Cerezo de Santa Lucía (Prunus mahaleb)

Hoy vamos a hablar de un arbusto bastante curioso y bello que pertenece a la familia de las rosáceas. Es cercano a los cerezos que se suelen cultivar en los campos y se encuentra en muchas zonas de Europa y el norte de África. Se llama cerezo de Santa Lucía. Su nombre científico es Prunus mahaleb y es característico en las zonas en las que crece. Se desarrolla en colinas secas del monte y es capaz de soportar condiciones ambientales adversas. En este artículo vamos a comentarte todas sus características y los cuidados que necesita si lo quieres sembrar en tu jardín.

¿Quieres conocer más acerca del cerezo de Santa Lucía? Sigue leyendo y lo aprenderás todo.

Características principales

Es un árbol que resiste muy bien tanto el frío como las sequías. A causa de ello, se puede observar la dureza de su corteza acostumbrada a soportar temperaturas extremas. Al habitar al norte de África, tiene un área de distribución cercana a los desiertos. Como sabemos, en los desiertos existe un gran contraste entre las temperaturas diurnas y nocturnas. Al cabo del día puede haber unos 40 grados de media, mientras que por la noche llegar a los 10 grados o menos.

La copa florece en primavera de una forma muy abundante y da como fruto unas cerezas de tamaño pequeño. El Prunus mahaleb dispone de varias partes secas debido a las zonas en las que vive y sus condiciones ambientales. Es atacado por algunos parásitos y enfermedades. Las partes secas se convierten con el tiempo en uno de los puntos más atractivos de este árbol, ya que tiene muy buena calidad.

Las flores son de tamaño muy pequeño y esta es la razón por la que este árbol se emplea para la formación de bonsáis. Los cerezos de Santa Lucía tiene algo a destacar frente a sus otros parientes de la familia en Japón y es que producen gran cantidad de estos pequeños frutos. Cuando el arbusto está floreciendo y generando los frutos, adquiere una gran belleza debido al color vistoso granate de las cerezas. En este momento, es cuando más vistoso y mayor valor ornamental se le da al Prunus mahaleb.

Pero no sólo es bonito el fruto y sus flores, sino que también la corteza es digna de ver. El color de la madera posee tonos oscuros cercanos al negro y hace que se genere una diferencia de colores bastante llamativas cuando está florecido y con los frutos madurando.

Terrenos donde crece

Su vistosidad y características perfectas para ser bonsái, le hacen extenderse cada vez más en Europa. Se ha podido observar con el paso del tiempo que son capaces de desarrollarse en muchas zonas, ya sean pedregosas como inestables a causa de la potente erosión. Esta capacidad para poder desarrollarse en lugares con condiciones ambientales adversas le hacen tener poderosas raíces para poder captar los nutrientes necesarios en su desarrollo. Es imposible ver a estos árboles en bosques desarrollados, ya que los ejemplares más grandes suelen tapar la luz del sol y no permitir que hagan la fotosíntesis en condiciones.

Lo que suele pasar con este árbol sucede también con gran parte de la vegetación de otros bosques. A diferencia de ellos, el Prunus mahaleb se ha conseguido adaptar a otro tipo de terrenos donde no tenga tanta competencia y pueda desarrollarse mejor. Otras plantas sin más deciden buscar huecos en la parte llamada sotobosque.

El cerezo de Santa Lucía debe ser extraído de su entorno natural en el mes de febrero si queremos tenerlo en casa. Esto se hace porque aún no ha florecido y tiene la capacidad para adaptarse al nuevo ambiente antes de la época de floración en el que la mayoría de su energía la estará utilizando para ello.

Usos y requerimientos del cerezo de Santa Lucía

Como hemos mencionado antes, se trata de un arbusto de hasta 4 o 5 metros de altura, perfecto para convertirlo en un bonsái. Sus ramas son jóvenes y huelen bien. En la copa suele tener muchas ramas y durante el invierno se queda sin hojas.

Las flores son de color blanca y perfumadas. Florecen en primavera que es cuando las temperaturas son más agradables y los contrastes de temperatura no son tan pronunciados. Los frutos se emplean en la industria para fabricar colorantes y las flores para hacer perfumes.

Hay ocasiones en las que se le puede ver en terrenos públicos plantados con un uso meramente ornamental. Sirve para formar setos y se suele aprovechar para plantarlo en suelos calcáreos que no soportan otro tipo de vegetación. Esto cuenta como un aprovechamiento perfecto de los terrenos urbanos e interurbano para poder desarrollar bien la vegetación y favorecerse de todas las ventajas.

Podemos encontrarnos a estos ejemplares sin formar grandes masas de arbustos. También se pueden encontrar en bosques de quejigares, encinares frescos o incluso en pinsapares.

Cuidados del Prunus mahaleb

Si quieres tener este precioso arbusto y convertirlo en un bonsái perfecto para las decoraciones primaverales de tu jardín, debes tener en cuenta algunos aspectos en sus cuidados. Este árbol necesita de exposición completa al sol. Puede sobrevivir bien en semisombra, pero lo ideal es el sol directo. Es así como utiliza mayor la energía para desarrollar sus flores y los frutos que realmente le hacer ser vistoso y ganar un porte extra de ornamentación.

No importa si tu jardín no posee un buen suelo. Aprovecha las partes más pobres y pedregosas para sembrar tu cerezo de Santa Lucía ahí. Lo que si debes tener en cuenta es que el suelo debe estar bien drenado. Una cosa es que sobreviva bien en terrenos calcáreos y pobres y otra cosa es el encharcamiento. En la zona de la que provienen las precipitaciones son escasas. Por ello, no resiste bien la acumulación de agua.

El riego debe ser moderado y hay que esperar que se seque bien la tierra antes de regar de nuevo. No necesita de poda ni abonado especial, a no ser que quieras convertirlo en un bonsái. Al tener una madera muy dura, son bastante resistentes a las plagas y enfermedades.

Podemos multiplicarlo a partir de semillas y esquejes. Mediante la primera técnica, lo haremos en primavera y con la segunda en verano.

Espero que te haya gustado este precioso arbusto.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Bonsais

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.