¿Cómo recuperar una monstera con hojas amarillas?

La monstera puede tener las hojas amarillas a veces

La monstera es un tipo de planta que queda muy bien en interior, así como en los patios y jardines de aquellos lugares donde el clima es cálido durante todo el año. Además, se adapta perfectamente a vivir en una maceta, por lo que son muchas las personas que no dudan en adquirir algún ejemplar para decorar su hogar. El problema es cuando sus preciosas hojas verdes se vuelven amarillas. Ahí es cuando nos preocupamos.

»¿Por qué mi monstera tiene las hojas amarillas?», »¿qué le ocurre y cómo puedo salvarla?»… si te haces estas preguntas no te preocupes, porque a continuación vamos a resolvértelas.

Cuando una monstera tiene las hojas amarillas, lo primero que tenemos que hacer es pensar en si estamos cometiendo algún error en su cultivo. Y es que a veces simplemente haciendo pequeños cambios, podemos conseguir que se recupere rápidamente. Por eso, vamos a ver cuáles son las causas y qué debemos hacer para que nuestra planta vuelva a estar verde y sana:

Humedad relativa o ambiental baja

La monstera es una planta tropical que vive en selvas húmedas. Pero estos lugares no son húmedos solo porque llueve con frecuencia, si no también porque la humedad relativa o ambiental es alta, cosa que no siempre es así en nuestros hogares ni/o jardines. Esto hace que primero las puntas de las hojas se sequen y que al final terminen amarilleando.

Pero ojo: para saber con exactitud si nuestra planta tiene este problema, tenemos que consultar cuál es el grado de humedad relativa de nuestra zona. Para ello, lo más aconsejable es conseguir una estación meteorológica doméstica, ya que así tendríamos la información siempre a la vista. Hoy en día hacen de muy baratas, tanto es así que por 15-20 euros se puede adquirir una de gran calidad, como esta:

Pero si no, podremos buscar en Google »humedad relativa X», cambiando la X por el nombre de nuestra localidad. En el caso de que sea inferior al 50%, lo que haremos será rociar con agua de lluvia o apta para consumo humano las hojas a diario, o bien colocarle recipientes con agua alrededor.

Corrientes de aire o excesiva ventilación

La monstera deliciosa es fácil de cuidar

Imagen – Flickr/Maja Dumat

Todas las plantas necesitan estar en zonas ventiladas, pero no todas resisten las corrientes de aire fuertes, y la monstera es una de ellas. No le va a pasar nada si está en un patio protegida del viento o en una habitación lejos de la ventana, pero sus hojas sí se volverán amarillas si está cerca del ventilador, aire acondicionado o de cualquier otro aparato que genere corrientes de aire por ejemplo.

Por suerte, esto tiene fácil solución: si sospechamos que este es el problema de nuestra planta, solo tendremos que cambiarla de sitio. Las hojas que estén mal no se recuperarán, pero con suerte evitaremos que empeoren más, y las nuevas saldrán sanas.

Luz escasa

La monstera necesita luz para crecer, pero no tanta como otras plantas. El problema surge cuando se pone en un lugar oscuro, o en uno en el que apenas hay claridad. En esas condiciones, las hojas pierden color y pueden amarillear. Por eso, a mí siempre me gusta recomendar ponerla en un lugar en el que haya mucha claridad, tanto si va a estar dentro como fuera de casa.

Ahora bien, lo que también hay que evitar es exponerla a luz directa, ya que sus hojas no están preparadas para soportarla, tal y como explicaré ahora:

Sol o luz directos

Cuidados de la Monstera
Artículo relacionado:
Cuidados de la Monstera

Como decía antes, la monstera es una planta que vive en selvas, y crece a la sombra de árboles y palmeras que son más grandes que ella. Por ello, si la ponemos delante de una ventana por la que entra luz de forma directa, o en un lugar soleado, las hojas que estén más expuestas se quemarán, volviéndose primero amarillas y luego marrones.

