¿Cómo se cuida el bonsái de roble?

Imagen – Wikimedia/Hutch10

Cuando empiezas en el mundo de los árboles trabajados en bandeja lo haces con mucha ilusión y ganas de aprender, pero no siempre eliges la especie adecuada. Así que para que no te desanimes, te voy a recomendar adquirir un bonsái de roble, pues después de los Ficus y de los olmos son unos de lo más fuertes y resistentes.

A continuación te voy a explicar todos los cuidados que requiere para crecer sano y, por consiguiente, mantener alto su valor ornamental 🙂 .

¿Cómo es el roble?

Antes de nada, es importante conocer un poco al roble como árbol, ya que así podremos saber qué esperar del bonsái. Pues bien, el roble es el nombre que se le da los árboles y arbustos del género Quercus, el cual está compuesto por entre 400 a 600 especies distribuidas por las regiones templadas de Europa, Asia occidental, América del Norte y Sudamérica.

Suelen alcanzar alturas impresionantes, de 10 metros o más, pero su ritmo de crecimiento es muy lento. Por contrapartida, su esperanza de vida es muy larga, llegando a superar los mil años. Su copa, más ancha o más estrecha, está formada por hojas generalmente caducas. Y el fruto es la bellota, comestible en muchas especies.

¿Cómo se cuida el bonsái de roble?

Imagen – Flickr/Ragesoss

Como bonsái, se utiliza mucho el Quercus robur, pues tiene las hojas relativamente pequeñas, caducas, y es muy resistente. Sus cuidados son:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol o en semisombra.
  • Sustrato: 70% akadama + 30% kiryuzuna.
  • Riego: 4-5 veces por semana en verano, y cada 3-4 días el resto del año. No tolera el encharcamiento, pero le teme más a la sequía.
  • Abonado: con abonos líquidos específicos para bonsái.
  • Estilo: bosque o como ejemplar único con tronco vertical.
  • Poda: a finales de invierno cuando empiecen a salir los brotes. Se ha de dejar crecer 8 pares de hojas y cortar 2 o 4 pares. También se han de cortar las ramas que se entrecrucen, las que hayan crecido demasiado y las rotas, enfermas o débiles.
  • Trasplante: en primavera, cada 2-3 años.
  • Plagas: cochinillas y pulgones.
  • Rusticidad: resiste las heladas de hasta los -12ºC, pero las temperaturas de más de 30ºC le pueden perjudicar. No se adapta a las condiciones de los climas tropicales.

¡Que disfrutes de tu bonsái!

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Bonsais

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.