Cola de caballo (Equisetum arvense)

Imagen – Wikimedia/Alex Lomas

El Equisetum arvense es una de las especies que se conocen con el nombre de cola de caballo. Se trata de una planta de muy rápido crecimiento, perfecta para cultivar en estanques e incluso en macetas sin agujeros, ya que su altura es más bien reducida.

Si bien no produce flores ornamentales, su porte y la forma de sus hojas hacen que sea una idea muy interesante tenerla cerca. Además, es tan fácil de cuidar que seguro te cuesta creerlo 😉 .

Origen y características

Imagen – Wikimedia/Zeynel Cebeci

Nuestro protagonista es una planta oriunda de la costa este del litoral español excepto en la Comunidad Valenciana, y también de la isla de Mallorca, en el archipiélago balear. Popularmente se le conoce como cola de caballo, equiseto, cola de rata, limpiaplata, cien nudillos o candalilo. Crece como arbusto perenne y rizomatoso cerca de las corrientes de agua dulce, alcanzando una altura máxima de 50 centímetros. 

Sus tallos son delgados, y pueden ser estériles o fértiles, siendo estos últimos más bajos y algo más suculentos que los primeros. Las hojas son lineares, de color verde. Y florece en primavera.

¿Cuáles son los cuidados del Equisetum arvense?

Imagen – Wikimedia/MPF

¿Quieres saber cómo se cuida esta preciosa planta? Toma nota:

Ubicación

Tienes que tenerla en el exterior, a pleno sol. En semisombra tiene un desarrollo más pobre.

Se podría disfrutar también en casa, siempre que se tenga en una habitación muy luminosa como un patio interior por ejemplo, pero no es lo ideal.

Tierra

Depende de dónde lo tengas:

  • Maceta: usa sustrato de cultivo universal (en venta aquí), pero pon antes una capa de arlita (en venta aquí) o de greda volcánica (en venta aquí).
  • Jardín: crece en suelos calizos, bien drenados.

Riego

Muy frecuente. Al ser semi-acuática, la tierra o el sustrato han de estar siempre húmedos. En caso de tenerla en maceta, le puedes poner un plato -o un tiesto sin agujeros- e ir rellenándoselo, o plantarla directamente en un cubo de esos de goma que usan mucho los jardineros, de este tipo:

Yo te puedo decir que tengo un papiro (Cyperus papyrus) en un cubo de esos y crece de lujo, por lo que el Equisetum arvense, al tener necesidades muy similares estoy convencida de que también se te pondrá precioso.

Abonado

Tan importante como el agua es el abonado. Ninguna planta puede vivir únicamente teniendo la sed saciada. Pero ojo, no debes usar cualquier abono, ya que al tener propiedades medicinales es posible que, quizás, más tarde o más temprano quieras aprovechar sus beneficios. Los abonos orgánicos son los mejores en estos casos, ya que no suponen ningún peligro para los humanos.

Por ello, te aconsejamos usar por ejemplo, el guano (aquí lo tienes en polvo y aquí líquido), compost, mantillo (en venta aquí), cáscaras de huevo y de plátano, etc.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado y la temperatura mínima se mantenga por encima de los 10-15 grados centígrados.

Multiplicación

El Equisetum arvense se multiplica por división de los rizomas en primavera. Para ello, hay que desenterrar un poco sus raíces y con un cuchillo previamente desinfectado cortar algún trozo, que se plantará en una maceta o en otro sitio del jardín.

Plagas y enfermedades

No tiene, motivo de más para que sea tan fácil de mantener 😉 .

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -12ºC. En caso de vivir en una zona más fría, protégelo en un invernadero o dentro de casa.

Te recomendamos:Tipos de invernaderos: ¿cuál escojo?

¿Qué usos tiene?

Ornamental

Es una planta muy decorativa, perfecta para tener en macetas, estanques, o en el jardín si recibe abundante agua. Tiene el tamaño adecuado para poder utilizarse como planta de borde o delimitadora, pero también para que destaque en un balcón, patio o terraza.

Medicinal

La cola de caballo tiene propiedades diuréticas, cicatrizantes y tópicas, lo cual significa que aumenta la eliminación de orina, ayuda a cerrar heridas -superficiales-, y también se ha usado para aliviar los síntomas de la artritis, la artrosis, la tuberculosis y los problemas renales.

Para poder beneficiarte de ella, debes utilizar los tallos y las hojas en infusión, aunque hoy día venden cremas, pastillas y hasta batidos.

Importante: es posible que hayas leído o leas en algún sitio que se puede usar también para los cálculos, sean renales o biliares. Pero tienes que saber que no se debe de empezar ningún tratamiento sin antes consultar con un médico. Con la salud no se juega (o no se debería de jugar). Piensa que por ejemplo los cálculos, es decir, las piedras, son un tema muy serio.

Basta tomar algo para que, sí, se rompan, pero una vez rotas se vayan por conductos que no deberían. Si eso pasa, tendrías un problema mucho mayor (por ejemplo, en el caso de los cálculos biliares, uno de esos podría irse al páncreas y provocar una pancreatitis).

Teniendo esto en cuenta, solo recomendamos su uso para problemas menores.

¿Qué te ha parecido el Equisetum arvense?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar