Tamarix gallica

Hoy vamos a hablar de un arbusto bastante interesante en el mundo de la botánica. Es una variedad de tamarisco. En concreto, este artículo va a tratar sobre el Tamarix gallica. Entre sus nombres comunes podemos encontrarnos el de taraje, atarfe, gatell, tamarindo, tamariz, taraga y taray. Pertenece a la familia Tamaricaceae. Tiene un buen aporte para la ornamentación es bastante utilizado para la decoración.

En este artículo vamos a enseñarte cómo tienes que cuidarlo y qué necesita para poder ofrecer mayor valor ornamental.

Características principales

Procede de Europa del Oeste. Si sus cuidados son los correctos, es capaz de llegar hasta los 4 metros de altura y hasta 6 metros de anchura. Esto lo hace casi convertirse en un árbol más que ser un arbusto. El Tamarix gallica utiliza antófilos para poder polinizar sus flores y así expandirse por los espacios. Las flores son de tipo hermafroditas.

Entre sus hojas nos encontramos con tipo caduca. Es capaz de atraer vida salvaje, por lo que es más recomendado si queremos tener un jardín más “real”. No sólo vendrán algunos insectos a polinizar a nuestro jardín y favorecerá el crecimiento del mismo, sino que la fauna como aves también pueden verse atraídas por el tamarisco.

Estos arbustos se caracterizan por tener un aspecto bastante ligero de porte pero plumoso por sus ramas. Su follaje es bastante fino y de un color verde glauco. Lo que más llama la atención de este arbusto sin duda es su crecimiento floral. Las hojas tienen disposición helicoidal y se van recubriendo unas a otras como si fueran diminutas tejas.

Las flores son de color rosa o blanca y suelen medir entre 2 y 3 mm de diámetro solamente. Esto lo compensa creciendo unidas y en racimos bastante densos con muchas unidades y que suele llegar a los 4 cm de largo. La época de floración tiene lugar en verano, dado que esta especie necesita de una mayor temperatura para poder desarrollarlas.

En cuanto al fruto, se trata de una pequeña cápsula que tiene 3 valvas y tan sólo tiene entre 3 y 4 mm de diámetro. También es de color rosa claro al igual que las flores y en su interior llevan varias semillas con un largo penacho de pelos plumosos.

Descripción y usos

Cuidados del Tamarix gallica

El Tamarix gallica tiene algunos usos principales que son extendidos. Uno de ellos es que su corteza sirve como astringente. Esto se debe a que es rica en taninos. Nos podemos beneficiar de estas propiedades si la utilizamos en una infusión y la ingerimos con relativa frecuencia. Estos arbustos crecen en zonas cercanas a la costa y de los ríos con aguas salobres de la región mediterránea occidental. Esto no quiere decir que pueda sobrevivir en otros ambientes.

Otro de los usos del tamarisco es el de estabilizar los suelos más arenosos gracias a sus raíces contribuyen a fijar el terreno. Esto es bastante útil si vivimos en una zona donde sopla mucho el viento y no disponemos de una cobertura vegetal que sirva de agarre del suelo. Dependiendo de lo que tengamos en el jardín y si tenemos o no ocasión de tener un césped con sistema de riego, el Tamarix gallica nos puede ayudar a agarrar el suelo y evitar la erosión.

Es perfecto para los jardines más pequeños, dado que ejercerá la misma función que un árbol, pero sin tener un tamaño demasiado grande. Se usa de forma frecuente para la alineación en los paseos marítimos. Esto se deba a que su resistencia alta al viento y las aguas marinas le permite crear una buena decoración en estos lugares, cosa que otras especies no podría vivir bien en estos ambientes. El fuerte viento salino hace que muchas especies no consigan adaptarse.

Se pueden colocar tanto ejemplares aislados como algunos grupos o setos libres. Si quieres tener una floración buena, la ubicación tiene que ser a pleno sol. De lo contrario, no serán igual de vistosas.

Necesidades del Tamarix gallica

Arbusto de Tamarix gallica

Vamos a describir los requerimientos de esta especie. Comenzamos por el suelo. Prefiere los suelos de tipo ácido o neutro.  Puede llegar a soportar suelos salinos como hemos mencionado antes sin ningún problema. Así que, si vives en la costa y tienes un pequeño jardín, esta especie es la adecuada para decorarlo. La parte más baja del arbusto crecerá mejor si la textura del suelo es arenosa o arcillosa.

Pueden vivir bien tanto en suelos secos como húmedos. Esto nos hace pensar que los riegos deben ser moderados. Es decir, vamos ajustando las necesidades en función del momento y del régimen de precipitaciones que haya. Lo que sí debemos es evitar los encharcamientos. El suelo, tenga la textura que tenga, debe tener un buen drenaje para que, a la hora de regar, no tengamos un suelo que acumule agua. Esto podría acabar pudriendo las raíces.

Como hemos mencionado antes, en cuanto a sus necesidades de luz, es una planta que necesita de una ubicación a pleno sol. Es bastante exigente con este punto. Lo mejor es buscar un hueco donde pueda tener gran número de horas de sol directo al día para que no afecte a su crecimiento. Soporta muy bien las brisas marinas y el viento más fuerte. Podrá proteger al suelo de la erosión con el agarre que crean sus raíces.

Aguanta en diferentes tipos de climas e incluso el frío intenso.

Mantenimiento, plagas y enfermedades

Flores Tamarix gallica

En cuanto a su mantenimiento, es conveniente realizarle una poda desde una edad bastante temprana. Si queremos que se forme sólo un tronco bien definido, es importante eliminar las ramas de los dos tercios inferiores todos los inviernos. Así garantizamos el correcto crecimiento.

Si queremos multiplicarlo, podemos hacerlo mediante semillas, retoños o esquejes. Se propaga bastante bien si usamos estacas de madera y las plantamos profundamente. Pueden enraizar bien si la ponemos bajo vidrio. Para ello, tenemos que coger las estacas de madera a principios de verano cuando las temperaturas son más altas y tiene mayor margen y capacidad para crecer.

No es una planta que sea fácil de atacar por plagas y enfermedades, por lo que no tendrás problemas con ello.

Espero que esta información te ayude a disfrutar del Tamarix gallica.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.