¿Es posible cultivar mango en España?

Árbol de mango con frutos

El mango es un árbol frutal de origen tropical que muchas personas quieren cultivar en España, un país con diversos climas y diferentes tipos de tierra. La planta es realmente muy interesante: da muy buena sombra, tiene un valor ornamental alto por su porte y sus grandes hojas, y además produce unos frutos deliciosos.

Sin embargo, cuando se planta en el lugar inadecuado se convierte en un árbol muy complicado. Si tenemos en cuenta esto, ¿es posible cultivar mango en España? Y, ¿cuáles son las variedades más apropiadas?

¿Cuáles son las características del árbol de mango?

El árbol de mango es grande

Si quieres cultivar mango en España, es muy recomendable que primero sepas cómo es la planta. De esta forma, podrás encontrarle el lugar más idóneo para que pueda crecer. Así pues, debes saber que es un árbol perennifolio que alcanza los 30 metros de altura. Su copa es amplia, de 4-5 metros, y está compuesta por hojas lanceoladas, grandes de entre 15 y 30 centímetros de longitud, y verde oscuras.

El tronco crece casi como un pilar recto, y llega a medir unos 50 centímetros de grosor. Las raíces que tiene no son muy invasivas, pero estamos hablando de un árbol grande, y que por consiguiente necesita espacio para desarrollarse. Por este motivo, no es recomendable cultivarlo en macetas toda su vida, ni tampoco en jardines pequeños.

Si hablamos de las flores, las hay femeninas y masculinas que aparecen en ejemplares distintos. En cualquier caso, se agrupan en panículas axilares, o terminales. Pueden ser de color rojo, amarillo, anaranjado, rosado o verde, y tienen la particularidad de que producen néctar.

El fruto es una drupa con la piel que suele ser primero verde, después amarilla, y al terminar de madurar, rojo-granate. La pulpa es más o menos fibrosa, por lo general amarillo-anaranjada, y de sabor dulce. Solo contiene una semilla, marrón, y de un tamaño inferior al del fruto.

¿Cómo ha de ser el cultivo del mango para que crezca bien?

El mango da frutos en verano

Para cultivar mango con éxito es muy importante que el suelo sea profundo, ligero y con muy buen drenaje. Por lo tanto, el tipo de tierra más recomendada es la que tiene una textura limo-arenosa o arcillo-arenosa, con un pH en torno a 5.5-6. En el resto puede tener muchos problemas para desarrollarse bien, ya que si el terreno es compacto le cuesta bastante enraizar, y si no lo consigue, el crecimiento que tenga apenas será visible año tras año. Además, si tiene un pH de 7 o superior, le faltará hierro y sus hojas amarillearán.

Por otra parte, esta planta necesita riegos frecuentes. Un árbol que esté plantado en tierra si quiere prosperar tendrá que recibir entre 16 y 20 litros de agua semanales durante los dos primeros años, y entre los 10 y los 14 litros a la semana el resto, lo que significa que en climas donde las precipitaciones son escasas, como en la región mediterránea, a menos que se riegue no lo va a tener fácil.

Asimismo, es necesario que se plante en un sitio espacioso, a una distancia de unos 5 metros, como mínimo, de la pared o muro, y de otras plantas grandes, sean árboles o palmeras. De este modo, se podrá disfrutar mucho del mango, puesto que crecerá sin ningún impedimento. Y es que, si planta por ejemplo muy cerca de otros árboles, se podría dar el caso de que su tronco se inclinase, alejándose de la planta que tuviera más cerca, para poder captar más luz.

¿Qué clima se necesita para cultivar mango?

Por último, tenemos que hablar de las temperaturas. Al ser originario de la India, el mango no soporta temperaturas frías, y las heladas le pueden ocasionar la muerte. Lo ideal es que se plante en una zona donde el mercurio del termómetro se sitúe entre los 35ºC de máxima y los 5ºC de mínima, es decir, en una zona con clima tropical preferentemente, o subtropical. Aún así, hay que decir que hay algunas variedades que sí soportan algo más, como estas:

  • Antonio: resiste hasta los -2ºC.
  • Gomera 1: resiste hasta los -1ºC.
  • Timoteo: resiste hasta los -2ºC.

De todas formas, es conveniente tenerlo un poco protegido, al menos los primeros años para que pueda adaptarse mejor a las condiciones climáticas y ambientales del lugar.

Así pues, sí que es posible cultivar mango en España, pero sólo si se vive en un lugar donde el clima es cálido y húmedo, como puede ser la isla de Tenerife, el sur de la península ibérica, o si se dispone de un jardín con un microclima cálido.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Gerardo García dijo

    Excelente artículo, donde se explican las principales condiciones necesarias para cultivar el mango con éxito.

    Sí me gustaría añadir que, en España peninsular y a lo largo de la zona mediterránea, el mango se adapta perfectamente a las condiciones climáticas. Por ejemplo, en Málaga, donde la superficie cultivada actual supera las 10.000 hectáreas.

    En toda esta zona geográfica se pueden encontrar las principales variedades comerciales de mango.