Cuidados de la Haworthia cymbiformis

Haworthia cymbiformis cuidados

Si eres un gran amante de las suculentas seguro que tienes en casa algunas. Es posible que una en particular te llame la atención. ¿Es quizá la Haworthia cymbiformis? Sus cuidados son muy fáciles y además, por su resistencia y belleza se suele regalar mucho.

Pero, ¿cómo es? ¿Qué cuidados necesita la Haworthia cymbiformis? A continuación te lo desvelamos todo para que no tengas problema con ella.

Cómo es la Haworthia cymbiformis

roseta de Haworthia cymbiformis

Antes de pasar a comentarte todos y cada uno de los cuidados que precisará esta suculenta, es bueno que sepas cómo es para que puedas reconocerla a la hora de comprarla o incluso si la tienes en tu jardín.

Para empezar, la Haworthia cymbiformis es originaria de Sudáfrica y su nombre Haworthia es debido a su descubridor. Por otro lado, cymbiformis significa «en forma de bote».

Esta suculenta no es demasiado grande. Forma rosetas compuestas por unas hojas muy carnosas y en un color entre verde y verde pálido, algunas incluso con las puntas transparentes. Pero lo característico de esta planta es que no tiene apenas raíces, de hecho, las desarrolla de forma superficial porque en su hábitat natural está casi desenterrada.

Puede alcanzar los 8-10 cm de diámetro, pero no mucho más.

En cuanto a sus flores, porque sí, florece, debes saber que estas van a ser de dos colores, o bien rosa o bien blanco. Tendrán unas pequeñas vetas verdes amarronadas y estas sí van a crecer bastante más que la propia planta (hablamos de unos 15-20cm de largo).

Cuidados de la Haworthia cymbiformis

planta Haworthia cymbiformis

Ahora sí, ¿quieres tener esta suculenta en casa y que te dure mucho? Entonces aquí tienes una guía con todos los cuidados de la Haworthia cymbiformis para que no se te resista.

Iluminación y ubicación

Lo primero que debes saber sobre la Haworthia cymbiformis es que necesita tener muchísimas horas de luz. Cuanto más le des mucho mejor. Ahora bien, también se adapta a sitios de semisombra.

Con esto queremos decirte que si puedes ponerla en el exterior mucho mejor que en el interior. En caso de que la quieras en casa, entonces busca la ventana donde más sol le dé al día y colócala ahí para que pueda beneficiarse de la mayor cantidad de luz.

Como suculenta que es, puede soportar el sol directo y, aunque puedes tener las hojas de esta algo quemadas en las puntas (por el sol) no afecta negativamente a su salud. En caso de que sea demasiado, si la tienes en maceta con cambiarla a un sitio más sombreado será suficiente.

Temperatura

Tal y como te hemos dicho antes, la Haworthia cymbiformis es originaria de Sudáfrica, y eso significa que tolera muy bien tanto el calor como el clima seco. En cuanto a temperaturas, con las extremas de calor no tendrás ningún problema. Pero con las más frías sí. No es que no puedas dejarlo fuera, en realidad hasta los 0 grados no tienes que preocuparte, pero si donde vives suele haber heladas entonces sí, porque no las toleran.

Sustrato

Como suculenta que es, necesita una tierra con un buen drenaje porque precisa que la tierra no esté encharcada o con mucha agua (es perjudicial para ella y puede acabar por pudrirla).

Puedes usar tierra para cactus y suculentas aunque te recomendamos echarle un poquito más de perlita para mejorar el drenaje de esta y así asegurarte de que esté bien.

Riego

Para con el riego de la Haworthia cymbiformis debes tener en cuenta que necesita mucha agua, pero en realidad debes regarla muy poco. ¿Qué significa esto? Verás, a la hora de regar, debes asegurarte que, cuando lo hagas, tenga agua más que suficiente (es decir, un riego abundante) pero no muy seguido.

El motivo de ello es que las hojas de la Haworthia cymbiformis almacenan el agua y son las que pueden darte la clave sobre si hay que regar o no. Para que estén bien, debes verlas carnosas y redondeadas. Si las ves delgadas y afiladas, entonces es que no tienen suficiente almacén de agua y hay que regarlas.

Para que te hagas una idea, hay algunos que las riegan cada 15-20 días. Pero no es algo que debas seguir siempre porque todo va a depender del clima que tengas en tu casa o en el jardín.

Entonces, ¿cómo hacerlo? Prueba a seguir lo siguiente al principio:

  • En invierno: regar solo si ves la tierra seca.
  • En primavera: riega cada 15 días.
  • En verano: una vez a la semana.

A partir de ahí, que sería lo básico, tendrás que adaptarlo a tu clima y a lo que te precise la planta (puede ser más o menos).

Ten en cuenta que la Haworthia cymbiformis prefiere pasar periodos de sequía antes que la riegues demasiado.

Abonado

Si bien las suculentas no necesitan abono, en el caso de la Haworthia cymbiformis sí que lo agradece mucho, sobre todo cuando está creciendo. Pero tampoco mucho; en realidad si la abonas un poco cada 3 meses será más que suficiente. Eso sí, usa solo la mitad de lo que te ponga el fabricante y siempre en los meses de crecimiento, en los demás déjalos descansar.

Haworthia cymbiformis con flor

Poda

Las suculentas no suelen podarse si bien, cuando echan flores y estas ya no existen sí convendría cortarles ese tallo floral para que no afee ni tampoco le robe energía a la planta.

Plagas y enfermedades

A pesar de que todas las suculentas son muy resistentes, lo cierto es que hay plagas que sí pueden afectarle. En el caso de la Haworthia cymbiformis, estas serían las cochinillas, pulgones y ácaros. También hay que tener cuidado con babosas y caracoles.

Todo ello se puede tratar si lo coges a tiempo con algún producto específico.

También, en cuanto a enfermedades, la más problemática será el exceso de agua que puede provocar la aparición de hongos.

Reproducción

Finalmente, si tu planta está bien cuidada, es posible que quieras reproducirla. De hecho, la propia Haworthia cymbiformis desarrolla hijuelos cuando se encuentra sana. Estos estarán en la base de la planta y solo tendrías que cortarlos y plantarlos en otra maceta. Eso sí, antes de ponerlos, déjalos que se sequen unos 3 días para que sellen esa herida. En cuestión de 15 días ya los tendrás activos.

Otra opción es por semilla, aunque no es lo más habitual.

Lo que sí debes tener en cuenta es que se dice que la Haworthia cymbiformis no dura mucho porque en cada temporada pierde una parte de sus raíces y llega un punto en que se pudre totalmente. De ahí que sea importante el sacar hijuelos o brotes de ella.

¿Te queda alguna duda sobre los cuidados de la Haworthia cymbiformis?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.