Cuidados del brezo arbóreo

cuidados del brezo arboreo

El brezo arbóreo, también conocido como brezo blanco, Erica arborea, Calluna Vulgaris, etc. es uno de los arbustos de hoja perenne que más apreciamos en los jardines debido a que su floración no se produce exactamente en verano, sino que lo hace en otoño. Sin embargo, ¿conoces los cuidados del brezo arbóreo?

Si quieres tener este arbusto en tu hogar y cuidarlo de la mejor forma posible, entonces a continuación te damos todas las claves que debes conocer para cubrir todas sus necesidades y que, a cambio, te ofrezca una visión increíble en tu jardín.

Características del brezo

Características del brezo

Antes de nada debes saber que el brezo arbóreo proviene de Europa, del norte de África y de América. Es un arbusto que no crece mucho, normalmente hasta los 50cm, aunque si se le deja puede alcanzar los 5 metros de altura. Sus hojas son perennes, es decir, que duran todo el año. Además, su floración se produce en los meses de octubre.

Debido a que tiene muchísimas ramas, todas ellas hacia arriba y de un color marrón rojizo, las flores van a ser abundantes. Estas serán en rosa púrpura y se distribuyen en forma de racimo.

Cuidados del brezo arbóreo

Cuidados del brezo arbóreo

Ahora que sabes un poquito más sobre el brezo arbóreo, es hora de darte las claves para que puedas tenerlo en casa y no se marchite en cuestión de días o semanas. Es un arbusto muy resistente, así que no te dé miedo tenerlo en tu jardín, o pensar que vas a olvidarte de sus cuidados. ¿Y cuáles son estos? Te los detallamos.

Ubicación

Empecemos por la mejor zona donde debe estar el brezo arbóreo. Debes saber que el brezo blanco es una planta a la que le gusta mucho el sol, pero si este es demasiado intenso o muy caluroso, no lo aprecia. Así que dependiendo de en qué zona vivas, podrás ponerlo a pleno sol.

Si el clima que tienes no es el adecuado, puedes considerar ponerlo en semisombra o directamente en sombra.

A pesar de que la planta es de exterior, puedes tenerla dentro de casa, pero es importante su ubicación. Te recomendamos que la coloques bien lejos de la calefacción. Notarás si está muy cerca porque las hojas se le empezarán a caer. Además, ponla en un sitio donde le dé muchísimo sol.

Temperatura

Por lo que hemos dicho anteriormente, sabrás que no tolera bien las altas temperaturas, y en esos casos hay que protegerlo de ello para evitar que se le quemen las hojas o que sufra. Sin embargo, no pasa lo mismo con las heladas.

Estas sí puede tolerarlas mucho mejor, siempre que no sean muy prolongadas, ya que, como sabes, pueden dañar a la planta.

Maceta, ¿sí o no?

El brezo arbóreo es un arbusto que tolera bien el estar en el suelo o en una maceta. Es decir, que lo puedes tener como tú quieras. Ahora bien, para hacerlo, es importante cubrir las necesidades de tierra que van a nutrirlo.

Otro aspecto importante, y en este caso relacionado con la maceta es que las mejores son las de plástico. Sí, como lees. El motivo es sencillo, y es que estas suelen retener mucho mejor la humedad que si le pones una de barro, cerámica o arcilla.

Suelo

Una de las principales características del suelo para la Erica blanca es que debe ser muy drenante. No le gustan los suelos carcáreos. Lo mejor es una tierra que tenga un pH ácido como por ejemplo una mezcla de turba rubia y arena.

Riego

El brezo arbóreo no necesita un riego abundante, con uno moderado es más que suficiente. Ten en cuenta que tolera mucho mejor la sequía que si lo encharcas, ya que pudrirás sus raíces.

Los expertos aconsejan que se riegue solo cuando notes que el sustrato está seco. Se recomienda que uses agua blanda, sin cal. Y un truquito para que la planta florezca más es que, en la época de crecimiento, sí le mantengas el suelo húmedo (que no mojado).

Cuidados del brezo blanco

Abono

El abonado del brezo arbóreo se realiza en dos etapas. La primera tiene lugar al empezar la época de crecimiento, que coincide con principios de primavera). La segunda vez que se abona es a finales del verano.

Te recomendamos que abones siempre con mantillo o compost natural. También te sirve el abono orgánico.

Trasplante

Si tu planta ha crecido mucho y tienes que pasarla a una maceta más grande, o directamente al suelo, considera hacerlo siempre en primavera u otoño. Guíate por la lluvia. Es decir, cuando veas que hay más abundancia de lluvias y que la temperatura sigue siendo alta (pero agradable) será el momento perfecto para hacerlo.

Eso sí, cuidado con la tierra que utilices (sigue lo que te hemos comentado antes).

Poda

Si quieres que el brezo blanco esté siempre en perfecto estado, y que además se vea bien, la poda tiene que ser uno de los cuidados que no debes olvidar. Lo ideal es que podes después de la floración. No podemos decirte exactamente en qué mes, porque dependerá de cada planta, pero sí que su floración se produce desde finales del verano / primeros del otoño, hasta casi todo el invierno. Lo que quiere decir que sería para final del invierno y primeros de primavera que deberías hacerla.

Si la tienes en maceta, el tiempo de poda es el mismo, pero se recomienda que, entre los meses de mayo a septiembre la saques al exterior ya que en ese momento es cuanto más va a necesitar el sol para que después la floración se lleve a cabo de la forma más fructífera.

Plagas y enfermedades

Del brezo arbóreo debes saber que tiene una alta resistencia y un fácil cultivo. ¿Por qué te decimos esto? Pues porque apenas si tiene problemas con las enfermedades y las plagas. De hecho, no hay una reseña en la que nos digan cuáles son las más habituales, por lo que si el arbusto empieza a decaer lo más seguro es porque haya algún cuidado que no lo estás haciendo bien.

Multiplicación

Por último, si quieres multiplicar la Erica arborea entonces debes saber que esta se hace de dos formas diferentes:

  • Por semillas, sembrándolas en primavera. Estas las puedes obtener de las propias plantas cuando florecen.
  • Por esquejes, escogiendo los brotes tiernos que haya a final del verano y plantándolos. En este caso, tienes que protegerlos del frío ya que al estar aún muy pequeños y débiles, pueden no pasar bien el invierno.

Ahora ya sabes qué cuidados has de darle al brezo arbóreo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.