Espiguilla (Poa pratensis)

Vista de la Poa pratensis en flor

Imagen – Flickr/Matt Lavin

La Poa pratensis es una gramínea muy interesante. Con ella se puede tener un césped espectacular, ya que resiste bien las pisadas y no requiere de mucho mantenimiento. Además, si tienes caballos podrás dejar que pasten por la zona donde la cultives: ¡seguro que disfrutarán!

El mantenimiento no es complicado, pudiendo vivir en una gran variedad de climas sin problemas.

Origen y características de la Poa pratensis

Poa pratensis en hábitat

Imagen – Flickr/Macleay Grass Man

Conocida como espiguilla, pasto azul de Kentucky, poa de los prados, grama de prado, poa común o zacate poa, es una gramínea perenne nativa de Europa, norte de Asia, y Marruecos. Alcanza una altura de 30 a 60 centímetros, rara vez 90cm, y produce hojas lineales y ligeramente rugosas con un tamaño de 20cm de largo por 3-5mm de ancho. Las flores se agrupan en espiguillas -de ahí su nombre- de 10 a 20cm de largo.

Es una planta rizomatosa, que además desarrolla sierpes (vástagos de las raíces), que es por lo que se extiende con rapidez.

¿Cómo es su cultivo como césped?

Si te animas a cultivar Poa pratensis en tu jardín, te recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

Es importante que esté en una zona expuesta al sol de manera directa, siendo lo ideal que reciba un mínimo de 6 horas de luz al día.

Tierra

Antes de sembrar las semillas, hay que preparar el terreno. Este ha de tener un pH entre 6.5 y 7, lo que significa que ha de ser neutro o ligeramente alcalino. Asimismo, se deben de quitar todas las piedras que haya (las más pequeñas, de 1-2mm se pueden dejar, pero es mejor quitarlas también para que no haya riesgo alguno de hacernos daño si el día de mañana queremos ir sin zapatos sobre el césped), habiendo removido la tierra previamente con un motocultor.

Una vez esté ese trabajo hecho, hay que abonar. Echaremos una capa gruesa, de unos 5-7cm, de abono orgánico, como el estiércol de vaca, y mezclamos bien con un rastrillo mientras nivelamos el terreno. Sobre este punto, déjame decirte algo: no te obsesiones con tener un suelo perfectamente nivelado, pues la perfección como tal no existe, y aparte… no quedaría todo lo natural que podría quedar.

Por último, queda instalar el sistema de riego, que ha de ser por goteo.

Artículo relacionado:
¿Qué tipos de sistemas de riego por goteo existen?

Siembra

A menos que el césped vaya a ser muy grande, la siembra se hace a mano y un poco al azar procurando que no queden montones. La época más recomendada para ello es en primavera, cuando la temperatura mínima se mantenga por encima de los 15 grados centígrados.

En cuanto estén sembradas, se aconseja pasar el rodillo y poner en marcha el sistema de riego para que germinen lo antes posible, algo que empezará a ocurrir en unos 3-5 días.

Mantenimiento

Vista de la Poa pratensis en Berlín

El mantenimiento de césped de Poa pratensis consiste en:

  • Riego: dependerá del clima, pero ha de ser de moderado a frecuente.
  • Abonado: durante el primer año no será necesario, pero a partir del segundo es aconsejable abonar con abonos para césped (en venta aquí) siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Cortar el césped: debido a su rápido crecimiento, habrá que pasar el cortacésped una vez cada 15 días en primavera y verano si lo quieres corto, o cada 20-24 días si lo quieres algo más alto. El resto del año una vez al mes o mes y medio.
    Si necesitas comprar uno, pincha aquí para ver nuestra selección de los mejores modelos.
  • Resiembra: si se mantiene bien cuidado, no tendrás que hacer ninguna resiembra. Pero si ves que te han quedado zonas calvas, hazla en primavera o verano.

Enfermedades

Puede verse afectada por los hongos de la roya, mildiu y fusarium. Si ves que aparecen sus hojas con protuberancias o manchas anaranjadas, blanquecinas o grisáceas, tratálo con fungicida a base de cobre una vez por semana hasta que la enfermedad remita.

Rusticidad

La Poa pratensis es una hierba que resiste heladas de hasta los -8ºC. También tolera las pisadas, por lo que es una de las opciones más interesantes para utilizarla como jardín de césped.

¿Qué usos se le da?

Vista de las hojas lineales de la Poa pratensis

Imagen – Wikimedia/Matt Lavin

Ornamental como césped

Sin duda es el uso más extendido. Crece bien en zonas donde el clima es cálido, pero tampoco le perjudican las heladas. Su mantenimiento como hemos visto no es muy complicado, ya que con un riego más o menos frecuente o moderado y un aporte regular de abono, estará muy sana.

Es una especie muy utilizada en campos de golf y de otros deportes (fútbol, rugby, etc.) donde el pisoteo es intenso, así como en los parques y, por supuesto, en los jardines.

Como forraje para animales

En concreto, es buena para el ganado ovino, vacuno y equino. Su calidad nutritiva es muy alta, y aparte rebrota con extraordinaria rapidez. Así que no dudes en cultivar Poa pratensis si tienes algunos de estos animales.

Que disfrutes de tu espiguilla 🙂 .

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior