Cultivar camomila en tu hogar, todo lo que tienes que saber

La camomila, conocida también con el nombre de manzanilla romana, es una de esas plantas que llevamos cultivando desde hace siglos. Pero ese es un nombre que puede crear confusión, ya que realmente es originaria de toda Europa occidental, y también se la puede encontrar al norte de Asia.

Es una planta muy interesante, pues se puede utilizar como ornamental, para el pelo o como medicinal, tal y como te vamos a contar en este especial que hemos preparado para ti.

Propiedades de la camomila

La camomila, cuyo nombre científico es Chamaemelum nobile, es una planta herbácea perenne que crece hasta los 40cm de altura y cuyos tallos son muy densos. Las hojas son alternas, bi o tripinnatilobuladas, con los foliolos lineares, de color verde oscuro. Las flores aparecen durante el verano, agrupadas en inflorescencias terminales en forma de panícula. Éstas tienen la corola amarilla y los pétalos de color blanco.

Cabe destacar que es una hierba hermafrodita, lo cual significa que puede autopolinizarse, pero aún así, hay muchos insectos que la polinizan, como las abejas, avispas o abejorros.

¿Cómo se cuida la camomila?

Ahora que sabemos cómo identificarla cada vez que vayamos de visita a un jardín, es momento de aprender a cuidarla. Vamos allá:

Ubicación

Colocaremos esta preciosa planta en el exterior, a pleno sol. Si no disponemos de rincones así, podemos tenerla en semisombra, pero es importante que sea un lugar en la que llegue mucha luz, aunque sea indirecta.

Riego

El riego tiene que ser frecuente, especialmente durante la época de más calor. Regaremos unas 3 veces por semana en verano, y cada 4 días el resto del año.

Suelo o sustrato

No es exigente. Si optamos por tenerla en el jardín, podrá crecer sin problemas incluso en terrenos calizos; y si por el contrario queremos tenerla en maceta, podemos usar sustrato de cultivo universal sin problema.

Trasplante

Tanto si la queremos pasar a tierra como cambiar de maceta, lo cual por cierto hay que realizar cada dos años, tenemos que esperar a que llegue la primavera.

Poda

A medida que las flores se vayan marchitando es importante que se vayan cortando para que la planta se siga viendo bonita y, de paso, para evitar que pueda ser atacada por parásitos u hongos.

Abonado

Durante la primavera y el verano es aconsejable abonar con abonos orgánicos, como por ejemplo con guano o bien con extracto de algas, pero no hay que abusar de este último ya que es muy alcalino y podría provocarle clorosis a nuestra camomila.

Plagas y enfermedades

Es una de las plantas más resistentes; tanto es así que sólo se le conocen dos plagas: los trips y los pulgones. A ambos les favorece mucho la calor y la sequedad del ambiente, pero sólo atacarán si la camomila lo está pasando mal, es decir, si tiene falta o exceso de riego, o si está sufriendo estrés térmico (temperaturas más altas de 40ºC pueden perjudicarla).

Así pues, para evitarlas, es importante tener bien controladas las condiciones de cultivo, y regar evitando siempre dejar el sustrato seco por muchos días seguidos (más de 4 en verano, y más de 7 el resto del año). Y en el caso de que ya tenga, trátala con Aceite de Neem, o corta las partes afectadas.

Reproducción de la camomila

¿Cómo conseguir nuevos ejemplares? Muy fácil: pon semillas en primavera. Sigue este paso a paso para obtener nuevas plantitas de camomila:

  1. Lo primero que hay que hacer es, obviamente, adquirir las semillas. Las encontraremos a la venta en viveros y en tiendas agrícolas.
  2. Una vez en casa, se aconseja -no es imprescindible- introducirlas en un vaso con agua durante 24 horas. De esta manera sabremos cuáles son las que tienen más posibilidades de germinar, que serán las que se hundan.
  3. Al día siguiente, procederemos a preparar el semillero, lo cual puede ser macetas, bandejas de corcho, envases de leche o de yogurt, o lo que prefiramos mientras que tenga agujeros para el drenaje del agua. Lo rellenaremos con sustrato de cultivo universal, o con uno específico para semilleros, y lo regaremos.
  4. A continuación, colocaremos un máximo de tres semillas en cada uno si es pequeño (de 20cm de diámetro o menos), y hasta 5 si es de entre los 20 y los 40cm de diámetro. Las separaremos todo lo que podamos para que puedan crecer y desarrollarse bien.
  5. Después, las cubrimos con una fina capa de sustrato, sólo lo suficiente para que el viento no se las lleve volando.
  6. Finalmente, regamos con una regadera o con un pulverizador, y lo ponemos en una zona expuesta al sol directo.

Germinarán muy pronto, en un máximo de dos semanas, pero antes de pasarlas a macetas más grandes o al jardín, hay que esperar a que midan, al menos, unos 10cm, para lo cual no habrá que esperar mucho, ya veras 😉 .

Usos de la camomila

La camomila se utiliza, no sólo como ornamental, sino también porque es tónica, digestiva, antiespasmódica, antiinflamatoria, y por si fuera poco previene las úlceras pépticas, que son las que se forman en la mucosa que recubre el estómago o el duodeno.

Para ello, se utilizan seis cabezuelas por cada taza de agua, pero antes de empezar este tratamiento debes consultar con tu médico.

Efectos de la camomila en el pelo

En épocas recientes se ha empezado a poner muy de moda la camomila por los efectos que tiene el pelo. Pero hay que tener muy en cuenta que, si bien se ha usado de manera natural como aclarador durante siglos, actualmente disponemos de champús que llevan agua oxigenada. Ésta está en una concentración baja, entre un 3 y un 9%, pero es lo suficientemente alta para que, junto con la planta, se pueda obtener un color rubio más claro de lo que ya se tiene.

Efectivamente, sólo notarás sus efectos si tu cabello es rubio claro y lo quieres tener todavía más clarito; pero no si es rubio oscuro o castaño.

¿Son peligrosos estos champús?

Peligroso como tal no es, pero hay que saber que el agua oxigenada lleva, como su propio nombre indica, oxígeno, y que éste oxida poco a poco el cabello, pudiendo llegar a dejártelo quebradizo.

Y hasta aquí el especial de la camomila. ¿Qué te ha parecido? 🙂

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

2 comentarios

  1.   Elna Danka dijo

    Me han encantado tus artículos Mónica, voy a seguir tus consejos, muchas gracias!!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Me alegro de que te hayan gustado, y gracias a ti 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.