Plátano azul (Musa acuminata × balbisiana ‘Blue Java’)

El plátano azul es un cultivar raro

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

¿Quién no ha comido alguna vez un plátano? Pero seguramente debía de ser amarillo o verde, ¿no es así? Estos son los que se comercializan en los supermercados y fruterías europeas. Ahora bien, en otras partes del mundo, también es posible encontrar plátanos azules. Y aunque cueste creerlo, no, no están pintados (pero hay que tener cuidado con los anuncios que se encuentran por Internet, ya que estos a veces muestran imágenes retocadas, poniéndoles un azul mucho más intenso).

Como le puede ocurrir a cualquiera que se le muestre algún alimento no ha visto nunca, seguramente te surjan dudas acerca del plátano azul, como por ejemplo, de qué especie procede o cuál es su aroma. Pues bien, vamos a resolverlas.

¿Cuál es el origen del plátano azul?

El plátano azul es exótico

Imagen – Wikimedia/Prenn

Se trata de un cultivar de Musa acuminata x balbisiana, conocido por el nombre de »Blue Java Banana» o plátano con olor a vainilla, ya que sus frutos, es decir, los plátanos propiamente dichos, huelen a esta orquídea (Vanila sp). Por lo tanto, esto significa que no se encuentra en estado silvestre, pero sí se cultiva en los jardines, e incluso en Hawái hay solares destinados únicamente a su producción.

Cuando llega a la edad adulta y termina de crecer en altura, llega a medir un máximo de 6 metros y un mínimo de 4 metros. El tallo o falso tronco mide aproximadamente la mitad que su altura; y en cuanto a las hojas, es importante saber que no solo son muy largas, sino que además son simples y frágiles, pudiéndose romper con facilidad cuando sopla el viento.

El plátano, una vez madura, llega a medir entre 15 y 20 centímetros de largo, y se vuelve amarillo con la pulpa de color crema; sin embargo, cuando está en pleno desarrollo, tiene la piel o cáscara de color azulado.

¿Qué usos tiene?

La platanera azul se puede utilizar como planta de jardín, o comestible por sus frutos. En este sentido, has de saber que puedes consumirlos recién cogidos, o bien meterlos en el congelador -habiéndoles quitado la cáscara antes- para después comerlos como si fuesen helados.

Para tenerla en el jardín o en una maceta, a continuación te decimos cómo se ha de cuidar:

¿Cuáles son los cuidados del plátano azul?

Aunque sea una planta exótica, no nos ha de preocupar el color de su fruto, porque no deja ser una platanera, y como tal, necesita relativamente poco para ser feliz, a saber: mucho sol, agua y un clima suave-cálido. Si en nuestra zona hay heladas, tendemos que llevarla dentro de casa, ya que de lo contrario no sobreviviría, a menos que fuesen muy débiles.

Pero para tenerlo todo más claro, veamos cómo cuidar de este plátano:

Ubicación

Como decía, es una planta que quiere estar expuesta al sol. Además, es recomendable que le dé la luz directamente un mínimo de 6 horas al día, pero si son más, mejor. Es muy importante recordar esto, ya que no es una que podamos poner en sombra, y que incluso en interior podría tener problemas, puesto que no siempre se dispone de una habitación por cuyas ventanas entre mucha luz.

Tierra o suelo

La flor del plátano azul es grande

Imagen – Wikimedia/Ruestz

Es una platanera que es posible mantener en maceta durante unos cuantos años. De hecho, si se va plantando en una cada vez más grande cada 3 años, hasta que llega el momento de tenerla en un recipiente que mida al menos 80 centímetros de diámetro por lo mismo de alto, podrás dejarla ahí. Asimismo, es conveniente saber que debes ponerle un sustrato o una tierra de cultivo universal que sea esponjosa, como esta por ejemplo.

Si dispones de terreno para plantarla ahí, en el suelo, hazlo si la tierra drena bien el agua; es decir, si no se encharca con rapidez, y si la absorbe a buen ritmo.

Riego

¿Cuánto hay que regar al plátano azul? Pues si llueve poco, hasta el punto de que la tierra pasa mucho tiempo seca, habrá que regarlo a menudo, varias veces por semana durante el verano.

En invierno y el resto de estaciones, en cambio, se espaciarán los riegos, pues la tierra permanece húmeda más tiempo.

Abonado

Echarle abono regularmente durante los meses cálidos le vendrá muy bien para crecer y producir sus frutos. Por eso, no está de más abonarlo con abonos orgánicos, como los de origen animal: estiércol, guano (en venta aquí), humus de lombriz. Así, lograremos que crezca a un ritmo mayor, y que por lo tanto tenga energía suficiente para producir sus plátanos azules lo antes posible.

Época de plantación

El plátano azul se puede plantar en el suelo del jardín o del huerto a lo largo de la primavera, o incluso del verano siempre que no esté fructificando. Dado que, al igual que todas las plataneras, es una planta rizomatosa y que a partir del rizoma van a brotar retoños, es importante que pienses si quieres dejarlos, en cuyo caso deberás de buscarle una zona en la que no haya árboles ni otras plantas de gran tamaño cerca; o si por el contrario se los vas a quitar cuando broten, en cuyo caso no necesitará tanto sitio.

Rusticidad

El plátano azul es amarillo cuando madura

El frío no le hace daño, pero las heladas sí, sobre todo si son moderadas o intensas. Aconsejamos envolverlo con una tela antiheladas si la temperatura baja un poco de los 0 grados, y meterlo en casa si baja de los -4ºC. Puedes adquirirla aquí.

¿Habías oído hablar del plátano azul?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.