¿Cuándo regar las plantas de interior?

Las plantas de interior se han de regar de vez en cuando

Las plantas son tan bonitas, que a todos los que nos gustan seguro que se nos ha pasado por la cabeza decorar nuestra casa con alguna de ellas, o incluso crear, ¿por qué no?, un pequeño jardín de macetas. Pueden llegar a ser un vicio, uno bonito y gratificante, hasta el punto de que un día te compras una… y al terminar el año te das cuenta de que has acabado con más de las que en un principio pensabas que tendrías. Y claro, haces lo que sea para que estén preciosas, siendo el riego una de las tareas más importantes.

Sin agua no podrían estar vivas, pero tampoco sería bueno rehidratarlas demasiado. Tenemos que encontrar el punto medio, aquel en el que la tierra se mantiene húmeda para que no se sequen, pero no encharcada. Así que vamos a ver cuándo regar las plantas de interior.

Conoce el clima de tu casa

La luz artificial puede ser buena para las plantas

Esto es lo más importante que tienes que hacer. Puede parecer complicado, pero en realidad no lo es tanto, créeme. Y es que has de pensar que dentro de tu casa las condiciones climáticas son diferentes a las que hay fuera, ya que no sopla el viento, y los cristales de las ventanas dejan pasar la luz pero también el calor.

Además, si estás en una isla o cerca del mar, seguramente haya mucha humedad. De todas formas, para asegurarte, te recomiendo conseguir una estación meteorológica doméstica, como esta. Se venden por 15-30 euros, y son tremendamente útiles, ya que te sirven para saber qué temperaturas y qué grado de humedad hay en tu casa, algo que te sera de gran utilidad para cuidar de tus plantas.

¿Cómo influyen las condiciones climáticas de casa en las plantas?

Dentro de casa, las condiciones climáticas pueden favorecer el crecimiento y el desarrollo de muchas plantas. Por ejemplo, los anturios, las calatheas, u otras originarias de las selvas tropicales, estarán muy bonitas en una habitación en la que haya mucha luz (pero no directa) y una humedad relativa alta, ¿por qué? Porque es lo que hay en su hábitat natural.

Pero si queremos decorar la vivienda con, por ejemplo, un cactus, el cual es una planta que necesita muchísima luz, y lo ponemos en una habitación en la que hay poca claridad, no va a estar bien. Su cuerpo se etiolará, es decir, crecerá hacia la fuente de luz más potente y al hacerlo se volverá cada vez más delgado, y más débil.

Y si nos centramos en el riego, siempre hay que tener en cuenta que dentro de casa la tierra va a tardar más en secarse, puesto que no corre el aire y tampoco está expuesta al sol. Si además la humedad relativa es alta, va a estar húmeda aún más tiempo. Por ello, conocer tanto el clima de casa como las necesidades básicas de las plantas que queremos tener es muy, muy importante.

Artículo relacionado:
Cómo afecta la falta de humedad a las plantas

Es la única manera de evitar que enfermen, ya que si se conocen, se ponen en el sitio adecuado y se les proporcionan los cuidados que necesitan.

¿Cuándo se han de regar las plantas de interior?

Las plantas en interior necesitan cuidados especiales

Ahora que sabemos que el clima de casa influye en las plantas, es momento de preguntarnos cuándo se han de regar. Y esto va a depender mucho de la estación del año en la que nos encontremos, puesto que durante el verano la tierra se seca más rápido que en invierno. Asimismo, hay que tener presente que el problema número 1 que pueden tener las plantas cultivadas en interior es el exceso de riego, y también es el más grave, puesto que las raíces sufren daños irreversibles.

Entonces, es nuestro deber saber cuándo regar las plantas de interior si nuestra intención es que nos duren mucho tiempo. Pero para que sea un poco más fácil averiguarlo, recomiendo hacer algo muy sencillo: pesar la maceta en cuanto termines de regar, y volver a hacerlo pasados unos días. La tierra seca es más ligera que cuando está húmeda, así que esta diferencia de peso te será de gran ayuda como guía.

Y si quieres más ayuda, te diré que yo riego mis plantas 1-2 veces por semana en primavera y otoño, 2-3 veces a la semana durante el verano, y cada 10 a 15 días en invierno. Pero es importante que sepas que las temperaturas se mantienen entre los 10 y los 30ºC (dependerá de la estación del año) y que la humedad relativa es elevada siempre ya que vivo en una isla (Mallorca) y además estoy cerca del mar.

¿Cómo evitar que tengan problemas con el riego?

Hay varias cosas que podemos hacer para que no tengan problemas. Algunas las hemos dicho ya, como pesar la maceta recién regada y volver a hacerlo más adelante, pero hay más:

  • Plantaremos la planta en una maceta con agujeros en su base. Si lo hiciéramos en una sin agujeros, o si la metemos en una que no tiene, el agua va a estar en contacto con las raíces siempre y morirán.
  • Le pondremos una tierra adecuada para ella. Si es por ejemplo una planta ácida, como la camelia o azalea, necesitarán una tierra ácida, como esta; pero si no, le irá bien una de cultivo universal. Más información.
  • Si le ponemos un plato debajo de la maceta, después de regar tenemos que escurrirlo; de lo contrario sería como si la tuviésemos en una maceta sin agujeros y la planta podría morir.
  • A la hora de regar, echaremos agua hasta que salga por los agujeros de drenaje para asegurarnos de que se queda bien húmeda.

¿Cuáles son los síntomas de falta o exceso de riego en las plantas de interior?

Hay que regar varias veces a las plantas de interior

Para terminar, vamos a decir los síntomas más comunes que tienen las plantas cuando no las estamos regando bien. Y empezaremos con los de la falta de riego. Estos son: aspecto de la planta triste, las hojas nuevas amarillean, y la tierra se ve muy seca. En cambio, si está recibiendo demasiada agua, las hojas más viejas se volverán amarillas, y la tierra al estar tan húmeda pesará bastante; además, podrían aparecer hongos.

Artículo relacionado:
Síntomas de falta o exceso de riego

¿Qué hacer? Bueno, si está pasando sed, lo que haremos será regar, pero si se está ahogando, procederemos a sacarla de la maceta y envolverle las raíces con papel absorbente. La dejaremos en un lugar seco esa noche, y a la mañana siguiente la plantaremos en una maceta con tierra nuevas. Asimismo, deberemos de tratarla con fungicida para combatir a los hongos, y a partir de aquí regarla menos.

Espero que te haya servido.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.