Cuidados de la calathea

Cuidados de la calathea

La calathea es una de las plantas de interior más habituales en muchos hogares. Caracterizada por unas hojas curiosas, de llamativos colores, y formas originales, se ha convertido en una de las más apreciadas. Por eso, hay que conocer cuáles son los cuidados de la calathea para que esta te dure mucho tiempo.

Si quieres tener una planta de estas pero no sabes exactamente qué cuidados debes proporcionarle, a continuación te damos las claves para que sepas lo fácil que es cuidarla y dónde tienes que hacer hincapié para que esté bien nutrida.

Características de la calathea

Características de la calathea

La calathea es una planta originaria de Sudamérica, concretamente de Brasil. Se estima que hay unas 25 especies diferentes y llama la atención sobre todo por los colores que adquieren sus hojas así como por el diseño de estas. Puede alcanzar fácilmente los 80 centímetros de altura y es más una planta de interior que de exterior, al menos si no está en su hábitat natural, porque no tolera bien el estar expuesta al sol directamente.

En cuanto a esa características única, es que puedes encontrarte con especies que tengan las hojas lanceladas, otras redondeadas, otras que se le noten mucho los nervios, otras nada… E igual ocurre con el color, con especies tipo «cebra» o «plegaria». Eso sí, es muy habitual que desarrolle varios tallos, todos ellos culminando en una hoja grande.

Cuando se aplican todos los cuidados de la calathea, es normal que florezca, sin embargo las flores no son excepcionales y suelen pasar desapercibidas, salvo en casos específicos, como es la Calathea Crocata, que llaman la atención por tener varas alargadas que terminan en una flor naranja.

De la ubicación al trasplante: los cuidados de la calathea

De la ubicación al trasplante: los cuidados de la calathea

Si bien la calathea es una planta de interior y no requiere cuidados excesivos, sí debemos decirte que no es fácil de mantener, y que requerirá algo más de tiempo que con otras especies. En general, los cuidados básicos más importantes que debes proporcionarle son:

Ubicación

Debes tener en cuenta que uno de los cuidados de la calathea pasa por saber dónde vas a poner la planta. Como te hemos comentado antes, es una planta de interior y eso implica que ha de estar dentro de casa. Ahora bien, no le gustan las corrientes de frío, y tampoco es muy tolerable con las temperaturas, tanto las altas como las bajas.

En general, se mantiene bien en una temperatura entre los 16 y los 30 grados, siendo su ideal los 18 grados. Pero más allá de ello, por arriba o por abajo, la calathea sufre.

Iluminación

La calathea es una planta tropical, y lo más normal es que pienses que tolera bien el sol y la luz, pero lo cierto es que no es así. En su hábitat natural, los sotobosques de la selva de Brasil, vive en zonas que están muy húmedas pero que apenas si les alcanza la luz, porque están rodeadas de árboles gigantescos. De ahí que la luz le guste, pero muy poquita, de manera indirecta.

Puedes situarla en una zona de semisombra, donde le llegue la luz pero esta no sea intensa ni tampoco directa. Y no te preocupes por pensar que no tiene la luz suficiente, estarás dándole algo parecido a su lugar natural.

Riego, lo más importante de los cuidados de la calathea

Como ocurre con muchas plantas, la calathea es una de las que más problemas puede darte con el riego. A pesar de ser una planta tropical, no quiere decir que necesita mucha agua, algo erróneo. Lo que sí necesita es mucha humedad.

Y es que, para empezar, tienes que mantenerle el sustrato húmedo durante todo el año, pero no encharcado. A la hora de regarla, dependerá de la estación en que estemos. Por ejemplo, si es invierno (u otoño), el riego será de 1-2 veces a la semana, dependiendo de la zona en que vivas, si es más calurosa o menos; en el caso de la primavera y verano, los riegos deben ser más abundantes, al menos cada 2-3 días, de nuevo dependiendo de si vive en un lugar donde hace mucha calor y no hay humedad, o sí la hay.

Pero quizá lo más importante, y donde muchas calatheas suelen morir por ello, es en la humedad. Esta planta necesita muchísima humedad. Para ello, tendrás que pulverizarla muy a menudo para conseguir que se mantenga sana. Otros recurren a colocar la planta sobre una superficie de gravilla o de piedras, estas en agua, para que el agua se evapore y le dé la humedad que necesita.

En verano, sobre todo, agradece que pulverices con agua todo su ambiente, cayendo sobre las hojas para que estas se nutran del agua. Eso sí, tampoco puedes pasarte demasiado porque al final se pudrirán.

Un indicio de la planta que te puede indicar si vas bien con el riego son sus propias hojas. Si empiezas a ver que a estas se le ponen las puntas marrones, entonces es que te está indicando que le falta riego.

De la ubicación al trasplante: los cuidados de la calathea

Abono

Normalmente, el abonado de las plantas se produce en primavera, que es cuando esta está en pleno crecimiento y desarrollo. Sin embargo, ¿sabes que la calathea precisa un abonado constante?

Pues sí, entre los cuidados de la calathea tienes que pautar un abonado mensual para los meses de otoño e invierno; mientras que, para la primavera y verano, este debe ser de dos al mes (cada 15 días). Es bastante exigente, así que apuesta por abonos de plantas verdes para proporcionarle los nutrientes que necesita.

Trasplante

La calathea es una de las plantas que más sufre a la hora de hacer un trasplante, incluso uno muy poco invasivo como es el colocarla en otra maceta más grande sin tocar la planta. Es por eso que los expertos recomiendan no trasplantarlas hasta que no se vea que las raíces sobresalen de la maceta.

Después, solo tienes que esperar a la primavera para realizarlo, usando para ello un sustrato de plantas verdes e intentando no «molestarla» demasiado, porque durante unos días puedes notar que se marchita.

Ahora que conoces cuáles son los cuidados de la calathea, es más seguro que puedas tenerla por mucho tiempo en tu hogar con un aspecto saludable. ¿Te animas a tener una?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.