¿Cómo se cuida el cactus rojo?

Desde hace un tiempo en los viveros y tiendas de jardinería encontramos una serie de cactus de diferentes colores que parecen sacados de un cuento: el portainjertos es verde y no tiene mucho valor ornamental, pero el Gymnocalycium que tiene arriba es precioso. Cuando se injerta, se puede volver lila, naranja, rosa o rojo, haciendo que todo el conjunto se vea espectacular. Así que, si acabas de adquirir un cactus rojo y no sabes cómo cuidarlo, a continuación te damos las claves para que puedas aprender los cuidados del cactus rojo.

Si quieres conocer más sobre los cuidados del cactus rojo tras su injerto, éste es tu post.

Características principales

El cactus rojo es un Gymnocalycium mihanovichii

Imagen – Flickr/Joel Abroad

El cactus rojo se ha vuelto como una de las plantas más populares para la decoración de jardines interiores por diversas razones. Tienen gran facilidad de cultivo, bajo mantenimiento y el gran número de variedades y tipos que hay disponibles. Podemos encontrar cactus rojo con diferentes morfologías e incluso de otros colores. Se ha convertido en una de las plantas suculentas que ha creado fenómenos de masas en todas aquellas personas que quieren mejorar la decoración de sus jardines e interiores.

Los cactus forman parte de la familia de suculentas que se denomina Cactaceae. Todas estas especies tiene una característica principal que es la de acumular agua y nutrientes en el interior de sus tejidos. Son capaces de adaptarse fácilmente a diferentes hábitats donde se encuentre. Gracias a estas características es por lo que pueden sobrevivir en terrenos áridos y secos.

El cactus rojo, como la mayoría de los cactus, es capaz de defender bien las reservas de agua ante las épocas de sequía. Para ello, desarrollan las espinas y, aunque parezca muy parecida otras plantas de esta misma familia, tan sólo se puede tener mediante injerto.

Requerimientos básicos

Tener un cactus rojo en casa es algo que suele apetecer mucho, por eso, es importante que le proporcionemos los mejores cuidados con el fin de que se mantenga tan bonito y sano como el primer día. Así, lo primero que tenemos que hacer es colocarlo en una zona donde reciba mucha luz pero no directamente. En el caso de que optemos por tenerlo en el interior del hogar, debemos de ponerlo en una habitación en la que entre mucha luz, ya que de lo contrario la planta perdería color.

Una vez que lo tenemos en su sitio, lo regaremos cada vez que el sustrato esté completamente seco. Para no manchar el suelo le podemos poner un plato debajo, pero nos tenemos que acordar siempre de quitarle el agua que sobre a los 10 minutos de haber regado. Así evitaremos que las raíces se pudran.

Desde primavera hasta finales del verano debemos de abonarlo con un abono especial para cactus siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Si preferimos darle algo más natural, es muy recomendable echarle una cucharada pequeña (de las de café) de Nitrofoska Azul o de otro abono mineral cuyo porcentaje de nitrógeno sea de 12% o inferior.

Por último tenemos que trasplantarlo en primavera, pasándolo a una maceta unos tres o cuatro centímetros más amplia. Usaremos para ello sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales, o sustrato para cactus que encontraremos en los viveros.

Cuidados del cactus rojo

El cactus rojo requiere pocos riegos

Imagen – Flickr/Stefano

Iluminación y ubicación

Hay que tener en cuenta que el cactus rojo al ser un cactus injertado suele tener cuidados más específicos que el de los cactus tradicionales. Como hemos mencionado antes, una de las diferencias principales que debemos tener en cuenta con respecto a un cactus normal es que no se puede poner al exposición directa del sol. Al ser un injerto suelen ser más débiles en cuanto tejidos y capacidad para soportar el calor del sol. Si los rayos de sol le dan directamente se convierte en algo muy agresivo para ellos. Sin embargo, no quita que lo necesite de un lugar muy iluminado para poder vivir bien.

Si lo colocamos en el jardín, debemos garantizarle semi sombra o sombra completa pero una gran cantidad de iluminación. No olvidemos que las plantas son capaces de realizar la fotosíntesis aunque el sol no les dé directamente. Si vamos a colocar el cactus rojo en interiores, es interesante ponerlo cercano a una ventana donde tenga bastante luminosidad. Puede darle el sol directamente si está filtrado aunque sea por una delgada cortina. Si conseguimos una cortina que disminuya la radiación solar que incide sobre sus tejidos, podemos tener una buena salud del cactus rojo. También podemos dejar que lee dé el sol de la tarde, pero no mucho más de varias horas seguidas.

Riego y abonado

Hay que tener en cuenta que uno de los factores de más riesgo a la hora de equivocarse y cuidar el cactus rojo es el riego. Debemos mantener una cierta humedad en el sustrato, pero sin llegar a ahogar las raíces. Para ello, debemos distanciar lo máximo el tiempo entre riegos. De esta forma, evitaremos colocar un plato en su base para que no se acumule el agua del riego. También podemos hacer lo mismo que hemos mencionado antes, y es colocar el plato durante muy poco tiempo para evitar que las raíces se pudran.

Por otro lado, el abonado debe hacerse con un fertilizante especial para este tipo de cactus injertado. Se pueden encontrar en tiendas especializadas y la dosis es la recomendada por el fabricante. Se puede utilizar las dosis más altas en los periodos más fríos del año y las más bajas en los cálidos. Esto es debido a que durante las épocas de invierno sufren más ya que está acostumbrado a altas temperaturas. Podemos aportar algunas dosis pero al menos ocasiones. Otro de los motivos por lo que se hace esto es porque en invierno la distancia entre riego y riego debe ser mayor. Por ello, la dosis debe ser mayor pero con menor frecuencia.

Cuidados del cactus rojo y mantenimiento

Si queremos trasplantar el cactus injertado a una maceta mayor debemos utilizar un sustrato que tenga un buen drenaje. No debemos olvidar que el cactus rojo no puede estar en un sustrato que almacene agua. Si nos vamos a los mercados podemos encontrar la referencia del sustrato especial que existen para el cactus rojo y el resto de cactus injertados. Podemos incorporar tierra de jardín con arena de sílice o grava volcánica para mejorar la aireación del suelo.

También debemos conocer las plagas y enfermedades que pueden atacar a esta clase de cactus. En cuanto a las plagas, la cochinilla es la que se puede presentar con mayor facilidad. Es fácil de tratar ya quedan solamente debemos evitar que se endurezca su caparazón para que sea más complicado su control. El tratamiento debe comenzarse antes de este endurecimiento.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los cuidados del cactus rojo.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   carmen alonso dijo

    Mi cactus ha cogido un hongo y la parte inferior se ha secado. Puedo hacer algo para trasplantar la superior, es decir la bola o el hijo que tiene o es inutil?? Un millon de gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.