Ficus benjamina, el árbol perfecto para dar sombra

El Ficus benjamina es uno de los árboles más cultivados: su copa es tan extensa que toda la familia puede protegerse del sol, sus hojas son lo suficientemente pequeñas para que pueda ser trabajado como Bonsái, y su mantenimiento es tan sencillo que se adapta bien a vivir en el interior del hogar.

Sin embargo, cuando antes de adquirir uno tenemos que saber algunas cosas para que podamos disfrutarlo al máximo. Por ello, te vamos a contar todo sobre él, el Ficus benjamina.

Características del Ficus benjamina

Nuestro protagonista es un árbol perennifolio (es decir, que se mantiene siempreverde) originario del sur y sureste de Asia, y del sur y norte de Australia. Es el árbol oficial de Bangkok (Tailandia). Se le conoce por los nombres de boj o laurel de la India, y se caracteriza por alcanzar una altura de hasta 15 metros, con una copa aparasolada de hasta 6m. Ésta está formada por hojas de 6 a 13cm de largo, con forma oval.

El fruto, el higo, es muy pequeño, de apenas 1cm. Al madurar, se vuelven naranjas, que será cuando en su hábitat natural las aves vayan a comérselos.

¿Cómo se cuida?

Si quieres tener un ejemplar bien cuidado, ten en cuenta nuestros consejos:

Ubicación

Por su tamaño adulto, lo más recomendable es que esté en el exterior, en un jardín amplio, a pleno sol. Se debe plantar a una distancia mínima de 10 metros de suelos, tuberías y otras plantas altas, ya que tiene un sistema radicular invasivo.

Puede sin embargo estar en una habitación muy luminosa en su juventud, e incluso para siempre si se le va podando regularmente.

Suelo o sustrato

No es exigente. Crece en cualquier tipo de suelo y sustrato siempre y cuando tenga buen drenaje.

Riego

Durante el verano tiene que ser frecuente, evitando que la tierra permanezca seca mucho tiempo. El resto del año se debe regar bastante menos. Por lo general, hay que regar unas 3 veces por semana en los meses más calurosos, y 1-2/semana el resto del año.

Abonado

Si está en el jardín no se aconseja abonar, pues sus raíces ya podrán disponer de los nutrientes necesarios; en cambio, si se tiene en maceta durante la primavera y el verano sí se puede abonar con abonos universales líquidos siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Época de plantación o trasplante

Al ser un árbol tropical, se debe de plantar en el jardín o pasar a una maceta mayor en primavera, cuando las temperaturas se mantengan por encima de los 15 grados centígrados.

Plagas

Si bien es una planta muy resistente, sobretodo en interior puede verse atacado por:

  • Araña roja: son arañitas de color rojo con un tamaño de unos 0,5 milímetros que se adhieren en el envés de las hojas, desde donde se alimentarán de las células. Los síntomas son la aparición de manchas amarillas que terminan por volverse marrones hasta secarse. Se trata con acaricidas.
  • Cochinillas: pueden tener aspecto algodonoso o bien de escamitas de color marrón que se sitúan sobretodo en el envés de las hojas. Se pueden quitar con un algodón empapado en alcohol de farmacia.
  • Pulgón: son parásitos muy pequeños, de unos 0,5cm de longitud, que pueden ser verdes, amarillos o marrones. Se sitúan en las hojas más nuevas, así como en los tallos tiernos. Se eliminar con insecticidas con Clorpirifos.

Poda

Si es necesario, se puede podar a finales de invierno. Se han de quitar las ramas secas, enfermas o débiles, y aquellas que hayan crecido demasiado con unas tijeras de poda previamente desinfectadas con alcohol.

Multiplicación

Para obtener nuevos ejemplares, podemos hacer dos cosas: sembrar sus semillas o hacer esquejes. Sepamos cómo proceder en cada caso:

Siembra

Si optamos por sembrar sus semillas, podemos seguir este sencillo paso paso:

  1. Lo primero que hay que hacer es adquirir las semillas en primavera e introducirlas en un vaso con agua durante una noche. Al día siguiente, desecharemos las que se hayan quedado flotando, ya que no nos servirán.
  2. Después, preparamos el semillero, que puede ser una maceta o una bandeja de semillero por ejemplo. También podemos usar envases de leche o vasos de yogur, siempre y cuando le hagamos un par de agujeros para el drenaje.
  3. Una vez escogido el semillero, lo rellenamos con sustrato de cultivo universal casi completamente, y regamos.
  4. Luego, esparcimos las semillas sobre su superficie, dejando una distancia entre ellas de unos 4cm.
  5. Ahora, espolvoreamos un poco de azufre o cobre para evitar la proliferación de hongos.
  6. Finalmente, las cubrimos con una muy fina capa de sustrato, y colocamos el semillero en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa.

Si todo va bien, germinarán en un plazo de 1 mes.

Esquejes

Si queremos hacer esquejes de Ficus benjamina tan sólo debemos de escoger una rama semileñosa de unos 20cm en primavera, introducirla en un recipiente con agua y diluir algunas gotas de hormonas de enraizamiento líquidas que podemos encontrar a la venta en los viveros.

Cambiando el agua a diario y limpiando el recipiente, enraizará al cabo de unas 2-3 semanas.

Rusticidad

Soporta las heladas de hasta los -4ºC.

Ficus benjamina como Bonsái

Los Ficus, pese a su sistema radicular invasivo, son plantas con las que se puede trabajar muy bien, especialmente si tienen las hojas relativamente pequeñas como es el caso del F. benjamina. Si nos hacemos con uno, los cuidados que debemos de proporcionarle son los siguientes:

  • Ubicación: exterior en semisombra, o en interior con mucha luz.
  • Sustrato: 60% mantillo + 30% arena gruesa + 10% de turba negra. También se puede usar 100% akadama, o mezclarla con un 30% de kyriuzuna.
  • Riego: hay que evitar que el sustrato se seque. Durante el verano puede ser necesario regar 4-5 veces por semana; el resto del año regaremos cada 2 o 3 días.
  • Abonado: con un abono para bonsáis siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Poda: en primavera, después del trasplante. Cuando el tallo tenga 4-6 hojas, se cortará dejándole 2 hojas.
  • Alambrado: en cualquier época del año. Se debe de proteger el tronco y las ramas con, por ejemplo, algodón, e ir controlándolo de vez en cuando.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.

¿Qué te ha parecido el Ficus benjamina?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

2 comentarios

  1.   Roxana marina dijo

    Hola como están tengo un ficus en el patio y hacentros unos meses Lo podamos y desde ahí no volvió a crecer más que puede ser? Que se le puede poner para revivirlo?gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Roxana.
      No te preocupes. Riégalo de vez en cuando, evitando el encharcamiento, y seguro que no tardará mucho en brotar.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.