Romero (Salvia rosmarinus)

El romero es una planta aromática

El romero es una planta que se cultiva en jardines y patios soleados. No necesita que se esté muy pendiente de él ya que puede vivir con poca agua y, además, no suele tener plagas ni enfermedades que pongan en peligro su vida. A todo ello hay que sumarle su característico aroma, motivo por el que es muy usado en la cocina para condimentar distintos platos.

Su ritmo de crecimiento es lento y por lo tanto el precio de venta es también más alto de lo que nos podríamos imaginar. Por este motivo, es muy interesante multiplicarlo por semillas, ya que aunque así tardaremos más en disfrutar de sus flores, también lograremos tener varios ejemplares a un coste realmente bajo.

¿Qué es el romero?

El romero es una planta aromática

El romero es una planta arbustiva de hoja perenne cuyo nombre científico es Salvia rosmarinus. Antes era Rosmarinus officinalis, nombre que ahora se considera un sinónimo del actual. Tiene un lento crecimiento, y puede medir hasta 2 metros de altura. Las hojas son delgadas, de color verde oscuro por el haz y blanquecinas por el envés debido a que están cubiertas de pelillos muy cortos.

Sus flores son azuladas-violetas, miden aproximadamente unos 2 centímetros y surgen a lo largo de los tallos, en los extremos y debajo de algunas hojas a lo largo de la primavera y de nuevo en otoño. Estas son melíferas, además de aromáticas, de modo que son muy atractivas para los insectos polinizadores. El fruto es una núcula de unos 3 milímetros con forma ovoide y de color marrón.

En cuanto a su origen, es natural de la región mediterránea, viviendo desde los 0 hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar.

¿Para qué sirve?

El romero tiene varios usos hoy en día, los cuales son:

  • Culinarios: es sin duda el más popular. Los tallos con hojas se cortan y se usan como condimento, ya sea en guisos o paellas por ejemplo. También se utiliza para cubrir por ejemplo el queso manchego.
  • Medicinales: se trata de una planta que tiene propiedades antisépticas, emenagogas, y que además puede ayudar a aliviar el dolor causado por la artritis o la artrosis. También es bueno contra la tos, y para mejorar la circulación sanguínea. Ahora bien, no se ha de consumir con frecuencia, ya que contiene ácido carnósico, el cual puede causar problemas en el hígado.
  • Otros usos: en España, especialmente el día de Todos los Santos y en Nochebuena, a veces se cuelgan tallos de romero en las puertas o se colocan sobre la tumba de los seres queridos, pues se cree que el romero atrae a la buena suerte.

¿Cuáles son los beneficios del romero?

El romero tiene usos culinarios

Siempre que se tome solo de vez en cuando, el romero puede servirnos para disfrutar de una mejor salud. Para ello, se hacen infusiones para así tener té de romero. Este tiene múltiples beneficios, como por ejemplo estos:

  • Ayuda a curar la inflamación
  • Puede hacernos sentir más descansados
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Sirve para tener una mejor digestión
  • Es un buen diurético

¿Cómo cuidar el romero?

Se trata de una planta muy fácil de cuidar, que no necesita de cuidados especiales. De todas maneras, nunca está de más saber cómo se cuida el romero, ya que así podremos tomar las medidas que sean oportunas con el fin de asegurarnos de que crece bien y de que goza de buena salud.

Ubicación

Se ha de colocar en el exterior. Es importante que le dé el sol directamente, de manera que todas sus partes puedan absorberla y aprovecharla al máximo para realizar la fotosíntesis y crecer con normalidad. Por este motivo, no es buena idea tenerlo dentro de casa, pues ahí le faltaría luz y no tardaría en doblarse hacia una fuente luminosa potente.

Tierra

El romero es sensible al exceso de agua. Crece en tierras ligeras, bien drenadas y con materia orgánica. Por ello, si el suelo del jardín se encharca y/o tarda horas en absorber el agua, es necesario hacer un agujero de unos 50 x 50cm, echarle una capa de unos 10 centímetros de gravilla, arlita (en venta aquí) o greda volcánica, y después terminar de rellenarlo con sustrato universal (en venta aquí).

Por otro lado, si se va a cultivar en maceta, lo primero es comprobar si tiene agujeros en su base. Lo ideal es que tenga varios pequeños y no uno grande en el centro para que el agua tarde menos en salir a través de ellos. Una vez hecho esto, se procederá a plantar usando sustrato universal mezclado con un 40 o un 50% de perlita o sustratos similares.

Riego y abonado

El romero florece en primavera y otoño

El riego del romero debe ser moderado. Hay que regarlo alrededor de dos veces a la semana, hasta mojar bien toda la tierra o sustrato. No se debe regar por arriba, es decir, no hay que mojar la planta ya que de lo contrario se podría quemar cuando le diese el sol y secarse. Asimismo, si está en maceta no es recomendable ponerle un plato debajo, aunque esto lo podrías hacer si luego te acuerdas de retirar el agua que haya sobrado tras el riego.

Por otro lado, si hablamos del abonado, como es una planta con múltiples usos es aconsejable utilizar abonos ecológicos para abonarlo, como el humus de lombriz, el estiércol de vaca, el compost, en primavera y verano. También podrías echarle las cáscaras de huevo troceadas, o incluso si está en el suelo las de plátano, o las bolsitas de té.

Trasplante

El trasplante se hará cuando las raíces del romero salgan por los agujeros de drenaje de la maceta, y solo se ha de hacer en primavera. Si se quiere plantar en un recipiente más grande, se hará aproximadamente cada 3 años.

Plagas y enfermedades

En general es muy resistente. Pero puede verse atacado por araña roja y cochinillas. Ambas plagas se quitan con facilidad con tierra de diatomeas (en venta aquí), un insecticida ecológico de rápida eficacia.

Las enfermedades surgen casi siempre exceso de agua, y son la alternariosis que causa manchitas negras en las hojas, y la rhizoctonia que pudre las raíces. En estos casos hay que tratar con fungicida que lleve cobre (en venta aquí), así como espaciar los riegos.

Multiplicación

Se multiplica por semillas y esquejes en primavera. Las primeras se siembran en macetas con sustrato para semilleros (en venta aquí), colocadas en un lugar soleado. Manteniendo la tierra siempre húmeda van a germinar en el transcurso de dos o tres semanas.

En caso de querer multiplicarlo por esquejes, has de cortar un tallo e impregnar la base con enraizantes caseros. Después has de plantarlo (no clavarlo) en una maceta con fibra de coco (en venta aquí) por ejemplo, o sustrato universal. Tienes que ir regando varias veces por semana para que no se deshidrate. Si va todo bien, empezará a producir raíces en unos 15 días.

Rusticidad

El antiguamente conocido como Rosmarinus officinalis, es un arbusto que resiste las heladas de hasta los -12ºC.

¿Dónde comprar romero?

¿Te gustaría tener tu propia planta? Pincha aquí abajo:

Si prefieres semillas, las tienes a tan solo un clic.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.