Hosta

Hoy vamos a hablar de la hosta. Se trata de plantas que tienen hojas cuyos nervios están muy marcados y señalados. Su nombre común es hermosas ya que tiene un gran atractivo gracia a esa nerviación tan pronunciada. El tono de la hoja y su tamaño son llamativos y no necesita de grandes flores para tener un gran valor ornamental. Se encuentran variedades de muchos tipos con colores que combinan muy bien con otras plantas para crear un buen diseño en el jardín.

Con este artículo podrás aprender más sobre la hosta y qué cuidados necesita para mantenerse vivas y saludables.

Características principales

Las hostas pueden llegar a alcanzar un tamaño de metro y medio de diámetro si se les cuida correctamente. Su floración es bastante atractiva, aunque no la necesita para ser una planta con alto valor ornamental. La floración comienza a principios de verano donde emergen algunos tallos de flor con unas campanitas de color blanco y que suelen durar bastante tiempo.

Hay gran variedad de hostas en el mercado y las matizadas que son las más comunes son las que venden más. Esto es debido a que tienen la periferia de la hoja con un tono blanco, crema o tirando a amarillento. Este color extra en el filo de las hojas le otorga mejor vistosidad y juego con otros colores para la decoración. Al ser tan sólo hojas pero que varían con ese color, pueden hacer ellas solas combinaciones de colores con otras flores sin necesidad de estar florecida.

Hay también otras variedades que tienen la hoja de color verde-azulado bastante intenso que otorga mayor detalle. Estas variedades de hostas matizadas queda bastante bien y atractivas si las colocamos a la sombra. El color blanco ofrece luminosidad en las zonas más oscuras. Es perfecta para colocar en lugares como balcones y terrazas con orientación a la sombra. En algunas zonas más sombrías del jardín también puede ofrecer una buena decoración si la combinamos con algunas plantas coloridas a las que sí le dé los rayos de sol.

Requisitos de las hostas

Para cultivar estas plantas en nuestro jardín necesitamos conocer ciertos requisitos que necesita para poder crecer correctamente. Si queremos que las hojas no se marchiten y la planta ofrezca la mayor calidad, hay que estar atento a las recomendaciones que vamos a dar.

Ubicación

El crecimiento de la hosta mejora bastante con climas donde la humedad ambiental es alta. Si tu zona no tiene demasiada humedad, puedes jugar con algún espacio sombrío del jardín donde, con otras plantas de alto porte arbustivo, puedas crear zonas de mayor humedad. De esta forma, estamos garantizando a nuestra planta la suficiente humedad como para tener un buen ritmo de crecimiento y una buena calidad en las hojas y flores.

Se aconseja plantar debajo de un árbol para que éste le proporcione sombra y cree un pequeño ambiente con humedad. También hay que saber qué variedad estamos plantando, dado que hay algunas que son de un tamaño más pequeño y necesitan de mayor cantidad de rayos de sol. Lo primero es conocer bien la especie que estamos cultivando para poder acertar mejor con los cuidados que necesita.

Suelo

Un aspecto importante a tener en cuenta es el tipo de suelo. Dado que por lo general requiere de alta humedad ambiental, es fundamental que el suelo pueda retener dicha humedad. Aunque no son demasiado exigentes en cuanto al tipo de suelo, es mejor que tenga alta cantidad de materia orgánica. Un suelo arcilloso que tiene buena capacidad de retención de humedad es de buen agrado para las hostas.

No hay que confundir la humedad con el encharcamiento. La planta necesita humedad pero sin llegar a encharcarse. Para ello, debemos garantizar que el suelo tenga un buen drenaje para que el agua no se acumule cuando reguemos.

En cuanto al pH, es preferible un pH más ácido. Si tenemos un suelo más calcáreo debemos corregir el tipo de suelo con algún tipo de compost o materia inorgánica que acidifique el suelo.

Riego y abono

Para garantizar el crecimiento y la belleza de las hostas, el riego es el factor más condicionante. La humedad es importante, tal y como hemos mencionado varias veces, tanto la humedad ambiental como la del suelo. Esto lo podemos generar con el riego. Según la ubicación que tiene la planta, podemos pulverizar el ambiente para que, por sí solo, pueda mantener la humedad más alta.

Por otro lado, el riego también ayuda a mantener un entorno de humedad más favorable si se encuentra con un buen drenaje. De lo contrario, podríamos provocar que nuestra hosta se pudriera si se acumula el agua de riego. Dependiendo de la calidad del suelo y el entorno en el que lo hemos sembrado, el riego podrá ser de varias veces en semana o menos. Si la humedad se mantiene alta, no necesitará un riego tan abundante.

El abonado no necesita de ninguna condición especial. Tan sólo tener en cuenta que hay que aplicarlo generosamente. Es conveniente añadir de forma periódica un puñado de compost alrededor del tallo. De esta forma, vamos reponiendo el suelo poco a poco, conforme va perdiendo nutrientes. Con el abono, también podemos controlar el pH que hay alrededor de las raíces. Así es posible garantizar que sea ligeramente ácido tal y como necesita para un desarrollo óptimo.

Plagas y multiplicación

Es posible que hayas escuchado alguna vez que las hostas, al mantener un entorno de humedad tanto de suelo como ambiental, crea una zona de confort perfecta para atraer a los caracoles y babosas. Pues es completamente cierto. Estas hojas son como chocolate y golosinas para los niños y los no tan niños. Si los caracoles y babosas se acumulan en las hojas de tu hosta, deberás emplear remedios tanto ecológicos como no ecológicos para eliminarlos.

La mejor técnica es eliminarlos manualmente de forma periódica, tampoco queremos hacer sufrir a estos animales.

Esta planta no se suele podar, sino más que nada cortar las hojas que se quedan secas o marchitas. Se puede reproducir fácilmente mediante división de la mata.

Espero que con esta información puedas cuidar bien de la hosta en tu jardín.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.