Cómo tener una dipladenia colgante

dipladenia colgante

Cada vez es más habitual decorar tanto las casas como los exteriores (terrazas, balcones…) con plantas colgantes. Una de las más utilizadas es la dipladenia colgante pero a veces estas no vienen así. ¿Se puede tener una o hacerla colgante? Por supuesto que sí.

A continuación te vamos a hablar un poco de la dipladenia y te contaremos lo que puedes hacer para que esta sea colgante. ¿Vamos a ello?

Cómo es la dipladenia

Cómo es la dipladenia o mandevilla

La dipladenia es en realidad una planta trepadora, es decir, que se va enredando por las paredes, celosías o por donde le dejes para desarrollarse y crecer fácilmente. Pero es curioso porque si te fijas en la planta, esta no tiene zarcillos (que son como ganchitos que se desarrollan para que las plantas trepadoras se adhieran a partes para fijarse) sino que son los propios troncos los que se agarran de múltiples formas para conseguir este objetivo.

Lo más característico de esta son sus flores, a las que se les denomina «flor trompeta» por la forma que tienen. Florece durante la primavera y el verano, para en otoño empezar a morirse salvo que la cuides (metas dentro de casa o en un invernadero). De hecho, aunque la planta es perenne, cuando la ubicamos en un clima frío entonces se convierte en una anual, perdiéndola en invierno y recuperándola, si todo va bien, en primavera.

Como planta no superará los 6 metros de altura aunque lo normal es que, si se tiene en una maceta, no llegue tampoco al metro. Al ser trepadora, puede ser muy tapizante, sobre todo porque es de rápido crecimiento. Pero además de tenerla así, también puedes considerar tener una dipladenia colgante.

Cómo tener una dipladenia colgante

Cómo tener una dipladenia colgante

La gran mayoría de dipladenias que se venden en las tiendas vienen con una pequeña celosía en la que ya se han enredado, o están en ello, así como unas rejas para evitar que las ramas se caigan y se dañen en el transporte o manipulación de la planta.

Habitualmente, estas se colocan en zonas donde queremos que cubra una pared o superficie, o bien se les coloca un tutor para que se enrede a su alrededor y vaya creciendo a lo largo de él.

Pero eso no quiere decir que no se pueda tener una dipladenia colgante. De hecho, se puede, y la técnica es igual que con un poto: dejarlo sin apoyo.

Para tener una planta colgante, lo primero que necesitas es hacerte con una maceta que se pueda colgar (sería ideal si tuvieras la maceta y la percha). Una vez te hagas con ella, debes cambiar la maceta en donde vienen estas plantas por una de estas. Te será más fácil si no le pones la percha hasta el final, para que puedas moverte con libertad.

Una vez la hayas trasplantado, corta la celosía o la rejilla de plástico que tiene a la planta «prisionera» y con eso las ramas empezarán a caer. Aquí tienes dos opciones:

  • Dejar que la planta caiga totalmente al suelo, de tal forma que cuando cuelgues la maceta vas a conseguir que las ramas se deslicen hacia abajo como si formaran una cortina.
  • Dejarle un pequeño tutor en el centro y hacer que otras ramas caigan. Esta opción te ayudará a darle más grosor a la planta porque estarás colocando una parte de esta planta para crear un efecto de volumen. Por su parte, las ramas caídas le darán otra imagen. Al principio puede que no se vea, pero conforme crezca verás que se queda como si fuera más grande de lo que es.

Ambas opciones están bien, y todo va a depender de la planta que tengas. Si esta es muy frondosa, podrías optar por la primera, pero si aún necesita desarrollarse, para que no se vea tan “calva” puedes hacer lo de la segunda idea, que te ayudará a darle una forma más voluminosa.

Qué cuidados necesita una dipladenia colgante

Qué cuidados necesita una mandevilla colgante

Ahora que la tienes colgante, debes saber que sus necesidades cambian un poco. En concreto, te recomendamos lo siguiente:

Ubicación

Ponla siempre en una zona que esté bien iluminada, pero que el sol directo no le de. Ten en cuenta que tenemos una planta donde posiblemente la base se vea y si el sol incide sobre ella podría quemarla.

Así que opta por lugares con luz natural abundante.

Lo normal es tenerla fuera, en una terraza o en el balcón colgada, pero también, si cumples con sus necesidades de luz, puede estar dentro de casa.

Temperatura

La dipladenia no es un planta que tolere mucho el frío, más bien todo lo contrario. Por eso, si vives en una zona donde se baja de los 10 grados, es mejor tenerla dentro de casa.

Tierra

Como vas a tener una dipladenia colgante vas a necesitar una maceta con una tierra que sea nutritiva y buena para esta planta. Y esta es la de suelos arenosos.

Prueba a hacer una mezcla entre fibra de coco y turba negra para conseguir la más adecuada para la planta. Y no te olvides de reponer conforme avancen los meses y años.

Riego

Ojo con el riego, ya que este puede ser la clave para que tu planta sobreviva. Tienes que regarla de manera abundante en verano y de moderada a escasa en invierno.

Hay una pauta que dice que en verano se debe regar 3 veces en semana y en invierno cada 10 días, pero lo cierto es que esto va a depender en gran medida de lo que la planta te solicite.

Y es que dependiendo del clima, ubicación, y la planta te puede pedir más o menos cantidad.

Así que lo que te recomendamos es que antes de nada dejes que la tierra se seque para regar (mete el dedo y comprueba si está húmeda, o bien un palillo para ver si sale limpio y seco).

Abonado

¿Quieres que la dipladenia colgante sobreviva y sea perenne? Pues además de protegerla de las bajas temperaturas, tienes que abonarla una vez al mes. Esto es muy importante porque la planta necesita esos nutrientes extras.

Ahora bien, en lugar de usar siempre abono líquido, es mejor usar abonos orgánicos como estiércol, cuerno molino o guano.

Poda

La poda es algo habitual en una dipladenia para evitar que crezca demasiado o que se «desmadre».

Lo bueno es que puedes podarla de primavera a verano y también el resto del año si ves que la planta crece de manera inadecuada.

Como ves, una dipladenia colgante no es difícil de conseguir ni de mantener. ¿Cómo te gusta a ti más?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)