Diseñar un bonsái paso a paso – Primer trabajo

Schinus

Como adelantaba hace unos días en el artículo de ”¿Cómo se hace un bonsái?”, a partir de ahora y una vez al mes te iré guiando en el diseño de tu futuro bonsái. Te explicaré con detalle cómo se alambra, cómo se trasplanta, y por qué se tienen que hacer cada una de esas cosas. Y, por supuesto, con muchas fotos para que te resulte aún más sencillo.

Así pues, si quieres empezar conmigo el camino del diseñar un bonsái, coge papel y bolígrafo, y empecemos.

En el día de hoy, a mediados de invierno, lo que vamos a hacer será el primer trabajo, que será elegir el estilo que le queremos dar y trasplantarlo. Pero si en tu zona la ola de frío aún está muy presente, es mejor que trasplantes cuando las temperaturas empiecen a mejorar.

Herramientas

Las herramientas que necesitaremos son:

 

  • Maceta baja de plástico
  • Tijeras
  • Un serrucho pequeño
  • Un ”gancho”
  • Pasta cicatrizante
  • Akadama (si no tienes cómo conseguirla, puedes utilizar bolitas de arcilla o coger una olla rota de cerámica y ”triturarla” bien)
  • Vermiculita (o kiryuzuna, pero cuando se trata de especies que se dan tan bien en el lugar donde vives, no es necesario un sustrato especial)
  • Y por supuesto la planta que queramos trabajar

Paso 1: elegir un estilo

Árbol

No siempre resulta fácil elegir un estilo, ya que las plantas que encontramos en viveros y centros de jardinería se podan pensando en que esas plantas estarán en jardines, y no en macetas de bonsái. Con plantones ”criados” por nosotros ocurre algo similar: normalmente dejamos crecer el árbol como quiera durante varios años hasta que decidimos empezar a trabajarlo. El ejemplar que he escogido para hacer esta guía, es un Schinus molle de semilla. Tiene unos tres años de edad, y ha estado en un rincón de una mesa hasta ahora. Así que a primera vista no resulta fácil definir un diseño, y es probable que se acabe cambiando a medida que se va trabajando.

Pero… (afortunadamente siempre hay un pero), nos puede ayudar mucho saber lo siguiente:

  • No puede haber ninguna rama que crezca hacia nosotros
  • Las ramas y sus hojas, en la medida de lo posible, tienen que formar una especie de Y
  • No puede haber ninguna rama que se cruce con otra
  • La Escuela Clásica nos dice que tiene que haber cierta triangularidad, en todos los lados del árbol

Sabiendo esto, en este caso he optado por seguir el estilo del bonsái con doble tronco. Es decir, que algún día si todo va bien veremos al Schinus así:

Doble tronco

¡Queda mucho trabajo por hacer! Pero no debemos tener prisa. La paciencia debe ser nuestra compañera en este camino para hacerlo correctamente.

Paso 2: primeras podas

Cortar rama

Hay varios tipos de poda: de formación, de mantenimiento, y de saneamiento. Al Schinus no había que hacerle mucho, de hecho, más que una poda se podría considerar pinzado, ya que sólo se han quitado algunas ramitas.

Para podar puedes hacerlo con unas tijeras si el grosor de la rama (o raíz) no es demasiado ancho, o bien con un serrucho pequeño. No te olvides de desinfectar previamente las herramientas con agua y alcohol, y después de haberlas utilizado. También es importante que pongas pasta cicatrizante en cada corte, especialmente si éste ha sido grande (como el que se ve al podar una rama gruesa).

Paso 3: Trasplante

Quitar sustrato

Ahora ha llegado el momento de trasplantar a nuestro árbol. Pero para ello antes deberemos de retirar el sustrato. ¿Cómo lo hacemos? Con la ayuda de un gancho. Siempre que se trate de una especie autóctona o que viva sin problemas en nuestra zona, podemos hacer esta tarea sin preocupaciones; con cuidado, sí, pero sin tener que preocuparnos de la ”poda indirecta” de raíces que le estamos haciendo.

