Leucophyllum langmaniae: características y cuidados del cenizo

Leucophyllum langmaniae

Quizá por el nombre de Leucophyllum langmaniae no lo reconozcas, pero si te decimos cenizo, cenizo de Langman, o cenizo Río Bravo, te suene un poco más. Esta arbusto es uno de los más apreciados por el color púrpura de sus flores.

De hecho, visualmente, tiene una apariencia parecida al brezo, pero no tienen nada que ver entre las especies. A continuación te hablamos de todo lo que hemos encontrado sobre el Leucophyllum langmaniae.

Características del Leucophyllum langmaniae

arbusto de Leucophyllum langmaniae El nou garden

Fuente: El nou garden

Es muy probable que sea la primera vez que escuchas el nombre científico de este arbusto. El Leucophyllum langmaniae, o cenizo, que es el nombre por el que se le conoce más habitualmente, es en realidad un arbusto de hoja perenne. Es originario de México, sobre todo del Desierto de Chihuahua y se caracteriza por tener una forma compacta pero ramificada, dándole una silueta redondeada que puede ser de un metro tanto de alto como de ancho.

Algunos lo identifican como salvia, pero en realidad no tiene nada que ver (aunque en algunos países, en lugar de reconocerlo como cenizo lo hacen como salvia de Río Bravo.

Se sabe que la especie fue descubierta hace relativamente poco, en 1985, pero más allá de eso no hemos encontrado mucha información al respecto. Lo que sí se sabe es que este tipo de arbusto atrae mucho a los colibríes (aunque esto dependerá de dónde lo pongas y si en tu país es habitual que haya ese tipo de pájaros).

Cómo son las hojas del Leucophyllum langmaniae

Empecemos por las hojas. De ellas debes saber que las venas son casi invisibles y que se mantienen verdes prácticamente todo el año (es perenne, sí, pero si hay un cambio brusco de temperatura o similar puede perderlas para brotar cuando la temperatura sea más cálida). En algunas ocasiones, por la temporada de crecimiento, o cuando hay cambios de temperaturas, se pueden tornar un poco plateadas (o azul verdoso).

Las hojas tienen forma de espátula mientras que los bordes son ondulados. Además, son peluditas, lo que le da una textura muy suave y agradable.

A esto debes sumarle que tienen un olor a hoja muy agradable.

¿Florece?

Sí, vas a encontrar que este arbusto florece en verano y se le mantienen las flores hasta el otoño. El color habitual de esta planta es el púrpura suave. Eso sí, hay que tener en cuenta que solo da una flor por varia, no un grupo de ellas.

Una característica especial que tienen las flores del Leucophyllum langmaniae es que los pétalos están cubiertos de una fina pelusa. Eso mismo es lo que la diferencia de otro cenizo parecido, el Leucophyllum laevigatum. De hecho, la flor de ambos difiere en apariencia, lo que te permite distinguirlas fácilmente.

Eso sí, debes tener en cuenta que las flores no tienen ninguna fragancia, por lo que son solo bonitas, pero no van a desprender aroma.

¿Y tiene frutos?

En este caso debemos decirte que no, el Leucophyllum langmaniae no tiene frutos.

Qué cuidados precisa el Leucophyllum langmaniae

ramas y flores del Leucophyllum langmaniae Pacific Green Landscape

Fuente: Pacific Green Landscape

Ahora que ya te hemos presentado mejor este arbusto, has de saber que es muy utilizado para cubrir, o para las vallas, ya que es bastante denso y no deja pasar miradas indiscretas. Quizá sea por eso que te pueda llamar más la atención para tenerlo en tu jardín. Pero claro, una de las cosas más importantes a tener en cuenta son los cuidados de esta planta.

¿Quieres saber qué necesita para mantenerse sano y vivo todo el año?

Iluminación

Empezamos por la ubicación, y por ende la iluminación. Es una planta que necesita muchísima luz, por eso no te la recomendamos tener dentro de casa. Es mejor colocarla en el jardín ya que así estará mucho mejor.

Ubícala en una zona a pleno sol. ¡Le encanta el sol!

Además, no vas a tener ningún problema con él porque tolera bien el calor fuerte.

Temperatura

Siguiendo por la tolerancia de la Leucophyllum langmaniae, debes saber que es una todoterreno. Tolera tanto el frío como el calor. De hecho, también puede soportar las heladas (si son muy fuertes es posible que pierda las hojas (de congelación) pero pronto se repondrá).

arbusto florido de Leucophyllum UC ANR

Fuente: UC ANR

Sustrato

En cuanto a la tierra ideal que podrías darle a esta Leucophyllum langmaniae, si bien se adapta a prácticamente todo, lo cierto es que si le proporcionas un suelo arenoso estará más que agradecida. En cuanto al pH, soporta el ácido, neutro y alcalino, así que, como ves, no te va a dar problema en ese sentido.

En este caso, al plantarla en el jardín, sí que te recomendaríamos que mezclaras esa tierra con algún drenaje. Realmente en los cuidados de la planta no nos dicen nada, pero así evitas que, si la planta es pequeña, tenga dificultades para salir adelante si se le compacta demasiado la tierra. Una vez es adulta no pasará nada, pero de esta forma seguro que hará que crezca más rápido.

Riego

El riego tampoco es un gran problema para esta planta. Lo cierto es que su necesidad de agua es más bien baja (por no decir casi limitada). Por supuesto que necesita agua, pero si vives en una zona donde suele llover no tendrías que preocuparte por regarla porque con eso es suficiente para ella.

En otras zonas (donde sí haya falta de lluvias) podrías regarla una vez a la semana en verano (y en invierno con una vez al mes podría salir adelante). Todo dependerá del clima, ubicación y otros aspectos que influyen en el riego, tenlo en cuenta.

Abonado

Lo cierto es que, al ser más una planta «silvestre», no tiene necesidad de abonado. Solo lo tendría si en lugar de estar en el jardín la tuvieras en una maceta ya que ahí es incapaz de buscar por sí sola sus nutrientes.

Poda

Tampoco deberías preocuparte mucho por la poda puesto que, salvo la de mantenimiento para evitar que pierda la forma que quieres que tenga, no hay que hacerle mucho más a la planta.

Plagas y enfermedades

Hemos buscado con respecto a este tema pero, sobre esta planta en concreto, hemos sido incapaces de encontrar ninguna relación con plaga o enfermedad.

No quiere decir que sea inmune, pero sí que puede ser bastante resistente a estas.

Multiplicación

Finalmente llegamos a la reproducción de la Leucophyllum langmaniae. Y en este caso se podría hacer por semillas (que es el método que menos se utiliza porque es bastante lento), o bien con cortes (esquejes) de la planta.

Este último es el más habitual y el que se hace rápidamente ayudando así a que se expanda por el jardín.

Pero, tranquilo, no es una planta invasiva. Lo cierto es que cuando se planta no crece tanto que invade el espacio de otras plantas, aunque en este sentido también deberás dejar espacio entre ellas para que cada una pueda tener su «territorio».

¿Te ha quedado claro cómo es el Leucophyllum langmaniae?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.