Este problema también se puede solucionar fácilmente cambiándola de sitio, llevándola a una zona más protegida, en la que no esté expuesta a la luz de forma directa.

Falta de agua

No es una planta que pueda estar mucho tiempo sin recibir agua, por eso, tenemos que estar un poco pendientes de la humedad de la tierra, ya que si la notamos muy seca, las hojas nuevas amarillearán pronto. Aunque antes de eso, veremos que los tallos pierden algo de firmeza y »caen», motivo por el que la monstera tendrá un aspecto triste. Este es el primer signo que nos tiene que hacer sospechar que necesita agua, ya que cuando las hojas amarillean, es porque el problema ha empeorado bastante.

Pero no hay nada que deba preocuparte en exceso: la falta de agua es una de las causas menos graves, ya que se corrige con facilidad. Para ello, tan solo debes de hacer una cosa: regar. Echa agua, a la tierra, hasta que quede bien empapada. Si tienes la planta en maceta, cógela después de regar, ya que tienes que notar que pesa. Al cabo de unos días vuelve a cogerla, y notarás que pesa poco o nada, de modo que tendrás que volver a regarla.

Exceso de agua

Las monsteras son trepadoras tropicales

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Si la falta de agua es uno de los problemas más leves que puede sufrir la monstera, el exceso de agua es el más grave, ya que cuando la situación empeora mucho, los hongos aparecen, causando aún más daño. Y los hongos son de los microorganismos más difíciles de eliminar. Por eso, hay que estar atentos a los síntomas que mostrará la planta para actuar cuanto antes:

  • Las hojas empezarán a amarillear, empezando por las viejas (las de más abajo)
  • La tierra se notará húmeda y puede crecer verdina
  • Al coger la maceta, notaremos que pesa mucho
  • Y como decía, en casos avanzados, aparecerán los hongos (moho en la tierra y/o en las hojas, manchas marrones)

¿Qué hacer? Bueno, en estos casos tenemos que hacer dos cosas: conseguir que la tierra se seque lo antes posible, y tratar la planta con un fungicida, que es un producto antihongos.

Por eso, lo que haremos primero será suspender los riegos, y si está en maceta, la sacaremos y envolveremos la tierra con papel absorbente. Si este se humedece rápido, lo quitaremos y pondremos otro. Luego, la dejamos en un lugar seco y protegido de la luz directa durante un día. Pasado ese tiempo, la volveremos a plantar en una maceta nueva que tenga orificios de drenaje, con sustrato de cultivo universal o bien uno para plantas verdes de alguna de estas marcas: Flower, Westland, BioBizz. Si te interesa alguno, haz clic en el enlaces para poder adquirirlo.

Y por último, hay que tratarla con un fungicida polivalente. Recomiendo comprar uno en spray, como este de Flower, ya que es más fácil de utilizar al no tener que diluirlo antes. Rociaremos el producto por las hojas -por ambas caras-, tallos, y también por la tierra, la cual tenemos que empapar. Y repetiremos al cabo de una semana.

¿Qué esperar? Dependerá de lo grave que esté nuestra planta. Si se ha cogido a tiempo, lo normal es que pierda algunas hojas pero termine recuperándose. Pero en casos más serios, es posible que necesite mucho tiempo para salvarse, o que no lo haga nunca si los hongos ya han atacado a sus raíces.

Frío

La última causa es que esté pasando frío. La monstera puede soportar temperaturas cercanas a los 0 grados si está protegida del viento, pero lo pasa muy mal cuando hay heladas, de ahí que a menudo se tenga en interior en climas templados. Por ello, en cuanto el termómetro marque 15ºC o menos, lo mejor que se puede hacer es meterla en casa.

Si ya ha sufrido daños por frío, veremos que las hojas que están más expuestas a las corrientes de aire están amarillas o marrones. No se recuperarán, pero en primavera la planta sacará hojas nuevas y totalmente verdes.

Esperamos que estos consejos te sirvan para recuperar tu monstera con hojas amarillas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.