Limpiar raíces

Después, limpiamos las raíces con agua.

Podar raíz gruesa

A veces surgen imprevistos. Al Schinus le vemos una raíz demasiado gruesa que se tiene que podar con un serrucho, por la línea roja.

Pasta cicatrizante en herida

Ponemos pasta cicatrizante, y lo dejamos metido en un bol con agua.

Maceta con sustrato

Pasamos a los sustratos. Para que no nos equivoquemos con la cantidad de sustrato que necesita, echamos en la maceta primero la akadama, hasta casi llenar la maceta. Luego, echamos una capa de vermiculita.

Sustrato mezclado

Al mezclarlo, nos quedará algo así. ¡Listo para plantar al árbol! Si quieres, para que resulte más fácil trasplantarlo, saca un poco de sustrato antes de poner la planta, y luego vuelve a introducirlo para terminar de cubrir las raíces.

Regar

Por último sólo nos queda regar (con agua sola, o bien añadiendo unas gotas de Benerva, lo cual encontrarás en farmacias y ayudará a que las raíces se recuperen mejor del trasplante), y colocarlo en una ubicación a resguardo del sol directo.

Y para terminar…

Trasplantado

No te preocupes si a tu árbol se le caen las hojas. Es una reacción muy habitual teniendo en cuenta que se le han recortado varias raíces al momento de retirarle el sustrato. Esta es una reacción previa a la brotación espectacular que hará en primavera.

En el caso de coníferas, nunca se debe de hacer una poda ni limpieza intensivas de raíces. Estas plantas se sustentan gracias a las micorrizas, que son una especie de hongo beneficioso (y vital) para la supervivencia de estos árboles.

El mes que viene hablaremos sobre los abonos: la comida del árbol que ayudará a que crezca con un estado de salud envidiable. Pero, si te han quedado dudas, no esperes más y contacta con nosotros.


Categorías

Bonsais

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   yapote dijo

    Hola Monica. estoy muy contenta con tu consejos, guiero hacer un bonsai de Flanboyan, y me gustaria saber cuantos años tiene que tener la planta para empezarun saludo Josefa. eschpa@bluewin.ch

  2.   Mónica Sánchez dijo

    Hola yapote!
    En realidad no es tan importante la edad como la planta en sí. Me explico: hay árboles como los Zelkova o los Ulmus que en pocos años puedes hacer un bonsái que aparente más edad de la que tiene. Debido a esto me gusta fijarme en el grosor del tronco. Para comenzar a trabajar un árbol como bonsái es necesario que su tronco mida, al menos, un centímetro de diámetro. Lo ideal serían 2cm, pero con 1cm es suficiente para ir empezando.
    Si tienes alguna duda más, pregunta 🙂
    Un saludo!

  3. Mónica gracias por los consejos. Soy un aprendiz de los bonsáis y de todo en general. Me gustaría que explicases por que del corte de raiz, no sería mejor dejar la raíz gruesa?, y otra cuestión. Tengo entendido(corrígeme si me equivoco, por favor, ahora y siempre, que el árbol tiene que estar sujeto a la maceta con alambre para evitar que al moverse rompan las micro raíces, ¿no?, si estoy en lo cierto explicas como se sujeta. Gracias, y perdona por la brasa

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Oscar.
      Gracias a ti 🙂 .
      La raíz gruesa siempre que se pueda es mejor cortarla, ya que de lo contrario el árbol acabaría saliéndose de la bandeja. NO hay que hacerlo en el caso de que sólo tenga esa raíz, puesto que de hacerlo la planta moriría.
      Efectivamente, tiene que estar sujeto con alambre. Hay varias maneras de hacerlo. Lo primero es sujetar las rejillas de drenaje, después colocar el árbol -ya sin sustrato-, y poner un alambre en cada lado de la planta pasándolo por los agujeritos de la rejilla y anudándolo en la base. Como es mejor una imagen que mil palabras, te dejo un vídeo.
      Si tienes alguna duda, pregunta.

Escribe un comentario