Alerce patagónico (Fitzroya cupressoides)

El alerce de Patagonia es una conífera

Imagen – Wikimedia/Gagea

Por lo general, los árboles alcanzan alturas impresionantes. Si partimos de que un ser humano promedio mide entre 1,60 y 1,85 metros, es inevitable que nos sintamos pequeños ante la grandeza de estas plantas. Pero hay uno en particular que crece en América que puede llegar a medir hasta 57 metros, es decir, más del triple de lo que suelen crecer las especies que estamos acostumbrados a cultivar en los jardines y huertos. Su nombre es Fitzroya cupressoides.

Uno de sus nombres comunes es alerce patagónico, aunque hay que tener presente que no está emparentado con los alerces; de hecho, por este motivo también recibe el nombre de falso ciprés de Patagonia. Sepamos más sobre él.

Origen del alerce patagónico

El falso alerce es un árbol enorme

Imagen – Flickr/Jardín Botánico Nacional, Viña del Mar, Chile

Es un árbol que crece únicamente en la cordillera de los Andes, al suroeste de América del Sur. Es una especie forestal que vive entre los 700 y los 1500 metros de altitud, en zonas donde llueve con frecuencia. De hecho, los mejores ejemplares son los que se encuentran en áreas donde se registran un mínimo de 2000mm de precipitación al año, en suelos muy húmedos.

Su ritmo de crecimiento es muy lento, pero como ocurre con este tipo de plantas, también es muy longevo. Es más, un árbol que se encuentra en el Parque Nacional Alerce Costero, en Chile, en el 1993 tenía ya más de 3620 años.

¿Cómo es la Fitzroya cupressoides?

Es un árbol perennifolio que puede superar los 50 metros, pero lo normal es que crezca »solo» 40-45 metros. Desarrolla un tronco recto y robusto, el cual con el paso de los años llega a medir unos 2 metros de diámetro. La copa es estrecha, poco ramificada, y compuesta por hojas escamosas de color verde.

Si tenemos en cuenta estas características, no es una planta que se cultive con frecuencia en los jardines. Necesita mucho espacio pero también tiempo; de manera que si queremos tenerlo y conseguir que lo disfruten las generaciones futuras, es muy importante que intentemos que no le falte de nada.

¿Qué necesita para estar bien?

La Fitzroya cupressoides es un árbol grande

El alerce patagónico es un árbol que puede quedar magnífico en un parque o en un jardín grande. Aunque también hay que decir que, debido a su lento crecimiento, es posible tenerlo en una maceta durante años, y mientras tanto, decorar con él un patio o una terraza.

Así pues, vamos a ver cómo se ha de cuidar:

Clima

Es una planta que vive en un lugar donde las temperaturas son templadas durante buena parte del año, pero muy frías en invierno. Recordemos que vive en los Andes, en zona montañosa, por lo que está más que preparado para soportar las heladas intensas, pero no tanto el calor extremo. De hecho, no se recomienda cultivar en aquellos lugares donde el clima es cálido o suave, puesto que no sobreviviría.

Ubicación

En el exterior siempre, no solo por lo que acabamos de comentar, sino también porque es un árbol que necesita sentir el viento, el agua de lluvia en sus hojas, la nieve… Y, además, es grande: aun y en el hipotético caso de que sobreviviera en interior (cosa imposible teniendo en cuenta las condiciones climáticas que hay en su lugar de origen), más tarde o más acabaría tocando el techo.

Tierra

El alerce patagónico es una planta que vive en suelos ricos, fértiles y con buen drenaje, incluso puede vivir en aquellos que permanecen húmedos durante mucho tiempo. Pero si lo vas a tener en una maceta es muy importante que le pongas un sustrato, o una mezcla de sustratos, que sea ligero como este de aquí, ya que de lo contrario las raíces se podrían ahogar si recibiesen más agua de la que necesitan.

Riego

Hay que regar al árbol con frecuencia, procurando que la tierra no permanezca seca mucho tiempo. En verano se regará 3 o 4 veces a la semana, dependiendo de las condiciones climáticas, y es que si llueve poco o nada va a necesitar más agua que si por el contrario llueve con frecuencia.

Durante el otoño y el invierno se regará menos, pero todo dependerá también del clima que haya en nuestra zona. Eso sí, es muy importante que cada vez que haya que regar, se eche el agua que sea necesaria para que la tierra quede bien húmeda.

Abonado

Se ha de abonar con regularidad, durante la primavera y el verano. Hay que empezar cuando las heladas terminen, y continuar hasta que las temperaturas empiecen a bajar de los 15ºC. Y, ¿qué usar? Pues lo mejor son los productos naturales, como el estiércol de vaca, el guano (en venta aquí), el compost, las cáscaras de huevo y de plátano,… Los abonos orgánicos son ideales para que nuestras plantas crezcan con salud.

Multiplicación

La Fitzroya cupressoides es un árbol perennifolio

Imagen – Wikimedia/Themodoccypress

La Fitzroya cupressoides se multiplica por semillas. Estas se siembran durante el invierno, en un semillero en el exterior, ya que necesitan pasar varios meses de frío antes de germinar.

Rusticidad

Es un árbol que soporta muy bien las heladas de hasta los -18ºC, pero no las temperaturas de más de 30ºC.

¿Qué usos tiene?

Es una planta a la que en sus lugares de origen se le da varios usos, los cuales son:

  • Para hacer tejuelas: la madera es resistente a la pudrición, así se parte en tablas largas y finas con las que se fabrican tejuelas.
  • Como dinero: la madera hasta la década de 1990 se usó en Chile como unidad de pago.
  • Sustituto del incienso: la resina se utiliza en ceremonias religiosas.

Pero en Occidente solo lo tenemos como planta decorativa. No es muy conocido aún, y como prefiere vivir en climas templados-fríos no es fácil encontrarlo.

¿Conocías a la Fitzroya cupressoides?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.