¿Cómo hacer que los cactus crezcan más rápido?

Consigue que tus cactus crezcan rápido con nuestros consejos

Los cactus son plantas suculentas, normalmente con espinas, cuyo ritmo de crecimiento se caracteriza por ser algo lento. Esto se nota sobretodo cuando se comparan con otras, como las hortícolas por ejemplo, las cuales en cuestión de unas pocas semanas o meses ya han alcanzado su tamaño definitivo.

Ahora bien, es precisamente ese detalle, uno de los que hacen que sean tan populares en los jardines y patios de casi todo el mundo. Pero si quieres descubrir cómo hacer que los cactus crezcan más rápido, apunta nuestros consejos.

¿Por qué crecen ‘lentos’ los cactus?

Las Opuntia son cactus de rápido crecimiento

Antes de entrar en materia, es interesante entender un poco por qué tienen el ritmo de crecimiento que tienen, pues así podremos saber qué podemos hacer para que crezcan un poco más rápido. Pues bien, los cactus son originarios de América, en concreto de las zonas áridas y semi-áridas. En esos lugares las plantas viven en unas condiciones muy peculiares, que son:

  • tierra arenosa/pedregosa con pocos nutrientes
  • temperaturas muy altas, de 40ºC o más durante el día
  • temperaturas nocturnas por debajo de los 20-30ºC, pudiendo haber alguna helada suave de forma ocasional
  • escasez de lluvias

¿Qué ocurre cuando hace tanto calor y los recursos de agua son muy limitados? Exacto: que el crecimiento es mínimo. El hecho de crecer supone un gasto de energía considerable, y para tener esa energía es vital tener cubiertas las necesidades de agua y nutrientes.

Pero cuando cultivamos cactus en maceta se añade otro ‘problema’, que no es otro que la dependencia que tiene con nosotros para sobrevivir. Y con esto me refiero al riego, al abonado, a la prevención y tratamiento de plagas y enfermedades, … así como al trasplante. Si no les proporcionamos todos los cuidados que precisan, nuestras plantas espinosas favoritas apenas crecerán.

¿Cómo hacer que los cactus crezcan más rápido?

Ahora que sabemos por qué crecen al ritmo que crecen, es momento de tomar algunas medidas que servirán para conseguir aumentar, al menos un poco, su ritmo de crecimiento. Hay que tener muy claro que no se puede esperar que un cactus crezca, por ejemplo, 20 centímetros al año, pues no está preparado genéticamente para ello; pero sí que podemos conseguir que crezca a buen ritmo, y sobretodo que goce de buena salud (que es lo más importante 😉 ).

Tierra

El Ferocactus es un cactus de tipo barril

Jardín

Los cactus son muy sensibles al exceso de agua; de hecho, sus raíces se pudren con facilidad si el suelo en el que crecen es compacto y tiene mal drenaje. Es por eso por lo que es muy recomendable (importante si el suelo es arcilloso) hacer agujeros de plantación de unos 50 x 50cm, o de 1m x 1m si los ejemplares son o van a ser grandes, y rellenarlos con pómice, gravilla fina de obra (con una granulometría de 1-3mm) mezclada con un 30% de turba, o similares.

En el caso de que ya estén plantados, si la tierra que tienes no es la adecuada es preferible extraerlos, hacer el agujero y rellenarlo con algún sustrato mencionado antes. Intenta sacarlos con el cepellón de raíces entero, haciendo zanjas alrededor profundas. No te olvides de usar medidas de protección, como guantes -a ser posible de albañil-.

Maceta

El sustrato a elegir tiene que ser igualmente poroso, para que el drenaje sea rápido y total. El agua que sobre del riego ha de poder salir, alejarse de las raíces, pues si no estas se acabarán pudriendo. Por este motivo, es necesario que se rellene con sustratos tipo pómice, kiryuzuna, gravilla fina de obra (con una granulometría de 1-3mm) mezclada con un 30 o 40% de turba, o similares.

