Acer palmatum ‘Beni Schichihenge’

El Acer palmatum beni shichihenge no es muy grande

Imagen – mikesbackyardnursery.com

Me encanta el arce japonés. Es un planta muy elegante, que está bonita durante prácticamente todo el año (incluso me atrevería a decir que lo está siempre, también en invierno cuando se queda sin hojas). Como yo, hay muchas otras personas a las que les gusta mucho, seguramente por eso los botánicos y cultivadores hacen lo posible por sacar nuevos y mejorados cultivares, como por ejemplo el Acer palmatum ‘Beni Schichihenge’.

Tal y como puedes ver en la imagen superior, este arbusto o arbolito tiene las hojas palmadas de color verde y rosa, algo que sin duda lo convierte en una variedad perfecta para dar color al jardín, o al patio ya que puede mantenerse en maceta.

¿Cuáles son las características del Acer palmatum ‘Beni Schichihenge’?

El Acer palmatum Beni Shichigenge es de lento crecimiento

Imagen – theevergreennursery.com

Nuestro protagonista es un arbusto de hoja caduca que solo crece unos 2 metros de altura por más o menos lo mismo de anchura. Su desarrollo es el de un arbolito enano, con un tronco que empieza a ramificar a cierta distancia del suelo; no es como otros arces japoneses que desarrollan ramas muy, muy cerca del suelo y que, por lo tanto, tienen una forma de arbusto más clara.

Las hojas, como decía antes, son de color verde con los bordes de color rosa; ahora bien, en verano las partes rosas pasan a ser color crema, y en otoño son más rojizas. No florece, por lo que solo se multiplica por injertos durante la primavera.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

El arce japonés ‘Beni Schichihenge’ es un cultivar que requiere de unos cuidados un tanto especiales para que pueda estar realmente bien. A continuación te voy a decir todo lo que tienes que hacer para que puedas tenerlo en perfecto estado:

Ubicación

Hay muchos tipos de arces japoneses

Imagen – acersonline.co.uk

¿Dónde tiene que estar? Bueno, para responder a esta pregunta es importante tener presente que necesita sentir el paso de las estaciones, el viento, la lluvia, el frío, etc., por este motivo, debe de estar en el exterior, en sombra. Y es que si lo mantuviéramos dentro de casa no duraría mucho, puesto que no podría soportar las condiciones que se encontraría en la vivienda.

Ahora bien, al igual que el resto de arces japoneses, es muy sensible a las heladas tardías. No me malinterpretes: soporta las heladas y de hecho es necesario que la temperatura baje de los 0 grados para que pueda regular mejor sus ciclos.

Pero debes saber que en seguida que empiece a mejorar el tiempo brotará, lo cual es un problema si en tu zona suele haber heladas tardías. Por eso, en estos casos, no está demás protegerlo con una tela antiheladas y quitársela enseguida que las temperaturas, entonces sí, suban dejando atrás los valores bajo cero.

Tierra o sustrato

Es una planta que podríamos etiquetar como »ácida», puesto que solo puede crecer en tierras que sean así, ácidas, con un bajo grado de alcalinidad (entre 4 y 6.5). Esto es algo que debemos tener muy presente, tanto si queremos plantarlo en el jardín como si preferimos tenerlo en maceta. De hecho, en maceta habrá que ponerle sustrato específico para plantas ácidas, fibra de coco, o bien optar por una mezcla mineral como la siguiente: 70% akadama + 30% kanuma.

Si la tierra del jardín es alcalina, no recomiendo plantarlo ahí ni aunque se haga un agujero muy grande y se llene con tierra ácida. ¿Por qué? Porque más tarde o más temprano ambas tierras se irán mezclando a menos que se evite cubriendo los bordes con algún plástico; y aún así, en cuanto las raíces lleguen al fondo -el cual debe de estar desprotegido, es decir, sin plástico alguno- seguramente las hojas empiecen a verse cloróticas.

Riego

Otro tema importante y que está muy relacionado con la tierra es el agua de riego. El agua debe de tener también un pH bajo (como el agua de lluvia, o la de Bezoya por ejemplo), ya que de lo contrario cada vez que se riegue el arce japonés ‘Beni Schihenge’ con ella, conseguiremos que el pH de la tierra suba, algo que terminará por causarle problemas como la clorosis que mencionaba antes. Esta no es más que el amarilleamiento de las hojas como consecuencia de algún nutriente, que en el caso del arce, sería el hierro.

Asimismo, hay que saber que no soporta la sequía. Por eso, se debe mantener la tierra siempre ligeramente húmeda.

Abonado

¿Cuándo hay que abonarlo? Lo ideal es empezar en primavera, cuando veamos que las yemas están despertando. Y continuaremos hasta que pase el verano y nuestro arce empiece a otoñar; entonces suspenderemos el abonado hasta el próximo año.

Si quieres saber qué abonos usar, te recomiendo los fertilizantes que son específicos para las plantas ácidas. Ahora bien, si lo tienes en el suelo, podrás abonarlo con guano o estiércol de cabra por ejemplo.

Rusticidad

El Acer palmatum ‘Beni Shichihenge’ resiste las heladas de hasta los -18ºC, excepto si son tardías.

¿Habías oído hablar de este arce japonés?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.