¿Por qué mi áloe vera tiene cosas blancas?

El aloe vera se siembra en primavera

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El áloe vera o sábila es una de las crasas más cultivadas, ya no solo por sus propiedades medicinales, sino también porque es una de las que menos cuidados necesita. Sin embargo, a veces puede haber problemas, y uno de ellos es cuando vemos que en sus hojas tiene cosas blancas.

Lo primero es averiguar qué es lo que le ocurre, y después tratarlo si es necesario. Así que vamos a ello. Descubramos por qué el áloe vera tiene cosas blancas.

Son sus manchas naturales

El aloe vera no se multiplica por esquejes de hoja

Aunque el áloe vera suele tener manchas blancas, especialmente durante su juventud, esto es algo que mucha gente desconoce. Por eso, antes de preocuparte, has de averiguar primero si esas cosas blancas que tiene tu planta son de ella, es decir, son manchitas naturales.

Esto es fácil saberlo: simplemente has de tocar la hoja. Si la notas lisa, esto es, si no sientes un pequeño »bultito», es que es de ella. Puedes hacer otra prueba: rascar con la uña, suave (sin apretar), para ver si te resulta fácil quitarla o no.

Pero, ¿por qué hay ejemplares que tienen manchas blancas y hay otros que no? Bueno, pues esto depende de la genética de cada uno. Por lo general, durante el primer año las tienen, pero después las van perdiendo. Pero insisto: puede haber sábilas que no hayan tenido nunca.

Entonces, si pensabas que existían distintos tipos de áloe vera, déjame decirte que no. Solo hay uno. Sí que hay otras especies de áloe que se parecen al A. vera, pero nada más: no son genéticamente iguales por lo que son especies diferentes de Aloe.

Tiene cochinillas

Las plantas pueden tener cochinillas

Imagen – Flickr/Katja Schulz

¿Por qué mi áloe vera tiene cosas blancas? Bueno, puede ser que tenga cochinillas, probablemente la algodonosa o la acanalada, o más rara vez una que parece una lapa: el piojo de San José. Esta es una plaga muy común tanto en cactus como en plantas crasas, que aparece sobretodo durante el verano, pero también puede hacerlo en cualquier otra estación del año si las temperaturas están siendo suaves.

Es sencillo identificarlas porque parecen algodón, y al cogerlas se rompen con mucha facilidad. El Piojo de San José pasa más desapercibido, ya que de lejos parece que es una manchita marrón normal, inofensiva, pero si te acercas y lo rascas con la uña, ves que se desprende rápido. Por este motivo, es recomendable el uso de guantes de jardinería, ya que así evitamos mancharnos las manos.

Verás que se ponen sobretodo en la base de las hojas, donde pueden esconderse y, así, alimentarse sin que nadie les moleste. Así, pueden absorber la savia de las mismas. Y después secretan una melaza que suele atraer a las hormigas. Ahora bien, si te soy sincera, yo creo que no he visto nunca hormigas merodeando cerca de mi sábila, pero como en otros cultivos esto es justamente lo que ocurre, no está de más decirlo.

Entonces, ¿cómo se trata esta plaga? Para esto, lo que se puede hacer es limpiar las hojas con agua y jabón lavavajillas. Echaremos 2ml de este producto en un litro de agua, y removeremos bien. Después, solo hay que aplicarlo a la planta, por ejemplo con un pincel de brocha pequeña o, mejor, un trapo por si tuviera el Piojo de San José pues es más fácil eliminarlo de ese modo.

Otra forma es tratándola con tierra de diatomeas. Este es un producto natural, ya que son restos de algas fosilizadas. Recuerda bastante a la harina, y como ella, no deja residuo. Pero también es muy ligera, así que para que pueda hacer efecto por un tiempo más largo, se debe de mojar primero la planta con agua, y luego echarle la tierra de diatomeas por encima.

Asimismo, también recomiendo aplicarla sobre el sustrato, ya que sirve como abono, el cual puede ayudar a que la planta se recupere antes del ataque de esta plaga.

Son restos de cal

El Aloe vera es una suculenta que puede regarse con un agua calcárea, con un pH de 7. El problema es cuando ese pH es superior: las hojas pueden acabar con restos de cal, así como el sustrato. Incluso en la maceta, por su parte interna, veremos que se van acumulando. Y claro, esto es un problema, ya que al final, al haber tantos, los poros de las hojas se taponan y, por consiguiente, dejan de respirar y se mueren.

Para evitarlo, hay que procurar regar con agua de lluvia, o con una que tenga un pH entre 6 y 7. Si es superior, se tendrá que reducir con unas gotas de limón o vinagre.

La cal del agua es perjudicial para muchas plantas
Artículo relacionado:
Cómo quitar la cal del agua para regar plantas

Como has podido ver, el áloe vera puede tener cosas blancas y no ser un problema, pero incluso cuando lo es, se soluciona tomando unas pocas medidas realmente sencillas. Esperamos que tu sábila se recupere.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.