Riego

El riego ha de ser más bien escaso. Por seguridad, se recomienda siempre dejar secar la tierra por completo entre un riego y el siguiente. Durante el invierno, si vives en una región donde el clima es templado, puede ser necesario regar solo una vez al mes dependiendo del clima de tu zona.

Así, por ejemplo si vives en un sitio donde las heladas son muy suaves y puntuales, con temperaturas que rondan los 10-15ºC en toda esa estación, y si además no suele llover, tus plantas es probable que necesiten unos 2 o 3 riegos mensuales; en cambio, si vives en una zona donde hace más frío y/o donde llueve con frecuencia, el riego tendrá que ser suspendido por más tiempo.

En cualquier caso, cuando riegues dirige el agua a la tierra, nunca a la planta. Si está en maceta, no le pongas un plato debajo a menos de que te acuerdes de quitar el agua que sobre después de regar.

Abonado

Durante la primavera (una vez que ya se haya asentado, y las temperaturas sean de 15ºC o más) y el verano se aconseja abonar los cactus con un abono específico para ellos, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.

Este aporte de nutrientes conseguirá que crezcan a un ritmo natural, sano. Puedes comprarlo uno aquí.

Trasplante (para cactus en maceta)

Los cactus en maceta se han de ir trasplantando cada cierto tiempo

Los cactus en maceta se han de ir trasplantando cada cierto tiempo, cada 2-3 primaveras. Es un error no cambiarlos nunca. Las raíces desde el primer momento en el que se acostumbran a su nuevo recipiente reanudan su crecimiento, y crecen hasta que llega un momento en el que ya han ocupado toda la maceta. Entonces las plantas dejan de crecer en muchos casos, y hay otras como los Ferocactus que comienzan a crecer en vertical, como si quisieran salirse del recipiente.

Entonces, ¿cuándo hay que pasarlos a otra maceta mayor? Cuando se den algunas de estas situaciones:

  • Cuando se les salgan raíces por los agujeros de drenaje
  • Cuando las raíces y/o la planta haya ocupado toda la maceta
  • Cuando haya perdido mucha tierra
  • Cuando hayan pasado más de 3 años desde el último trasplante
  • Y también si está en una tierra de mala calidad, con muy mal drenaje

El paso a paso a seguir es:

  1. Primero, escoge una maceta de plástico o de barro con agujeros (las de barro son más adecuadas, pues permiten que las raíces se ‘agarren’ mejor, lo cual contribuye a que el crecimiento sea algo más rápido) que sea de unos 3-5cm (dependerá del cactus) mayor que la anterior.
  2. Luego, rellénala un poco con sustrato de calidad, como pómice (en venta aquí), kiryuzuna, o si quieres gravilla fina de obra (de 1-3mm de grosor) mezclada con un 30% de turba.
  3. A continuación, extrae el cactus de la maceta vieja, y colócalo en el centro de la nueva. Asegúrate de que no queda ni muy alto ni muy bajo, y si ves que es necesario, no dudes en echar o quitar sustrato.
  4. Después, termina de rellenar.
  5. Por último, coloca la maceta en el exterior, en un lugar luminoso.

Ubicación

Los cactus necesitan sol directo para crecer, motivo por el que no se suelen adaptar bien a vivir en interiores. Pero esto no significa que se hayan de poner nada más haberlos comprados a una exposición soleada. Si se hace, las plantas sufrirían quemaduras. Para evitarlo, es muy importante que se vayan acostumbrando poco a poco y de forma gradual, exponiéndolos una hora al sol de la mañana o de última hora de la tarde -que es menos intenso-, e ir aumentando ese periodo de exposición en 30 a 60 minutos cada pocos días o semanas.

Siguiendo todos estos consejos, te podemos afirmar que tendrás cactus sanos, y que crecerán… bueno, a un ritmo interesante teniendo en cuenta el tipo de plantas que son 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.