Cuidados del bonsái de naranjo

Cuidados del bonsái de naranjo

Fuente foto Cuidados del bonsái de naranjo: Foroplantas

No hay duda de que los bonsáis son plantas que nos llaman la atención. Pero cuando estos son frutales, tienes un pequeño árbol en miniatura que puede florecer e incluso echar frutos. Pero, también son más complicados de cuidar. En este caso, queremos hablarte de los cuidados del bonsái de naranjo.

Se trata de uno de los más apreciados por su colorido, con hojas verdes oscuras y unas preciosas flores blancas que después se tornan en unas pequeñas naranjas muy curiosas. ¿Quieres saber cómo cuidarlo?

Los cuidados del bonsái de naranjo

Los cuidados del bonsái de naranjo

Un bonsái de naranjo no es difícil de conseguir hoy día, si bien dependiendo de la estación en que lo compres podrás observar más o menos su evolución. Por ejemplo, si lo compras en invierno, verás que mantiene las hojas, pero no tendrá flores, que llegarán para la primavera (dependiendo de la especie puede echarlas para mayo-junio o bien esperar un poco más y tenerlas en verano).

Después, y si se cuida bien, podrás disfrutar de unas naranjas que cuelguen de sus ramas. Eso sí, ya te avisamos que suelen estar bastante ácidas. Son comestibles, pero debido a ese sabor pueden no ser muy agradables al paladar.

Pero, para conseguirlo, es necesario proporcionarle unos buenos cuidados. ¿Y cuáles son estos? Te los comentamos a continuación.

Temperatura y ubicación

Un naranjo es un árbol al que le gusta el sol y el calor, y en el caso de un bonsái, ocurre lo mismo. Le encanta estar en el exterior, a pleno sol, porque es así como se desarrolla mucho mejor. Ahora bien, cuando llega el frío es mejor meterlo en un invernadero o dentro de casa ya que las bajas temperaturas pueden afectarle mucho.

En general, se dice que desde mayo a septiembre conviene ponerlo al sol y en el exterior, pero cuando llegan los fríos, a final del otoño y principio del invierno, es mejor protegerlo.

Está claro que, cuanta más luz le des, más te va a crecer, además de que estará más fuerte y eso se notará en su floración y en los frutos que de después.

Tierra

Como buen frutal que es, y además hablamos de un cítrico, la tierra ideal para el bonsái naranjo sería una que tuviera un pH ligeramente ácido. Esto puedes lograrlo añadiendo más turba. Además, conviene que también tenga un drenaje ya que no le gusta demasiado el encharcamiento.

Es importante trasplantar el bonsái cada 2-3 años

Fuente: Catawiki

Trasplante

Uno de los grandes errores que comenten los aficionados a los bonsáis es pensar que estos no necesitan un trasplante. Sí que lo necesitan, sobre todo para cambiar la tierra, que ya no le aporta nutrientes, por otra nueva.

En el caso del bonsái de naranjo, el trasplante debe hacerse siempre en primavera, cada dos o tres años. En ese momento en que se dejan al descubierto las raíces conviene cortarlas un poco. Un poco. Y es que el naranjo es una planta que sufre cuando se le cortan las raíces y puede paralizar su crecimiento un tiempo hasta que se adapta.

Riego

El riego de un naranjo en bonsái es prácticamente igual que el de un árbol frutal grande. Es decir, requiere de un riego moderado en verano, pero en el caso de invierno, no es tan necesario, pudiendo aguantar incluso una etapa de sequía.

A modo práctico, puedes seguir lo siguiente:

  • En primavera y verano: regar con agua sin cal al menos 2-3 veces a la semana. Si está a pleno sol y en un clima cálido, es posible que tengas que regarlo 4-5 veces a la semana.
  • En otoño e invierno: se puede regar 1-2 veces a la semana aunque si en invierno se mantiene húmeda la tierra más tiempo puede ser necesario solo una vez a la semana.

Lo que sí es muy importante es utilizar un agua de riego adecuada, que no tenga nada de cal (esto puedes lograrlo dejando que repose el agua del grifo 24-48 horas mínimo), o bien usando agua de lluvia.

Abonado

En época de floración, conviene abonar al bonsái para ayudarle a sacar adelante los frutos. Te recomendamos que uses uno que sea líquido y siempre especializado en cítricos.

Eso sí, procura echar un poco menos de la cantidad que te recomienda el fabricante para evitar excederte (ya que puede frenar de lleno la floración y los frutos).

Riego del bonsai de naranjo

Fuente: Paramijardin

Poda

La poda del bonsái de naranjo se lleva siempre en primavera, pero a lo largo del resto de estaciones se puede cortar levemente para mantener la forma que se le quiere dar.

En cuanto a qué cortar, además de aquellas ramas que se vean secas y/o enfermas, has de recortar los brotes nuevos, siempre dejándole dos hojas y, aquellos que ya están desarrollados, se le dejarán solo cuatro hojas.

Plagas y enfermedades

Lamentablemente, como muchos otros bonsáis frutales, y como frutales en general, el naranjo no está exento de problemas relacionados con plagas y enfermedades. De hecho, es habitual que, a lo largo de su vida, te enfrentes a ácaros, cochinillas, moscas minadoras de hojas, gorgojo de la vid e insectos de escamas.

Todos tienen solución, no debes preocuparte, ya que con pesticidas puedes mantenerlos a raya. Pero lo más importante es intentar prevenir el problema antes de que vaya a más, y para eso se necesita una buena observación para detectar los primeros síntomas.

Multiplicación

Por último, entre los cuidados del bonsái naranjo tendríamos la reproducción, es decir, saber cómo sacar una nueva planta (en este caso árbol) a través de otra planta.

Y en este aspecto, tienes dos formas de hacerlo:

  • A través de semillas, pero teniendo en cuenta que tardará varios años en hacerse un «árbol» y también en poder dar fruto.
  • A través de esquejes, cortando brotes saludables de otro árbol y plantándolos. Esto acorta el tiempo, pero hay que tener cuidado para que agarre el brote y pasará un tiempo antes de que se asiente como un árbol que te dé frutos.

A pesar de que los bonsáis frutales suelen ser más caros que otros (y estos no suelen llegar a los supermercados o tener ofertas para adquirir uno), se pueden comprar fácilmente en las tiendas especializadas en bonsáis por módicos precios. Si además le proporcionas los cuidados del bonsái de naranjo adecuados, no tendrás ningún problema en que se mantenga sano por mucho tiempo.

¿Te animas con un bonsái de naranjo?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.