Drosophyllum lusitanicum

Vista del Drosophyllum lusitanicum

Imagen – Wikimedia/Lumbar

La planta Drosophyllum lusitanicum a muchos les puede parecer que ha sido sacada de algún planeta alienígena. Sus hojas no son de las comunes, sino que se asemejan más a tallos verdosos cubiertos por glándulas, las cuales son muy pegajosas para los mosquitos, hormigas y otros insectos.

En cultivo es una especie interesante, capaz de resistir el frío mucho mejor que otras plantas carnívoras. Pero, ¿cómo se cuida?

Origen y características del Drosophyllum lusitanicum

Las flores del Drosophyllum lusitanicum son amarillas

Imagen – Flickr/David Eickhoff

Se trata de una de las pocas carnívoras originarias de España, concretamente del sudoeste, así como de Portugal y de Marruecos. Desarrolla hojas lienales de unos 20 a 30 centímetros de longitud, cubiertas por pelos glandulares con el extremo rojo, el cual secreta una sustancia viscosa y aromática que sirve para atraer a los insectos. Esta sustancia es también pegajosa, por lo que por mucho que forcejeen los insectos quedarán atrapados, ya que cada vez serán más los tentáculos que lo sujetan.

Así, la presa muere pronto, y la planta lo digerirá con la ayuda de glándulas digestivas. Por último, las sustancias que se puedan asimilar del cuerpo serán absorbidas por las glándulas absorbentes, dejando únicamente el esqueleto externo del insecto.

Pero no solo tiene una cara ‘malvada’: como toda planta carnívora que se precie, el Drosophyllum produce flores que, aunque pequeñas, son realmente bonitas para los polinizadores. Estas brotan en primavera, sobre un tallo de unos 40 centímetros de alto, son de color amarillo y están compuestas por cinco pétalos. Además, producen gran cantidad de semillas.

La altura total de la planta es de 1,5 metros. Con el tiempo llega a desarrollar un tallo que se vuelve leñoso, por lo que se considera semi-arbustiva.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Vista del Drosophyllum lusitanicum en flor

Imagen – Wikimedia/Michal Klajban

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo del siguiente modo:

Ubicación

Es una carnívora que necesita sentir el paso de las estaciones, de modo que es preciso que se tenga en el exterior, en semisombra o a pleno sol. Ahora bien, si en el vivero donde la tenían estaba protegida del astro rey, no la expongas nada más llegar a casa a él, pues sus hojas se quemarían. Hazlo poco a poco y de forma gradual, siempre por la mañana temprano o al atardecer.

Tierra

  • Jardín: crece en suelos arenosos y silíceos. En estado natural la encontramos en los brezales, matorrales degradados y roquedos.
  • Maceta: usa la siguiente mezcla: 40% de turba rubia + 40% arena de cuarzo + 10% corteza de pino troceada + 10% de perlita (en venta aquí).
    Otra opción es 25% de pómice (en venta aquí) + 25% de perlita + 25% de arena + 25% de turba rubia.
    La maceta debe ser de plástico, y profunda, ya que la planta tiene raíces muy largas.

Riego

El riego del Drosophyllum es lo más complicado de todo. Su sistema radicular es largo, de modo que puede sobrevivir sin problemas a la sequía propia del Mediterráneo. Está tan bien adaptada, que si se riega en exceso la perderemos.

Para evitarlo, además de usar un sustrato con excelente drenaje, es aconsejable regar unas dos veces a la semana en verano, una a la semana en primavera y en otoño-invierno una vez al mes. Se debe usar agua de lluvia o sin cal, y nunca se regará por el método de la bandeja, sino que hay que regar por arriba, humedeciendo el sustrato.

Además, tampoco hay que ponerle un plato debajo de la maceta.

Abonado

No hay que abonar. Los insectos que atrape serán su ‘comida’.

Multiplicación

Vista del Drosophyllum germinando

Imagen – Flickr/David Eickhoff

El Drosophyllum lusitanicum se multiplica por semillas, no sin cierta dificultad. Para que germinen mejor se debe de pasarles un papel de lija, y luego sembrarlas en macetas con sustrato húmedo, cerca de una fuenta de calor.

El trasplante es difícil, por lo que es muy aconsejable sembrar un máximo de dos semillas en cada maceta para lograr que más ejemplares lleguen a la edad adulta.

Trasplante

Es mejor no trasplantar. Si es muy necesario, es decir, si se le salen raíces por los agujeros de drenaje, se hará en primavera y con cuidado para sacar el cepellón entero.

Rusticidad

Resiste heladas débiles de hasta los -4ºC, pero debes tener en cuenta que el calor extremo le perjudica. En verano, la temperatura máxima no debe ser superior a los 30 grados centígrados.

¿Dónde comprar?

El Drosophyllum lusitanicum es una planta carnívora

Imagen – Wikimedia/Michal Klajban

La planta carnívora Drosophyllum lusitanicum no es fácil de encontrar en los viveros, ni siquiera en tiendas especializadas. Las semillas tardan en germinar, y el ritmo de crecimiento es lento, por lo que cuando se ponen a la venta lo normal es que el precio sea más alto que el otras carnívoras más rápidas.

Teniendo todo esto en cuenta, aconsejamos contactar directamente con viveros online especializados en carnívoras, o en asociaciones, ya que en sitios como eBay o Amazon es realmente difícil encontrar a la venta, especialmente plantas ya crecidas.

¿Qué te ha parecido el Drosophyllum lusitanicum? ¿Habías oído hablar de él?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.