Origen de la naranja

¿Recuerdas aquella vez que tu madre o tu padre te dio a probar por primera vez un zumo de naranja natural? Ese sabor que no termina de ser amargo pero tampoco dulce, que te quita la sed tan bien como lo hace el agua, y que además te alimenta aportando a tu cuerpo la tan necesaria vitamina C para mantener tu sistema inmunológico sano.

Pero, ¿alguna vez te has preguntado cuál es el origen de la naranja, y quienes fueron los primeros en cultivarlas? Pues aquí vas a obtener las respuestas a estas y a otras preguntas relacionadas con la evolución de una de las frutas comestibles más vendidas en todo el mundo.

Todo empezó… en China

Naranjas

Todo empezó, se cree, en China, donde desde hace miles de años se cultiva el cidro, que es el primer cítrico que conocerían los europeos. Gracias a la Ruta de la Seda, la cual fue una red de rutas comerciales organizadas a partir del siglo I a. C. que conectaba a China con Mongolia, el subcontinente indio, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África, el agrio comenzó a propagarse por todo Oriente. En 1178 a. C., Han Yen-chih, escribió una obra muy completa sobre las 27 diferentes variedades de cidros que cultivaban por entonces, entre ellas la naranja dulce y amarga, el kumquat, y la mandarina. 

Pero cómo se introdujo en Europa, es un misterio. Sin embargo, hacia el siglo XVI ya hay referencias de que ya se había establecido en el Viejo Continente. Aún así, quizás se haya propagado igual que el agrio, es decir, a través de la Ruta de la Seda. Aunque es la teoría más plausible, de momento no se puede demostrar.

¿Cómo llegó la naranja a España?

Citrus sinensis

Seguramente de la mano de los árabes. Hacia la segunda mitad del siglo XII, el árabe sevillano Abuzacaría Abenalawan, escribió Quitab el Fellaha, o Libro de Agricultura, en el que trata el cultivo de varios cítricos, como el naranjo o el limonero, dando a entender que por aquella época eran plantas muy conocidas. Además, escribió un Calendario rural para Andalucía, y en particular para Sevilla, donde señala qué tareas mensuales hay que realizar para tener un naranjo bien cuidado. Aún así, el éxito del naranjo en territorio español fue más bien comarcal.

No fue hasta el 1825 que empezó a cultivarse en Castellón, Villareal, y después en Burriana y Almazora. Poco después llegaron a estas regiones embarcaciones procedentes de Cataluña y Mallorca para cargarlo a granel y transportarlo a Tarragona, Barcelona y sur de Francia.

El ritmo de producción se paró entre los años 1834 y 1840 debido a una Guerra Civil. Aún así, nada dura eternamente, y a partir del 1845 se plantaron naranjos a lo largo de la costa, tanto hacia el Norte como hacia el Sur, de manera que toda la península pudo, por fin, probar estas frutas. Se produjeron tantas naranjas, que pocos años después, en 1850, comenzaron a exportarlas al Reino Unido.

En Castellón, durante el decenio 1860-1870, se produjo la extensión de cultivo de cítricos. Tierras que hasta entonces habían sido utilizadas para cultivar trigo y cáñamo, pasaron a ser tierra de naranjos, limoneros, y demás árboles similares. Y hacia el final del siglo XIX y comienzos del XX, debido a la industrialización y al perfeccionamiento de los medios de transporte, se produjo lo que tanto se ansiaba: el auge de los cítricos. Las personas, al tener mejor calidad de vida, consumían más, y al poder desplazarse más rápidamente, las frutas llegaban mucho más frescas, lo cual agradaba al consumidor, que volvía a comprar.

Crisis del cultivo del naranjo

Naranjas cortadas

Durante la Primera Guerra Mundial la producción volvió a descender. Se restringió el consumo en los países beligerantes, lo que provocó que los precios bajaran, mientras que los gastos de producción seguían intactos, por lo que durante estos años se vivió una de las peores crisis hasta la fecha. Cuando terminó la guerra, se recuperó la producción, pero como consecuencia de la crisis económica de 1929-1930, se volvió a detener la expansión del cultivo. La situación empeoró aún más con la Guerra Civil Española, y con la Segunda Guerra Mundial. Fue tan grave, que casi se dejó de producir.

Y así, llegamos a la actualidad. No hay guerras que impidan su cultivo, pero el sector no ha terminado de recuperarse. Se producen más de las que se venden, por lo que el precio desciende.

Curiosidades del naranjo

Citrus aurantium

El naranjo es un cítrico muy ornamental, cultivado desde hace varios miles de años, tal y como hemos visto. Pero, ¿sabías que tiene varios usos? Ya en el 310 a. C., se conocían sus interesantes propiedades medicinales, que son:

  • Ayuda a calmar los nervios, y a reducir el estrés.
  • Baja la tensión.
  • Combate el insomnio.
  • Combate y previene la gripe y los problemas respiratorios, como el dolor de garganta.
  • Fortalece el sistema inmunológico.

Así que nada, ¿te animas a tener un naranjo? 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *