de absorber el agua desde el primer momento, pero de forma lenta y constante. Eso sí, si tarda más de medio día, entonces tendrás que tomar medidas, como mezclarla con perlita a partes iguales, o incluso llenar el agujero con sustrato universal mezclado con perlita al 50%.

Sustrato (maceta)

En el caso de que vayas a plantar rosales en maceta, puedes llenarla con sustrato universal (en venta aquí) o mantillo. No hace falta complicarse mucho con esto. Pero sí es muy importante que el recipiente tenga agujeros en la base, ya que de lo contrario el agua que sobre se quedará estancada en las raíces, las cuales se pudrirán.

Dicho recipiente puede ser de plástico o de barro. Los primeros son mucho más económicos, ligeros, e ‘indestructibles’ en el sentido que al caerse no se rompen; los de barro en cambio, al ser de un material rugoso, permiten que las raíces se sujeten bien. Eso sí, aunque resisten mejor el impacto de los rayos solares, si se caen al suelo… las macetas quedarán inservibles, por lo que hay que tener cuidado.

¿Cómo plantar rosales en el jardín?

Los rosales son plantas arbustivas

Si queremos tener rosales en el jardín, solo tenemos que seguir este paso a paso:

  1. Lo primero que debemos de hacer es buscar un sitio donde plantarlos. Lo ideal es que les dé la luz del sol durante todo el día, pero si les da sólo medio día también irán bien.
  2. Después, hacemos un agujero de plantación de unos 40cm x 40cm, uno para cada rosal, y mezclamos la tierra con dos o tres puñados de abono orgánico (humus de lombriz, estiércol, guano,… el que prefiramos). Las plantas tienen que estar separadas por una distancia de 40-50cm, excepto si son de la variedad mini, que pueden estar a unos 30cm.
  3. Luego, se rellena un poco el agujero con la tierra mezclada, para que el rosal no quede muy por debajo del nivel de suelo (es recomendable que quede unos 0’5-1cm por debajo, para que el agua de riego no se salga).
  4. A continuación, se extrae el rosal de la maceta, se coloca en el centro del agujero, y se rellena este con más tierra mezclada con abono.
  5. Por último, se riega.

Ahora queda una cosa: disfrutar de los rosales. Si tuviera rosas marchitas, puedes aprovechar para cortárselas, ya que así conseguirás dos cosas: una, estimular la producción de nuevas flores; y dos, evitar que la planta gaste energía en seguir alimentando el tallo del cual brotan.

¿Cómo plantar rosales en maceta?

Los rosales se pueden plantar en macetas en primavera

Imagen – Flickr/Inga Munsinger Cotton

Si lo que quieres es plantar tus rosales en maceta, tienes que seguir estos pasos:

  1. El primero es elegir una maceta que sea unos 5 centímetros más ancha y alta que la que tiene ahora.
  2. Después, llénala con el sustrato escogido hasta un poco menos de la mitad. Ten en cuenta que el rosal no ha de quedar alto, pero tampoco bajo.
  3. A continuación, extrae el rosal de su ‘vieja’ maceta, con cuidado. En el caso de que tuviera raíces entrelazadas, es mejor romper la maceta con un cuttex (si es de plástico) que intentar sacar la planta ‘a la fuerza’. Cuanto menos daño se le haga a las raíces, más rápido se recuperará la planta.
  4. Luego, introdúcelo en su nueva maceta. Asegúrate de que quede a la altura correcta.
  5. Por último, termina de rellenar, y riega.

Córtale las flores que estén marchitas, y ponlo en una zona con luz para que pueda sacar más.

Si necesitas más información sobre el cuidado y mantenimiento de estas plantas, pincha aquí:

Artículo relacionado:
¿Cómo tener rosales sanos?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.