Quemaduras solares en cactus y otras suculentas: ¿qué hacer para recuperarlos?

Ferocactus con quemaduras solares en un lado

Imagen – lrgarden.cn

La gran mayoría de plantas suculentas, es decir, de cactus y crasas, se consideran plantas de sol. Por ello, es normal que muchos de nosotros tengamos la costumbre de exponerlos directamente al astro rey, pues así crecerán mejor. O eso es lo que pensamos, pero lo cierto es que si no los aclimatamos antes van a sufrir una insolación. Y es que las quemaduras solares en cactus y otras suculentas aparecen de un día para otro cuando estas plantas no se han adaptado todavía a las condiciones de su nuevo hogar.

Además, hay otro problema: no desaparecerán nunca. A medida que crezcan, sí que pueden terminar pasando desapercibidas, pero si nuestros cultivos se quemaron, tendrán esas manchas marrones toda su vida. Por suerte, hay cosas que podemos hacer para que las suculentas estén bien.

¿Por qué se queman los cactus y otras suculentas?

Las quemaduras solares en suculentas son, en la mayoría de los casos, un problema más estético que vital, siempre que se detecte a tiempo. Pero, ¿por qué aparecen? ¿No son plantas que resistan el sol? Bueno, depende de la especie: hay algunas, la mayoría, que sí viven a pleno sol, pero hay otras que prefieren zonas más resguardadas. Por ejemplo, mientras que un Ferocactus o una Echeveria necesitan estar expuestos al astro rey para poder crecer con normalidad, las Schlumbergera (cactus de navidad), Sempervivum o Haworthia se tendrán que poner en semisombra.

Por otro lado, hasta la planta que más necesita el sol se puede quemar si no está acostumbrada. Es como si nosotros pasáramos muchos meses encerrados en casa, y luego empezáramos a ir cada día a la playa sin ningún tipo de protección. Nuestra piel lo pasaría mal, pues las células ya no podrían protegernos como antes de los rayos ultravioleta. En casos muy graves, por ejemplo, si no usáramos ningún tipo de crema solar y nos expusiéramos a diario al sol, podríamos sufrir quemaduras, que podrían ser una ‘simple’ mancha rojiza, o bien una especie de ampolla.

Las suculentas también han de pasar por un proceso de adaptación, pero con el añadido de que a ellas no podemos ponerles crema solar. Esto significa que tendremos que ingeniárnoslas para que, poco a poco, vayan adaptándose. Asimismo, debemos de estar preparados porque, si tienen hojas, es probable que pierdan algunas. Sus células precisarán de nuestra ayuda para resistir cada vez más y mejor el impacto de los rayos solares.

Suculentas (cactus y crasas) en interior: cuidado con las ventanas

Las suculentas en interior pueden quemarse si están junto a la ventana

Hay algunas especies de suculentas que pueden crecer bien dentro de casa, como todas aquellas que son de sombra o semisombra (Gasteria, Haworthia, Sempervivum,…) e incluso otras que, sin ser técnicamente plantas crasas se suelen meter dentro de la categoría de suculentas, como las Sanseviera. Ahora bien, cuando las ponemos junto a la ventana va a pasar lo siguiente: cada vez que los rayos del sol atraviesen el cristal, su energía se intensificará y esta acabará impactando en aquello que tenga más cerca. A esto se conoce como el efecto lupa.

¿Qué ocurre cuando pones una lupa debajo de una luz fuerte, y bajo dicha lupa colocas, por ejemplo, un papel? Exacto. Que el papel se quema. Con los cactus y crasas, y en realidad con cualquier planta, ocurre exactamente lo mismo. Pero no te preocupes, que hay dos cosas que puedes hacer:

  • una es ir rotando la maceta un poco cada día, para que llegue la misma cantidad de luz a toda la planta;
  • o bien optar por colocar tu cactus o crasa lejos de la ventana. Pero esto solo se aconseja si la especie es de sombra o semisombra, puesto que si colocas una de sol en una habitación en la que apenas hay claridad, se etiolará (es decir, que crecerá mucho, muy rápido, hacia una fuente de luz, y por el camino se debilitará).

