Ficus ‘Alii’ (Ficus maclellandii cv ‘Alii’)

El Ficus Alii es un árbol de hoja estrecha

Imagen – Wikimedia/Nadiatalent

El Ficus ‘Alii’ es el típico árbol que, en apariencia, no parece pertenecer al género al que pertenece (en este caso Ficus) al compararlo con otros de su especie. Pero es esa diferencia la que hace que sea tan bonito y especial. ¿De qué diferencia estamos hablando? De sus hojas, por supuesto.

Y es que la gran mayoría de sus primos, como el Ficus carica o el Ficus elastica, tienen un follaje redondeado, más o menos ancho; en cambio nuestro protagonista lo tiene largo y delgado.

Origen y características del Ficus ‘Alii’

Vista del Ficus maclellandii en hábitat

Imagen – Wikimedia/Vinayaraj

Se trata de un árbol perennifolio nativo de China, India, Malasia, Tailandia y Vietnam, cuyo nombre científico es Ficus maclellandii cv ‘Alii’. Alcanza una altura de 5 a 8 metros, aunque puede llegar a los 20 metros en sus lugares de origen. El tronco no es muy grueso, midiendo unos 40-50cm de diámetro, y su corteza es lisa y grisácea en su juventud, y más oscura a medida que va envejeciendo.

La copa es redondeada, muy densa, formada por hojas alternas y dispuestas en espiral, linear-lanceoladas y con un tamaño de 10-25 de largo x 2-7cm de ancho, con la textura coriácea y el margen entero, de color verde brillante por el haz y más pálidas por el envés. Los frutos son los llamados siconos, que son frutos compuestos que se desarrollan a partir de una inflorescencia comprimida, la cual surge dentro de un receptáculo carnoso, como el higo en este caso.

¿Cómo diferenciar el Ficus ‘Alii’ del Ficus binnendijkii?

Hay una especie que se suele comercializar mucho con el nombre de Ficus ‘Alii’, o por el nombre científico de la especie a la que pertenece (Ficus maclellandii), pero que si bien se asemejan bastante, hasta el punto de que se confunden con facilidad y se venden a menudo como si fuesen el mismo, son dos tipos de Ficus distintos.

La susodicha es la llamada Ficus binnendijkii. Esta higuera es nativa de Sumatra, Java, Borneo y de la Península Malaya. La diferencia radica en sus hojas, y para ser más exactos, en sus nervios. Los nervios foliares del F. binnendijkii tienen dos nervios laterales basales que destacan sobre los demás, y que pueden recorrer casi la totalidad de la lámina foliar; por el contrario, el Ficus maclellandii no suele tener este par de nervios diferenciales, y en caso de tenerlos, apenas se distinguen de los demás y su recorrido es mucho más corto.

¿Cuáles son los cuidados del Ficus ‘Alii’?

Si te animas a tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

  • Exterior: debe de estar en semisombra o a pleno sol, a una distancia mínima de 10 metros de tuberías y demás.
  • Interior: colocar en una habitación muy luminosa y lejos de las corrientes de aire.

Riego

Las hojas del Ficus Alii son lineares

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El riego ha de ser frecuente, especialmente en verano. Durante esa estación puede ser necesario regar unas 3-4 veces por semana; en cambio el resto del año se regará una o máximo dos veces a la semana dependiendo de las condiciones climatológicas y de su ubicación.

Si tienes dudas, comprueba la humedad de la tierra antes de volver a regar, por ejemplo introduciendo un palo delgado de madera o escarbando unos 5-6cm con los dedos.

Abonado

Se debe abonar en primavera y verano, con abonos orgánicos como el guano, el humus de lombriz, o el extracto de algas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.

Época de plantación o trasplante

Tanto si quieres plantarlo en el jardín como cambiarlo de maceta, has de hacerlo en primavera, cuando la temperatura mínima sea de al menos 15 grados centígrados.

Multiplicación

El Ficus ‘Alii’ se multiplica por esquejes en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Primero, escoge una rama sana, leñosa, y que mida unos 40 centímetros de largo por unos 2-3 centímetros de grosor.
  2. Después, con un serrucho previamente desinfectado con agua y jabón, córtala haciendo un corte oblicuo (es decir, no recto, sino algo torcido).
  3. Luego, impregna la base con enraizantes caseros o con hormonas de enraizamiento.
  4. A continuación, plántalo en una maceta con vermiculita que habrás humedecido antes con agua.
  5. Por último, colócalo en el exterior, en semisombra.

Para evitar que se seque, puedes envolverlo con plástico transparente, pero no te olvides de hacerle algunos agujeritos con la punta de un cuchillo de unas tijeras para que el aire se renueve, evitando así que los hongos aparezcan.

Si todo va bien, en alrededor de un mes tendrás un ejemplar nuevo.

Rusticidad

El Ficus ‘Alii’ puede vivir en climas tropicales y en los templados-cálidos. Aguanta bien el frío y las heladas débiles de hasta los -2ºC, siempre que sean puntuales y de corta duración. De todos modos, es importante saber que es mejor que no baje de los 0 grados, ya que especialmente durante su juventud, de ocurrir esto necesitará algo de protección.

Por este motivo, en Europa se suele tener más como planta de interior que de exterior.

¿Dónde comprar?

El Ficus Alii es un árbol perennifolio

Imagen – Wikimedia/Luca Bove

Consigue tu Ficus ‘Alii’ aquí.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.