¿Cuál es la diferencia entre plátano y banana?

Los plátanos son frutos comestibles

¿Cuántas veces hemos confundido plátanos con bananas? Son frutas muy parecidas, tanto que a menudo la diferencia más notable la tienes que descubrir al consumirlas. Aunque ambas son unos estupendos postres (o tentempiés), lo cierto es que no son exactamente lo mismo.

Si quieres saber cuál es la diferencia entre plátano y banana, a continuación te la desvelaré.

¿Qué son los plátanos?

Hablemos primero de los plátanos. Estos son los frutos que producen algunas especies de musáceas, especialmente los de la Musa acuminata. Aunque no se puede saber si una musa va a producir bananas o plátanos solo por su herencia genética, esa especie es una de las que más se cultiva precisamente por sus deliciosos frutos, al igual que la Musa balbisiana.

Estos frutos son más largos que las bananas, y tienen la cáscara más gruesa. Se pueden consumir crudos cuando están maduros, pero cuando están todavía verdes se cocinan y al hacerlo, veremos que no pierden su forma.

Si hablamos de su nivel de azúcar y de humedad, este es más bajo en los plátanos, pero estos tienen más carne que las bananas.

¿Y las bananas?

Las bananas tienen la piel más delgada

Ahora, de la banana. Esta es fruta también, de algunas musáceas. Tiene una forma alargada, pero de un tamaño algo más reducido que el plátano. La principal diferencia con este es que tiene la cáscara menos gruesa y una carne mucho más suave y dulce, algo que hace que se pueda consumir cruda sin problemas.

Sin embargo, debes saber una cosa, y es que por sus características es una fruta que se pudre con facilidad, sobretodo en verano, de ahí que se recomiende conservarla en la nevera.

Tanto en el caso del plátano como en el de la banana, su piel es amarilla, y a medida que van madurando van pasando al negro.

Resumiendo, ¿cómo diferenciamos las bananas de los plátanos?

  • Tamaño y forma: ambos tienen más o menos la misma forma, pero la banana es más pequeña.
  • Cáscara: la del plátano es más gruesa.
  • Modo de consumición: mientras la pulpa de la banana es blanda, motivo por el que se puede consumir cruda, la del plátano es algo más dura. De hecho, dependiendo de la variedad, como por ejemplo el plátano macho, se suele cocinar antes de servir.
  • Precio: aunque lógicamente no es una característica física, para el comprador sí que es una ayuda. En España las bananas suelen ser mucho más económicas que los plátanos.

¿Qué especies de Musa dan plátanos o bananas?

Si pasamos a la parte botánica, tanto los plátanos como las bananas son el fruto de un cruce de algunas especies de Musa, las cuales son:

Musa acuminata

La Musa acuminata es una especie de plátano

Imagen – Wikimedia/Miya.m

Se conoce como plátano rojo o plátano malayo, y es una planta que alcanza los 7 metros de altura. Es nativa de Australia y de Asia, aunque hoy en día se han obtenido tantos híbridos y cultivares que es difícil conseguir ejemplares genéticamente puros. Uno de esos cultivares es la Musa acuminata ‘Cavendish’, un grupo de variedades en el que se incluye el famoso plátano de Canarias. La pulpa (o carne) es rica en almidón y tiene un sabor dulce.

Musa balbisiana

La Musa balbisiana, a la cual llamamos plátano macho o plátano rosado, puede alcanzar los 7 metros de altura y tiene un tallo (falso tronco) de unos 30 centímetros de diámetro. Es originaria de Japón, y aunque ella no da plátanos comestibles, sí es uno de los progenitores de la Musa x paradisiaca, que es el híbrido que sí los produce.

Tipos de plátanos o bananas

El plátano rojo es una variedad de plátano comestible

Para terminar, veamos algunas variedades:

  • Cavendish: es un tipo de musa resistente al hongo Fusarium oxysporum. Dentro de este grupo encontramos varios cultivares, como el Valery, el Lacatán o el Robusta. Todos ellos se consumen crudos.
  • Plátano enano o dominico: es el plátano más pequeño del mundo, pero es dulce, así que se utiliza mucho para hacer pasteles y todo tipo de postres.
  • Plátano macho: es el plátano más grande, que tiene la piel un poco más gruesa de lo habitual y la pulpa también un poco más dura. Se ha de cocinar para poder comerse fácilmente.
  • Plátano rojo: es una variedad que tiene la piel de color rojizo, y también es gruesa. Su sabor es muy peculiar, ya que puede recordarnos al que tiene la frambuesa. Además, se puede consumir como gustes: o crudo, o bien cocinado.

¿Sabías cuáles eran las diferencias entre el plátano y la banana?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.