¿Cómo podemos saber si el cactus o crasa se ha quemado por el sol?

El síntoma más evidente es la aparición de la quemadura. Ayer la planta estaba perfecta, pero hoy ya no. Estas quemaduras pueden ser de color amarillento si el impacto no ha sido muy directo o si ha durado poco, o bien marronáceo, e incluso negruzco cuando sí lo ha sido. Además, si las tocas puedes notar que tiene un tacto como de papel arrugado, pero que no te deja ninguna mancha en el dedo (algo que te sirve para comprobar que el problema viene del interior de la planta (recuerda: las células que no han tenido oportunidad de aclimatarse, se pueden morir si les da el sol de forma directa. Y si ellas no están bien, ello se verá reflejado en las capas más externas de la suculenta, en su cuerpo).

Dependiendo del tiempo de exposición y de la propia resistencia de la planta, otros síntomas pueden ser:

  • Caída de hojas (si las tiene)
  • Su crecimiento se detiene
  • Debilidad general
  • Aparición de insectos oportunistas (cochinillas, sobre todo)
  • Y en casos realmente graves, muerte

¿Cómo recuperar un cactus o crasa que se ha quemado?

Pasemos ahora a lo más importante. ¿Cómo se recupera una planta que se ha quemado? Lo primero que has de hacer es llevarla a un sitio donde no le dé el sol de forma directa, o bien ponerles una malla de sombreo para que estén más protegidos (puedes comprarla aquí). No recomendamos quitarle con un cuchillo esas manchas, pues de todos modos al cicatrizar la suculenta tapará esa herida, haciendo que se -vuelva- a ver marrón o grisáceo (dependerá de la especie).

Una vez que esté en una zona en la que haya claridad pero no sol directo, comprobaremos la humedad del sustrato, puesto que es posible que esté pasando sed. Para ello, puedes introducir un palo delgado de madera con cuidado: si al sacarlo ves que se le ha adherido mucha tierra, entonces es que no necesita agua. Otro método, mucho más sencillo, es coger la maceta y simplemente presionarla en lados opuestos con los dedos: si ves que el pan de tierra se separa con mucha facilidad de los bordes del recipiente, y si además se ve seca, tienes que meterla en un barreño con agua durante unos 20 minutos.

Si tu planta afectada es, por ejemplo, una Echeveria u otra que tenga hojas, podrás quitarle las que tiene afectadas siempre y cuando se den alguna/s de esta/s situación/es:

  • La quemadura de la hoja está en la parte más cercana al tallo.
  • Toda la hoja está dañada.

No hay más. Si se da el caso de que tiene alguna plaga, no tienes que quitarles las hojas, pero sí que es importante tratar de eliminar esa plaga. Para esto, es muy aconsejable coger un pincel, mojar la brocha con agua y un poco de jabón neutro, y con paciencia limpiar la suculenta.

¿Cómo aclimatar una crasa o un cactus al sol?

Los cactus se han de aclimatar al sol

Con mucha paciencia, y de forma gradual. Es muy recomendable empezar en primavera, o en otoño, cuando los rayos del sol no son tan intensos como lo son durante el verano. Así, una buena forma de aclimatarlos es exponiéndolos una hora al astro rey, a primera hora de la mañana o a última de la tarde, e ir aumentando ese tiempo en una hora cada semana.

Pero ojo: cada planta es un mundo. Si ves que, por ejemplo, con dos horas de exposición tu cactus o crasa se quema un poco, ve más despacio. Tenlos hora y media, o menos. Y si por el contrario tu planta se mantiene intacta en esas dos horas, y aunque no haya pasado todavía la semana, quizás sea interesante tenerla más tiempo (dos horas y media o tres).

Ve experimentando, pero insisto: no tengas prisa. Una mala decisión puede hacer que tu planta tenga quemaduras hasta el fin de sus días. Y eso es algo que se evita aclimatándola, poco a poco.

Espero que te sea de utilidad.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.