Roble de Turquía (Quercus cerris)

arbol frondoso llamado Quercus cerris

El Quercus cerris o también conocido como roble de Turquía, pertenece a la familia de las fagáceas. Se origina en las zonas centrales y sur de Europa, Siria y Asia menor, aunque dado el nombre que tiene, se dice que se encontró primeramente en Turquía. No obstante, su desarrollo se ha dado en países de Europa, no se tiene mucho conocimiento respecto a su presencia en países del continente América.

Características

hojas verdes de arbol alto

En zonas españolas también se pueden encontrar estos arbustos, más que nada en la cuenca mediterránea del oriente de España. Sin embargo, la zona de Castañeda es la que más ejemplares tiene de este bello árbol. Es un árbol con fuerza y envergadura, convirtiéndolo en los que mayor importancia tienen en los bosques de Europa, su longitud puede alcanzar los 35 metros, cuyo crecimiento estará sujeto al clima y las condiciones del suelo.

La copa puede alcanzar más de diez metros de altura, las hojas de este árbol tienen una forma elíptica y tiene un tono verdoso claro que, de acuerdo a las modificaciones climáticas, puede oscurecerse.

Sus flores permanecen colgadas de las ramas, tienen un intenso color amarillo y pueden alcanzar los doce centímetros de longitud y suele formarse en la temporada de verano. El fruto, de la misma manera que otros árboles de la misma familia, es como una bellota que tiene una pulgada de longitud, con una cúpula que la cubre por la mitad, posee escamas finas que le dan protección ante los factores externos que puedan afectarla.

Su tronco es de mucha fortaleza, con una corteza áspera, posee crestas y tiene un tono marrón, el cultivo del mismo es parecido al de los demás árboles, donde la importancia radica en saber escoger el suelo y el riego.

Cuidados del Quercus cerris

Es recomendable que se siembre en áreas de sombra o semisombra, en climas de calidez, en lugares fríos su cultivo se puede dar sin que importe que le dé el sol directamente. Puede resistir heladas muy frías. Aunque se puede dar en variedad de suelos, se aconseja que estos sean hondos y tengan buen drenaje.

Además hay que regarlos de manera moderada en el trascurso del año, aguardando a que el terreno se seque. Su abonado puede ser un compost en la época de primavera. Al finalizar el invierno, se aconseja podarlas un poco con poda de formación de ser el caso. Se multiplican de una manera fácil por medio de semillas que se deben sembrar en la época de otoño o cuando esté finalizando el verano.

Usos

Cuenta con numerosos elementos que permiten usarla de manera medicinal, tales como el tanino, el cual se puede hacer como una infusión usando la corteza y las hojas se consigue una medicina que sirve para las inflamaciones, como antiséptico y para la hemostática.

Además sirve para cicatrizar, retrayendo tejido, desinflamándolos y como antihemorrágico. También se puede usar para problemas en el sistema digestivo, contra la diarrea, gastritis, entre otros. Si esto se prepara, sin conocer la dosis correcta, puede resultar tóxico y muy fatal para la persona, por lo que se aconseja que vaya a especialista.

Enfermedades y plagas

ramas de arbol con frutos

El árbol es llamativo para numerosos insectos, hongos y bacterias, las plagas pueden alojarse en el tronco, poniendo débil su corteza y alimentándose de ella, lo que debilita la estructura molecular. En cuanto a los hongos, invaden la parte de abajo del tronco, haciendo uso de la humedad para causar más daño.

Sus hojas son atacadas por plagas e insectos, como la plaga del barrenillo, devorándolas, incluso las ramas. Lo que produce que la filtración de los rayos del sol no sea estable, perjudicando la fotosíntesis. De igual manera, las larvas de mariposas pueden alimentarse de las hojas cuanto están en metamorfosis.

Las bacterias pueden afectar las bellotas, transformándolas en láminas marrón que no se pueden recuperar. Todos estos ataques pueden incluso ocasionar la muerte del árbol. Los tratamientos para eliminar las enfermedades son usualmente plaguicidas y algunas veces se puede eliminar con las propias manos, como es con los hongos. Sin embargo, se aconseja que se consulte primero con un especialista en plantas, quienes darán las recetas adecuadas para curar las enfermedades.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior