Multiplicación de lavanda a partir de esquejes

Campos de lavanda

Creo que la lavanda no es una planta difícil de cultivar. Basta con tener un espacio abierto y soleado en donde ubicarla y con regarla en abundancia, evitando que las hojas delgadas y de un tono verde seco comiencen a caer.

En estas condiciones, es probable que la planta crezca sin inconvenientes, esto hasta que llega la temporada de recolección, cuando las flores empiezan a caer y es momento de cosecharlas para así aprovechar el aroma fresco de las flores de lavanda frescas. Puedes incluso recoger las hojas y aprovechar que también tienen un olor intenso.

Ahora bien, mis mayores interrogantes ocurren antes de esta etapa feliz, es decir cuando comienza un nuevo ciclo. Por eso es que hoy me ocuparé de la multiplicación de la lavanda, algo que puedes hacer aprovechando ejemplares anteriores.

Recolectar esquejes

Flores de lavanda

Sabemos que la lavanda es una planta muy interesante para tener en el jardín pues además de regalar su aroma característico es muy bonita a la vista, con sus pequeñas flores espigadas de color violeta. Por eso es que puedes tener varias plantas en un mismo lugar con sólo tener algunos esquejes semiduros.

Los esquejes deben ser recolectados en un momento preciso, que sucede luego del crecimiento de los brotes pero antes de éstos maduren. La época en la que esto ocurre en durante el verano, es decir una vez que han caído las flores.

Estudia todos los tallos y elige aquéllos que tengan entre 6 y 8 cm de largo y que presenten los extremos blandos, no así la base que debe estar dura. Una vez seleccionados los tallos, es momento de realizar el corte, siempre por debajo de los nudos pues se una zona del tallo que concentra una gran cantidad de nutrientes que serán favorables para el posterior enraizamiento del esqueje.

Una vez cortado el tallo, hay que limpiarlo y quitar las hojas bajas pues ésta será la zona del tallo a enterrar para la posterior siembra. Antes de plantar el esqueje de lavanda, algunos jardineros aplican sobre el tallo un producto llamado hormona de enraizamiento que favorece el arraigue.

Recomendaciones

Lavanda

Luego ya es el momento de hacer lo de siempre: cavar un pequeño orificio en la tierra y plantar el esqueje para finalmente regar en abundancia. Para que desarrollen, es importante que los esquejes no estén expuestos al sol aunque sí en un lugar con un clima cálido así es que tendrás que protegerlos del sol directo si los plantas en el exterior.

Recuerda que el riego es esencial en esta etapa así es que procura que el sustrato esté siempre húmedo aunque no encharcado.

Por último, es recomendable cortar los esquejes de lavanda temprano en la mañana pues entonces tienen una mayor concentración de agua.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Plantas

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *