¿Cuándo y cómo podar cactus?

Los cactus colgantes a veces se han de podar

Imagen – Wikimedia/Gonzalodutto

La poda de un cactus es muy especial, ya que estas son plantas cuyas características son bastante diferentes a las que tienen, por ejemplo, los rosales o los árboles. Además, al tener en muchos casos espina -y no siempre inofensivas-, es importante protegerse las manos antes de proceder a cortar.

Así, si quieres saber cuándo y cómo podar cactus, a continuación vamos a contarte todo lo que has de saber sobre este tema. De este modo, podrás conseguir mantenerlo con el tamaño que quieras, teniendo en cuenta al propio cactus.

¿Cuándo se ha de podar un cactus?

Los cactus se podan en primavera

Los cactus crecen en primavera, más lento en verano y de nuevo un poquito más rápido en otoño si las temperaturas se mantienen por encima de los 15ºC. Así pues, para que pueda superar sin demasiada dificultad la poda, lo ideal será podarlos a principios de primavera, cuando ya no haya heladas y las máximas sean suaves (15-25ºC), o a mediados/finales de dicha estación si están floreciendo.

En esas condiciones en el interior de las plantas la savia es transportada con más rapidez que en invierno, de manera que el tiempo de cicatrización es más breve que si se cortara en esa estación. Esto es muy importante saberlo, ya que cuanto menos tiempo tarde en curarse, más bajo será el riesgo de infección.

Y es que los hongos parásitos pueden entrar dentro del cactus a través de cualquier orificio, por muy pequeño que sea. Estos microorganismos se multiplican, en la mayoría de los casos, por esporas, que son el equivalente a las semillas de las plantas. Las esporas son diminutas, invisibles a simple vista, algo que les da una enorme ventaja, puesto que solo se manifiestan cuando la infección suele estar avanzada; es decir, cuando el cactus empieza a ponerse blando, y/o aparecen manchas o polvo blanco, anaranjado o grisáceo.

Por este motivo, no has de podar una planta que esté enferma, salvo que esa poda se haga con el fin de quitarle la parte que esté afectada. Por ejemplo: si se da el caso de es una especie colgante, con múltiples tallos, y solo unos pocos de esos tallos están podridos, entonces sí que es buena opción quitárselos para evitar que la enfermedad se extienda por el resto de la planta.

Otro caso en el que podrían surgir dudas: un cactus etiolado, es decir, que ha crecido en dirección a una luz más potente, haciendo que sus tallos sean cada vez más delgados y débiles. En este caso, también se suele optar por cortar por donde ese tallo se ha estrechado, y esperar a que el cactus se recupere.

¿Cuándo NO hay que podar cactus?

A veces, la poda del cactus está desaconsejada. Por ejemplo:

  • Cactus columnares o con forma de barril no ramificados (o que ramifican a partir de la edad adulta): estos suelen grandes. Es su naturaleza. No podemos tener un cardón (Pachycereus pringlei), que puede superar los 10 metros de altura, con un tamaño de 2 metros o menos. No es natural. Hay que conocer las características de las plantas que cultivamos, porque los cactus no se pueden trabajar como si fuesen bonsáis.
  • Cactus con plagas: si tiene plagas, lo mejor es quitarle primero la plaga para que su situación no empeore más.

¿Cómo podar un cactus?

Sabiendo cuándo hay que podarlo, toca ponerse manos a la obra. Así, antes de nada tenemos que preparar las herramientas, que serán:

  • Cuchillo de sierra para los brotes verdes y tiernos.
  • Tijeras de podar si son tallos que miden entre 0,5 y 1cm, y estén lignificados o sean semileñosos (en venta aquí).
  • Si el tallo a cortar mide 2cm o más, usaremos un serrucho o sierra de mano (en venta aquí).

Todas estas herramientas han de lavarse con agua y jabón antes de usarlas. Además, tenemos que preparar pasta cicatrizante para aplicarla a las heridas grandes.

Luego, pasaremos a podarlo. Para ello, recomendamos seguir este paso a paso:

  1. Primero hay que ver qué es lo que hay que podar, y por qué. Por ejemplo, si tienes un cactus con múltiples tallos colgantes y necesitas que no ocupe tanto espacio; o si está etiolado y te gustaría que tuviera un crecimiento más normal.
  2. Luego, coge la herramienta adecuada, y corta. Si vas a quitarle tallos, procura que ese corte se haga lo más abajo posible para que cicatrice mejor y, de paso, para que dicha cicatriz no quede muy visible.
  3. Por último, tienes que ponerle pasta cicatrizante si es una herida grande, o si has podado un cactus etiolado, y dejar la planta en un lugar seco.

Si va todo bien, en una semana, más o menos, la herida estará curada.

Cuidados de un cactus recién podado

Los cactus con hijuelos se pueden podar

Aunque solemos pensar que los cactus son plantas muy resistentes, no hay que olvidar que cuando los podamos les estamos haciendo heridas por las que pueden entrar microorganismos. Especialmente si son pequeños, es necesario tener en cuenta algunos consejos para que no surjan imprevistos:

No lo riegues por arriba

Esto no ha de hacerse nunca, pero menos cuando está recién podado. El riesgo de pudrición es muy alto, sobre todo si la humedad ambiental es alta de por sí (algo que ocurre en las islas y cuando se está cerca de la costa). Además, si se hace por la mañana o al mediodía, el sol podría quemarlo puesto que se daría el efecto lupa.

Deja secar el sustrato o tierra

Con el fin de evitar que las raíces se pudran, hay que dejar que la tierra pierda su humedad entre un riego y el próximo. Pero no solo eso: si está en maceta, con un plato debajo, debes de vaciarlo cada vez que riegues.

Llévalo a una zona con más luz

Si tu cactus se ha etiolado, tienes que cambiarlo de sitio, y llevarlo a una zona más luminosa. Estas plantas, en general, no viven bien en interiores, precisamente porque no reciben la cantidad de luz que necesitan. Por ello, si puedes sácalo al balcón, terraza, o patio, y acostúmbralo poco a poco al sol.

Espero que ahora sepas cómo podar tu cactus, y recuerda ponerte guantes apropiados para que tus manos estén a salvo de las espinas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.